Navigation

Pederastia: "redada" contra las tarjetas de crédito

Pruebas que en Alemania condujeron al arresto de unos 300 pederastas. Keystone

La extensa "redada" en Alemania contra quienes consumen pornografía infantil usando tarjetas de crédito servirá de ejemplo en Suiza, señalan los expertos en protección de datos personales.

Este contenido fue publicado el 11 enero 2007 - 13:21

Si las autoridades sospechan la existencia de pederastia, las empresas emisoras de tarjetas de crédito deberán dar información de sus clientes, indica el comisionado federal para la salvaguarda de datos.

A juicio de Hanspeter Thür, comisionado federal para la protección de datos personales en Suiza, sería deseable tomar como referencia el amplio control hecho en Alemania de las tarjetas de crédito. "Creo que de esta manera se intenta liquidar la horrenda lacra de la pederastia", sentencia Thür. Por lo demás, este procedimiento no implicaría problema alguno en la protección de datos, porque se trata de descubrir una actividad delictiva punible.

Esa opinión es compartida por Markus Melzl, miembro de la fiscalía de Basilea-Ciudad. "Todo lo que ayude a combatir la pornografía infantil es bienvenido. Pero es conveniente tomar en cuenta las reflexiones sobre protección de datos personales", precisa.

Las cartas en la mesa

La noticia del pasado miércoles sorprendió. Los 22 millones de tarjetas de crédito en Alemania fueron examinadas para ver si sus propietaros las usaron en Internet descargando material de pornografía infantil. Tras la extensa "redada" quedaron 322 sospechosos de delito de pederastia.

El comisionado federal suizo de datos personales, Hanspeter Thür, señaló que las autoridades alemanas pidieron a las firmas correspondientes una información completa sobre el procedimiento de una determinada cuenta que ofrece productos de pronografía infantil y sobre cierta cantidad recibida por esos productos.

Dos parámetros de escrutinio

"Las compañías emisoras de tarjetas de crédito examinaron con estos parámetros las cuentas de sus clientes y establecieron cuáles de ellos pagaron esa suma a la cuenta cuestionada". El que este proceso permitiera filtrar "sólo" 322 casos sospechosos no se puede atribuir a falta de eficacia, advierte Thür.

Tampoco se lesionaron los derechos de una gran parte de los clientes, porque no fue la policía quien controló los datos sino las empresas de tarjetas de crédito. "Quienes nada tenían que ver con la dudosa cuenta ni con la suma quedaron libres de sospecha porque sus nombres no figuraban en ninguna parte", precisa.

También los cantones

Los cantones suizos dieron asimismo señales positivas: Roger Schneeberger, secretario de la Conferencia de directores cantonales de Justicia y Policía considera que proceder a un control detenido de todas las tarjetas de crédito es una muy biena idea y pondera que "personas valientes lo hayan hecho en Alemania".

La comisión permanente de la comisión se reunirá con las autoridades federales correspondientes para ver si es posible un procedimiento similar en Suiza, declaró Schneeberger.

El caso Génesis con un patrón similar

Un control completo de datos pertenecientes a los dueños de tarjetas de crédito en Suiza sería probable en cualquier momento, dice Thür, y recuerda que acciones anteriores para combatir la pederastia en Internet se llevaron a cabo según el mismo modelo.

Las autoridades cantonales y federales investgaron en 2002 -en el marco de los grandes operativos Génesis y Halcón-, a más de 1.500 personas sospechosas de consumir pornogarfía infantil por Internet. Más de la mitad de los sospechosos fueron juzgados.

Continúa el negocio millonario

El camino empleado hasta ahora ha consistido en registrar todos los contactos que en determinado momento se producían con una página de pornografía infantil. Para ello se cuenta con las direcciones IP de aquellos ordenadores que con ese tipo de ofertas entraban en contacto.

En la operación Génesis de 2002 las autoridades estadounidenses mantuvieron encubierta una página con pornografía infantil. Posteriormente, los investigadores estadounidenses secretos entregaron las informaciones incriminatorias a las autoridades policiales de aquellos países de donde provenían los clientes sospechosos.

La operacón Génesis ha sido hasta ahora la acción más importante de su género en Suiza. En la misma fueron interrogadas 1092 personas, 2.000 ordenadores fueron incautados y se confiscaron 35.000 soportes informáticos de datos. A pesar de los logros exitosos, aún queda mucho por hacer en la lucha contra la pornografía infantil.

swissinfo, Renat Künzi y Roger Delle

Mercado de tarjetas de crédito

Hasta agosto de 2006 se había extendido en Suiza alrededor de 3,7 millones de tarjetas de crédito. Según los expertos aún hay un gran potencial.

La suma total de pagos hechos en Suiza con tarjetas de crédito, en 2005, supera 21.100 millones de francos.

End of insertion

Contra el cimen en Internet

La Oficina de coordinación en la lucha contra el crímen por Internet (KOBIK en su sigla alemana) es donde se puede informar sobre páginas con contenidos sospechosos en Internet, por ejemplo de pornografía infantil.

Después de un primer análisis y comprobación de datos son transmitidas a las autoridades policiales en y fuera del país.

KOBIK busca asimismo páginas con contenidos delictivos. Para ese cometido cuenta con los medios de análisis adecuados.

KOBIK es -en su condición de Oficina de coordinación del Gobierno federal-, el interlocutor de oficinas extranjeras con tareas similares.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.