Navigation

Colombia evitará las provocaciones de Venezuela en la frontera

Este contenido fue publicado el 20 noviembre 2009 - 15:48

BOGOTÁ (Reuters) - Colombia anunció el viernes que evitará cualquier provocación de Venezuela después de que militares de ese país destruyeron dos puentes peatonales fronterizos y aseguró que tiene planes para garantizar su seguridad y eludir una eventual agresión territorial.
Venezuela admitió que destruyó el jueves dos puentes artesanales por considerarlos ilegales y que facilitaban el paso de grupos armados irregulares a su territorio, mientras que Colombia calificó el acto como una "agresión bastante preocupante".
El incidente fue el último en las tambaleantes relaciones diplomáticas entre los vecinos y ocurre días después de que el presidente Hugo Chávez llamó a militares y a civiles a prepararse para la guerra, en rechazo a un acuerdo que permite a soldados estadounidenses usar bases en Colombia.
"No caemos en las provocaciones, en la guerra verbal o en los insultos, nos resbalan como se dice popularmente (...) Hay que evitar a toda costa una provocación o un incidente y esa es nuestra postura y nuestra actitud", dijo el ministro de Defensa de Colombia, Gabriel Silva, en declaraciones a Caracol radio.
Los puentes destruidos con explosivos estaban construidos sobre el río Táchira y permitían el paso entre el departamento de Norte de Santander y el estado venezolano del Táchira.
"Si el socialismo del siglo XXI que promueve el Gobierno de Venezuela significa que van a agredir a las comunidades, a la población civil y a toda su infraestructura, pues realmente eso es bastante preocupante", afirmó Silva.
"Lo que sí no podemos aceptar es una agresión contra población civil o contra el territorio patrio y para eso estamos preparados", agregó.
La crisis bilateral comenzó en julio cuando Colombia anunció que autorizaría a soldados de Estados Unidos a usar siete de sus bases militares para realizar operaciones coordinadas contra el narcotráfico y el terrorismo.
Chávez, el más fuerte crítico de Estados Unidos en América Latina, aseguró que el acuerdo militar es un nuevo paso dentro de un plan de Washington para invadir su país y bloquear la revolución bolivariana que dice impulsar a favor de los más pobres.
El mandatario izquierdista, un militar retirado que ha logrado alianzas con antagonistas de Estados Unidos como Rusia, Irán y Siria, ordenó llevar a cero el comercio con Colombia, que ascendió en el 2008 a más de 7.000 millones de dólares.
En medio de la disputa, Chávez ha calificado a su homólogo colombiano Álvaro Uribe de "mafioso", "traidor" y "lacayo del imperio" de Estados Unidos.
Colombia y Venezuela comparten una frontera terrestre de 2.219 kilómetros en la que tienen presencia guerrilleros izquierdistas, paramilitares de ultraderecha, narcotraficantes y contrabandistas.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo