Una nueva ronda de conversaciones de paz sobre Siria comenzó este lunes en Astaná, capital de Kazajistán, donde se tratará principalmente la situación humanitaria, anunciaron las autoridades kazajas.

Se trata de la séptima ronda de estas negociaciones, apadrinadas por Rusia e Irán, aliados de Damasco, y por Turquía, apoyo de los rebeldes, que desembocaron en el pasado en la puesta en marcha de zonas de distensión en varias regiones de Siria.

Se prevé que duren dos días, en los que se llevarán a cabo reuniones a puerta cerrada el lunes y una declaración ante la prensa el martes, según la diplomacia kazaja.

"Las negociaciones a puerta cerrada han comenzado", indicó el lunes a la AFP el portavoz del ministerio kazajo de Relaciones Exteriores, Anuar Jainakov.

Según él, las delegaciones del régimen sirio y de la oposición armada, así como las de los países que auspician los diálogos, ya se encuentran en Astaná.

Estas conversaciones, que versan sobre cuestiones militares y técnicas, tienen lugar en paralelo a las de Ginebra, auspiciadas por la ONU, más políticas. Ambas persiguen poner fin a un conflicto que ha dejado más de 330.000 muertos y millones de refugiados en seis años.

En el marco del proceso de Astaná, se acordó el establecimiento de cuatro zonas de distensión en Siria: en Idlib (noroeste del país), Homs (centro), Guta Oriental -cerca de Damasco- y en el sur del país.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes