Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Venezuela vota Política suiza en América Latina, cumbres y abismos

(Reuters)

La elección de este domingo en Venezuela va mucho más allá de un nuevo y previsto SÍ a Hugo Chávez. Definirá el rumbo a seguir en la región, que pese a sus desbocados índices de violencia e inequidad y de las acechanzas contra sus procesos democráticos, avanza con más o menos tropiezos.

Una delegación helvética acompaña los comicios (*), medida que se inscribe en el marco de una relación centenaria con América Latina, cuya agenda incluye la participación de Berna en los acuerdos de paz que pusieron fin a 36 años de guerra en Guatemala y el despliegue de una estrategia solidaria para fortalecer a la población colombiana golpeada por medio siglo de conflicto armado.

Sin embargo, Suiza no fue invitada a la mesa de negociaciones para la paz en Colombia y Berna anunció el cierre de su embajada en Guatemala para 2013. Las ONG suizas temen que la medida pueda dar al traste con los esfuerzos de reconstrucción de un país oficialmente en paz, pero entre los más violentos del mundo y con una asfixiante deuda en materia de derechos humanos.

El peso de las trasnacionales

Emblemáticos, ambos casos darían cuenta de nuevos enfoques en la relación bilateral. El comportamiento en países de América Latina de trasnacionales con sede en Suiza que vulneran los derechos humanos y el entorno ecológico ha incidido en detrimento de la imagen helvética, estima Bruno Rütsche.


“Creo que Suiza ya no es tomada como un país neutral o desinteresado, sino con intereses bastante claros”, añade el fundador del Grupo de Trabajo Suiza-Colombia.


Constantes son las visitas a la Confederación de sindicalistas y representantes de ONG colombianos, peruanos o de otros países latinoamericanos, que denuncian los atropellos de Nestlé (objetivo militar de las FARC en 2007 y acusada penalmente por la muerte de un trabajador), de Glencore u otras grandes firmas.


Syngenta figura en la lista de multinacionales que habrían promovido el “golpe parlamentario” contra el presidente paraguayo Fernando Lugo, señala Dieter Drüssel, director del Zentralamerika-Sekretariat, organización de apoyo al istmo americano. “Pero en Suiza hubo poca resistencia y es lamentable, porque las multinacionales se lucran con cuanta miseria hay en el mundo”, denuncia.

Pero no solo los grandes grupos empresariales impactan las relaciones de Suiza y esa región del Nuevo Mundo.

Otra visión política

Para Franco Cavalli, artífice de MediCuba Suiza y de la Asociación de Ayuda Médica para Centroamérica (AMCA), dos entidades de la cooperación helvética con mayor impacto en la región, es importante que una delegación de alto nivel acompañe el proceso electoral venezolano, “porque hay una tendencia a reducir la importancia de América Latina en la política exterior suiza”.


“La política de Suiza se orienta hacia regiones más lucrativas, como Asia. América Latina ya no le es tan interesante”, coincide el historiador Christian Durisch Acosta.

El Ministerio suizo de Exteriores rechaza los señalamientos: “Los intereses económicos siempre han sido un importante componente de la política exterior suiza en América Latina”, arguye Pietro Piffaretti, coordinador regional para América del Sur de esa dependencia. Además, “Suiza mantiene su compromiso en el área de desarrollo a la cooperación y la seguridad humana”.

Un mejor contexto

Piffaretti señala que, pese a los desafíos que enfrenta todavía la región - desigualdad, corrupción, crimen organizado, autoritarismo-, se ha producido una positiva evolución en la consolidación de los procesos democráticos y las estrategias económicas, amén del desarrollo de  sistemas locales de integración. Esto explicaría el ajuste en la política de Suiza.


En efecto, América Latina navega con buenos vientos. “Comparada con Europa, la veo en un momento más constructivo”, anota el periodista Jürg Roggenbauch. “Grecia debería aprender de Argentina el manejo de su crisis”, sugiere, por su parte, Dieter Drüssel. Y la mejoría, dice, no es solo económica:


“La situación en América Latina ha cambiado mucho. La inmediata suspensión de Paraguay de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) y del Mercado Común del Sur (Mercosur) tras el golpe contra el presidente Fernando Lugo lo demuestra. Hace 15 años los países hubieran hecho lo que les dictara la Organización de Estados Americanos (OEA)”.

Ese proceso solidario responde a una nueva conformación en la estructura política y económica latinoamericana impulsada por el presidente Chávez con su afán bolivariano de integración. Un anhelo que provoca diferentes lecturas.

Discurso de confrontación

“América Latina, con una historia en común, una lengua en común y retos muy similares, debería tener un nivel de integración mucho más profundo, lo que le permitiría estar más posicionada a nivel mundial”, estima Fabio M. Segura, experto en Relaciones Internacionales y consultor de organismos de la ONU y de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich.


En la región, dice, se han recuperado “principios de la socialdemocracia a todas luces lógicos, viables y válidos”. Sin embargo, el también gerente de inversiones para América Latina de la institución bancaria LGT Venture Philanthropy deplora “la confrontación radical” de ese discurso con cualquier otra forma de gobierno u organización económica, como el capitalismo.


A su parecer, por cuestiones políticas, se desperdician las posibilidades que las riquezas de América Latina podrían generar para enfrentar sus principales desafíos: el mayor índice de inequidad en el mundo y el acceso a oportunidades colectivas. “No hemos madurado lo suficiente en el proceso político para proponer opciones realmente viables”, sentencia.

“Desde el punto de vista de la política real y no de la retórica política, la OEA seguirá teniendo un rol importante y no será reemplazada por un organismo como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que es el bebé de Chávez, en tan corto plazo”, opina Christian Durisch Acosta. 

El triunfo de la esperanza

Para el doctor Cavalli, el proceso de integración liderado por el presidente venezolano genera expectativas. En los últimos 20 años hubo un desarrollo del proceso democrático, económico, de los derechos humanos y en los sectores de la salud y la educación, dice. Pero advierte que hay también una contraofensiva que se manifestó en los golpes de Estado en Honduras y (parlamentario) en Paraguay, y en las intentonas en Ecuador y Bolivia.

“Es importante que el presidente Chávez gane las elecciones, porque tiene los recursos principales para resistir a esa contraofensiva y porque su personalidad carismática genera el entusiasmo para lograr la unificación y la liberación de América Latina”. El triunfo de Chávez, destaca el galeno, sería el triunfo de la esperanza para América Latina.

(*) El periodista Sergio Ferrari es uno de los miembros de la delegación suiza que acompaña los comicios en Venezuela.

Amerika 21

Entrevista con Harald Neuber, fundador:

"Amerika 21 nace hace 6 años, primero como blog y ahora como página web, dada la falta de información en Alemania, Suiza y Austria sobre América Latina, en particular de Venezuela, Bolivia, Ecuador y los países con gobiernos progresistas.

Los medios europeos cuentan con pocas oficinas en la región y extraen sus informaciones de los medios locales que tienen posiciones muy críticas hacia esos gobiernos, y reflejan solo una parte del debate político.

En Ecuador, por ejemplo, se produjo un conflicto entre el periódico El Universo y el presidente Rafael Correa (que procedió legalmente contra el diario). Se dijo que era una prueba de las violaciones a la libertad de prensa, pero no se habló de los motivos del problema: la acusación de que el mandatario había ordenado disparar contra la población durante el intento de golpe de Estado.

Un estudio del tratamiento de la información latinoamericana en medios alemanes determinó que un 7% de los artículos sobre Bolivia y Ecuador hacía referencia básicamente a los presidentes; 12% en el caso de Colombia y 54% en el deVenezuela.

 

En esa personalización de la información, los medios hablaban de Chávez , con atribuciones negativas: “el dictador”, “el que apareció con Ahmadineyad (Mahmud, presidente de Irán)” , porque eso es lo que le queda a la gente. No hablaban del país, de los movimientos de base que son los motores del proceso político venezolano."

Fin del recuadro

La prensa en América Latina

Chile: La represión contra los movimientos de protesta incluyó a periodistas, víctimas de los abusos de carabineros, rara vez sancionados.

Brasil y Paraguay: tres y dos periodistas muertos, respectivamente, por denunciar la corrupción local, actividades del crimen organizado y ataques al medio ambiente.

Perú: tres periodistas asesinados, frecuentes agresiones a la prensa y  multiplicación de procesos penales por difamación o injurias.

Ecuador, Bolivia y Venezuela: Hostigamiento judicial, difícil equilibrio pluralista, polarización y agresiones frecuentes.  

Colombia: un periodista asesinado. Continúan amenazas y exilios. Avances judiciales, pero persistencia de espionaje y sabotajes, prácticas del antiguo Departamento Administrativo de Seguridad (DAS).

Guatemala: inseguridad, censura e insuficiente pluralismo.

Honduras: continúa hundiéndose desde el golpe de Estado de junio de 2009 contra Manuel Zelaya. Cinco periodistas asesinados y persecuciones sistemáticas contra medios de oposición y radios comunitarias. Segundo país más peligroso para la prensa en América después de México.

México: continúa su descenso en el trágico contexto de la ofensiva federal contra el narcotráfico, que ha dejado 50.000 muertos en seis años. Cinco periodistas fueron asesinados en 2011 (80 desde 2000).

Cuba: no ha accedido a la apertura en materia de libertades públicas y de derechos humanos que se esperaba, tras la puesta en libertad del último periodista disidente encarcelado, el 8 de marzo de 2011.

Fuente: Informe 2011, Reporteros sin Fronteras

Fin del recuadro

swissinfo.ch


Enlaces

×