Navigation

Robo de combustible del Ejército de Perú salpica a jefe de fuerzas armadas

Este contenido fue publicado el 24 febrero 2021 - 01:15

Lima, 23 feb (EFE).- El jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas de Perú, César Astudillo, se vio este martes envuelto en el caso del robo de 500.000 galones de combustible del Ejército de Perú al estar su vivienda entre los veinte inmuebles allanados por la Fiscalía como parte de sus investigaciones.

Astudillo, cuya función es de enlace directo entre el Gobierno y la fuerzas armadas (Ejército, Armada y Fuerza Aérea), manifestó su sorpresa por haber sido incluido en las investigaciones, pues negó a medios locales cualquier acusación que lo vincule a este caso.

El militar fue imputado por los presuntos delitos de encubrimiento real, encubrimiento personal y peculado doloso (malversación de fondos públicos), según detalló a medios locales el fiscal Hugo Minaya, a cargo de los allanamientos realizados este martes.

PRESUNTOS CÓMPLICES

"Muchos generales han estado a la cabeza de diferentes lugares y han permitido y han cobrado por la venta ilegal de combustible", apuntó Minaya.

El titular de la Fiscalía Provincial Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios de Lima Sur detalló que incluso había solicitado la detención preliminar de varias personas incluidas en la ampliación de las investigaciones de este caso, pero el pedido fue denegado por el juez a cargo de tutelar las pesquisas.

"Las detenciones pueden darse más adelante, pero se pierde el factor sorpresa y también se pierde eficacia, porque al conocerse las investigaciones ya no encontraremos las mismas evidencias", comentó.

"FISCAL CORRUPTO", DICE EL GENERAL

Por su parte, el general Astudillo, afirmó estar "profundamente indignado" y anticipó que hará todo lo posible "para que a ese fiscal corrupto le caiga todo el peso de la ley".

El jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas señaló que el allanamiento de su vivienda le tomó por absoluta sorpresa porque no había sido notificado por ninguna vía de su inclusión en las investigaciones.

¿Un comandante general que ha encubierto un robo? ¿Que se ha robado 13.000 soles (unos 3.500 dólares)? ¿Qué cosa tiene ese fiscal? ¿Qué cosa tiene en la cabeza? Yo ni siquiera tengo un abogado porque tengo la conciencia totalmente limpia", aseguró a medios locales.

"Es una vergüenza para mí y para mi familia. Lo que buscan estos señores es protagonismo. Bajarse a un general. En el Ministerio Público funcionan así. Están haciendo su 'show'. Mi carrera ha sido impecable y se lo puedo demostrar a todo el mundo", agregó.

UNA LARGA INVESTIGACIÓN

El caso se remonta a 2019, cuando la Policía detuvo a 27 personas, entre ellas 21 militares y un policía que hacía de cómplice, por presuntamente haber robado y comercializado clandestinamente unos 500.000 galones de combustible diesel, valorados en unos 3,5 millones de soles (más de 1 millón de dólares).

Según la Fiscalía, los militares utilizaban una furgoneta para cargar hasta 500 galones de combustible y sustraerlo entre 2014 y 2018 del fuerte Rafael Hoyos Rubio y del Comando de Educación y Doctrina del Ejército (Coede), ambos ubicados en Lima.

Hasta diez veces por semana era llenada la miniván con el combustible que luego vendían en distintas estaciones de servicio privadas. EFE

© EFE 2021. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.