Doris Leuthard elegida presidenta de la Confederación

La presidenta de la Confederación Helvética en 2010 recibe la felicitación por su elección en el Parlamento. Keystone

Doris Leuthard presidirá la Confederación en 2010. A sus 46 años, la demócrata cristiana de Argovia es la tercera mujer que ocupa el cargo.

Este contenido fue publicado el 02 diciembre 2009 - 12:49

La Asamblea Federal la ha elegido esta mañana con 158 (de 183) votos a favor.

La elección a la Presidencia de la Confederación corona una carrera política que puede ser considerada como fulgurante, al menos para los estándares suizos.

En 1997, Doris Leuthard entró al Parlamento del cantón de Argovia y después de dos años dio el gran salto a la política nacional cuando logró el mejor resultado entre todos los candidatos de Argovia.

Al advertir el potencial de esta joven mujer, dotada entre otras cosas de un sonrisa radiante y seductora, en 2001 la dirección del Partido Popular Democrático (PPD) le atribuye el cargo de vicepresidente de la formación política nacional.

Apenas dos años después, el partido del centro se encuentra en plena crisis en la escena federal. En constante pérdida de votos desde 1979, el PPD debe ceder también uno de sus dos asientos en el Consejo Federal: el líder de la Unión Democrática del Centro (UDC), Christoph Blocher resulta elegido en el Gobierno en el puesto de Ruth Metzler. Un bofetón para la dirección nacional, que lleva a la dimisión del presidente Philipp Stähelin.

Personalidad comunicativa

Después de cuatro presidentes, en una década, que no pudieron frenar el largo descenso de la histórica formación política, los delegados del PPD confiaron a Doris Leuthard la tarea de bloquear la hemorragia y colocar al partido en la vía del éxito. "El efecto Doris", como se le llamó, si hizo sentir con rapidez.

La nueva presidenta no sólo es fresca y vivaz, sino también competente e inteligente. Es, sobre todo, comunicativa. Capaz de hacer uso de la comunicación política moderna, como en 1999, cuando atrae la atención distribuyendo 20.000 frascos de jabón con el mensaje "Argovia refrescante" para ser elegida en el Consejo Nacional por los electores de su cantón.

Comunicativa, está dispuesta, si es el caso, a mostrarse en un revista al interior de su hogar, con su colección de zapatos o en el momento de hacer pesas para mantenerse en forma. Después de muchos años de espera, el PPD dispone de una personalidad que seduce no sólo a su viejo electorado sino también a los jóvenes y que consigue transmitir el mensaje a cada clase social, entre hombres y mujeres.

Voluntad de renovación

El efecto Doris consigue un rápido éxito a nivel electoral. El PPD reconquista votos en algunos cantones y en las elecciones federales de 2007 y estabiliza por primera vez su base electoral, tras una veintena de años en caída libre.

Aunque, en el ínterin, la mujer política de Argovia ha ya cumplido otros salto en su carrera. En 2006, cuando Joseph Deiss presenta la dimisión, a los ojos de la dirección del partido es sólo una persona destinada a ocupar la poltrona remanente del PPD en el gobierno. Doris Leuthard entra así en el Consejo Federal con 43 años, casi con una veintena de años menos de la media tradicional de los miembros del Ejecutivo.

Junto al nuevo presidente del partido, Christoph Darbellay, la joven ministra encarna la voluntad de renovación del PPD, que se quiere ser más abierto y moderno, para conquistar nuevos consensos en los centros urbanos, y al mismo tiempo siempre apegado a los valores tradicionales, para salvaguardar su base conservadora en las regiones del campo.

Y Doris Leuthard se las ingenia hábilmente en esta visión política de los direcciones opuestas, defendiendo por ejemplo tanto el rol de la familia en la sociedad o en los derechos de los homosexuales, o una política económica liberal que el refuerzo de las ayudas a los jóvenes desocupados en tiempos de crisis.

Respetada y popular

En el Consejo Federal, como es costumbre, muchas cualidades de la joven ministra se ven diluidas frente a los limites del sistema colegial de Gobierno, la complejidad y la duración del proceso de decisión. Por eso Doris Leuthard no logra imprimir una gran empuje.

Diversos asuntos espinosos, como el de la liberalización de los mercados en el cuadro de la Organización Mundial del Comercio, se llevan a cabo independientemente de la voluntad de la ministra de Economía. Respecto a otros asuntos importantes, como el rescate del banco UBS y la defensa del secreto bancario, se pone un poco a la sombra de las dos compañeras Eveline Widmer-Schlumpf (Justicia y Policía) y Micheline Calmy-Rey (Asuntos Exteriores).

Empero, Doris Leuthard se ha distinguido en algunos ámbitos, en particular en la lucha contra los precios altos en Suiza. Y, en términos generales, ha sabido conquistar el respeto de los sindicatos y de la patronal, que le atribuyen un buen grado de competencia en el campo económico, a pesar de algunos pasos en falso. En el otoño pasado había declarado por ejemplo, que no vislumbraba señales de recesión.

Después de tres años en el Gobierno, Doris Leuthard se ha granjeado pocos enemigos, incluidos los campesinos de la asociación Uniterre que le arrojaron recientemente sus zapatos. En cambio, logra conservar su enorme popularidad –en cada sondeo se sitúa a la cabeza de la clasificación de los ministros y los políticos más queridos por el pueblo– y su sonrisa radiante.

Armando Mombelli, swissinfo.ch
(Traducción: Iván Turmo)

Doris Leuthard

La mayor de cuatro hijos, Doris Leuthard nació en 1963 en Merenschwand, una tradicional fortaleza democristiana del cantón de Argovia.

Licenciada en Derecho en la Universidad de Zúrich en 1988, ha trabajado desde 1991 hasta 2006 en un buffet de abogados de Wohlen y Muri, en el cantón Argovia.

En 1997 resultó elegida en el Parlamento de Argovia y en 1999 entró en el Consejo Nacional.

Vicepresidenta del Partido Popular Democrático desde 2001, en 2004 asumió la presidencia nacional del la formación política de centro.

Antes de entrar en el gobierno suizo formaba parte de los consejos de administración de la compañía eléctrica de Laufenburg, del Neue Aargauer Bank y la aseguradora CSS.

Elegida el 14 de junio de 2006 por el Consejo Federal, desde el 1 de agosto del mismo año dirige el Ministerio de Economía.

End of insertion

Presidente de la Confederación

El cargo de presidente del la Confederación es rotativo entre los miembros del gobierno, teniendo en cuenta la antigüedad del servicio.

El mandato presidencial, de un año de duración, no supone competencias y poderes especiales respecto a los otros ministros.

El presidente de la Confederación dirige las sesiones del Gobierno y desarrolla más que otro funciones representativas en el ámbito de las recepciones oficiales, conferencias y manifestaciones.

Últimos presidentes: Samuel Schmid (2005), Moritz Leuenberger (2006), Micheline Calmy-Rey (2007), Pascal Couchepin (2008), Hans-Rudolf Merz (2009).

En 2010 la presidencia es asumida por Doris Leuthard, mientras Moritz Leuenberger será el vicepresidente.

End of insertion
swissinfo.ch

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo