Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro de Economía, Axel Kicillof, conversa con los medios en Nueva York. El Ministro de Economía de Argentina, Axel Kicillof, anunció el jueves que el país sudamericano pagó, mediante depósito bancario, los vencimientos de deuda de fin de junio, en momentos que la nación tiene abierta una negociación con tenedores de bonos impagos en Nueva York. REUTERS/Lucas Jackson

(reuters_tickers)

Por Jorge Otaola y Walter Bianchi

BUENOS AIRES (Reuters) - Argentina depositó el jueves el pago a sus tenedores de deuda reestructurada que vence el lunes para evitar un default, pero la justicia estadounidense mantuvo la orden de retener el dinero hasta que no salde cuentas con acreedores de bonos incumplidos.

Las jugadas volvieron a aumentar la temperatura de la larga batalla legal entre el Gobierno argentino y fondos de cobertura que compraron la deuda impaga, que no aceptaron las propuestas de canje con quita y demandan el pago completo de los pasivos.

Ahora Argentina tiene un período de gracia para tratar de negociar una salida con estos acreedores llamados "holdouts". Si no lo logra, el 30 de julio caerá en cesación de pagos técnica.

"En cumplimiento del prospecto y del contrato vigente con los tenedores que adhirieron voluntariamente al canje de deuda en el período 2005-2010, (Argentina) ha procedido al pago de los servicios de capital e intereses de sus bonos bajo legislación extranjera", sostuvo Kicillof.

Unos 832 millones de dólares fueron depositados, de los cuales 539 millones fueron transferidos a cuentas del Bank of New York Mellon (BONY) en el Banco Central argentino.

Pero un fallo del juez estadounidense Thomas Griesa impide que los acreedores que aceptaron los canjes en el 2005 y el 2010 cobren su dinero si Argentina no paga también a los tenedores disconformes. Y ordenó a los bancos estadounidenses que procesan los pagos de deuda de Argentina retener el dinero.

Aunque el país sudamericano pidió al juez que suspenda temporalmente la medida para poder pagar a sus acreedores reestructurados y tener tiempo para negociar con los otros, el magistrado rechazó el jueves la solicitud, dejando al país al borde de un incumplimiento de deuda técnico.

"Si alguien dispusiera de los fondos depositados en la cuenta del fiduciario, afectaría los derechos de sus verdaderos dueños, que no son otros que los tenedores adheridos voluntariamente al canje y constituiría una grave alteración a las condiciones fijadas en el prospecto", advirtió Kicillof.

Los acreedores que reestructuraron casi un 93 por ciento de la deuda tras el gigantesco incumplimiento argentino de 100.000 millones de dólares en el 2001-2002 acordaron cobrar solo cerca de un 50 por ciento del pasivo en cuotas hasta el 2038.

El Bank of New York Mellon investigaba si recibió el depósito de Argentina para los acreedores reestructurados, dijo a Reuters un portavoz de la entidad. Pero aclaró que si el pago se concretaba sería una violación a las órdenes del juez Griesa.

"Ya (el BONY) tiene instrucción del juez Griesa de embargar y transferir los fondos a los demandantes", dijo en Buenos Aires el abogado Eugenio Bruno, asesor de fondos y bancos de inversión.

CONTRARRELOJ

La disputa legal es con un grupo de inversores a los que Argentina llama "buitres" y que representa alrededor de un 1 por ciento de la deuda incumplida. Griesa ha ordenado a Argentina pagarles unos 1.330 millones de dólares.

Pero Argentina asegura que si paga a los "holdouts", además de violar los acuerdos con los acreedores reestructurados, abriría la puerta a reclamos de otros tenedores que no canjearon sus papeles hasta por 15.000 millones de dólares, un monto que es más de la mitad de las reservas internacionales del país.

Los mercados financieros argentinos reaccionaron ligeramente a la baja a las noticias del jueves.

Argentina necesita hallar rápido una solución al problema.

Kicillof regresó en la madrugada del jueves desde Nueva York, donde expuso en las Naciones Unidas sobre la problemática de la deuda impaga, ciudad donde se reunió con los abogados argentinos pero no tuvo contacto con los llamados "holdouts".

Además del respaldo de varios países a su postura, Argentina recibió el apoyo de la agencia de comercio y desarrollo de la ONU (UNCTAD, por su sigla en inglés), que dijo el miércoles que la decisión de la justicia de Estados Unidos erosiona la inmunidad soberana y no cumple con las propias normas del país norteamericano.

(Con reporte adicional de Eliana Raszewski y de Daniel Bases en Nueva York. Editado por Pablo Garibian)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










Reuters