Navigation

Occidente no debe presionar a Belgrado

El presidente Kostunica vive bajo la presión de Occidente. Keystone / AP Photo / Srdjan Ilic

Una conferencia internacional celebrada este miércoles en Berna estima que, a pesar de que Yugoslavia inició sus primeros pasos por la senda de la democracia tras la salida del ex presidente, Slobodan Milosevic, no se puede esperar un cambio radical y expedito en ese país.

Este contenido fue publicado el 31 enero 2001 - 16:37

Según expresiones recogidas este miércoles durante una conferencia organizada en Berna por el Foro Suizo Este Oeste, una transformación de fondo no puede esperarse de la noche a la mañana.

"Paciencia es lo que se necesita por parte de Occidente", enfatizó Erich Gysling, director del Foro cuya tarea es generar discusiones y análisis sobre los problemas de las poblaciones de Europa del Este y de los Balcanes.

El dirigente exteriorizó incluso sus dudas sobre la conveniencia de que los países occidentales ejerzan presión sobre el régimen encabezado por el presidente Vojislav Kostunica para que "las cosas cambien de un día para otro".

"Nuestra democracia está en su primera etapa", reconoció a su vez el titular del Comité para las Relaciones Económicas con el Exterior del Gobierno de Belgrado, Milorad Savicevic.

"Pasamos 60 años al margen de la democracia y ahora tenemos mucho que aprender y mucho que hacer para lograr una democracia como la de Occidente", añadió.

Otros oradores que participaron en el encuentro coincidieron en la necesidad de asumir una actitud paciente con respecto a los cambios en Yugoslavia.

"En Alemania sabemos, por nuestra experiencia posterior a la Segunda Guerra Mundial, qué tan difícil puede ser el camino hacia la democracia", subrayó Jens Reuter, director del Centro para la Democracia en Tesalónica, Grecia.

Por su parte, el vicedirector de la sección para Europa del Este de la cooperación suiza, Remo Gautschi, señaló que la prioridad ahora es desarrollar proyectos de ayuda en las zonas de mayor necesidad.

"El país necesita ayuda para la reconstrucción de su infraestructura, en particular en las áreas de la salud, la educación y el medio ambiente", subrayó.

Suiza ha solicitado 50 millones de francos en ayuda para Yugoslavia durante los próximos seis años y Gaustchi manifestó su certeza de que a pesar de que la Confederación Helvética es un país pequeño, está especialmente bien situado para brindar apoyo.

Imogen Foulkes

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.