Navigation

EEUU deporta niños hondureños en primer vuelo desde compromiso de Obama

Imagen de archivo de un grupo de niños hondureños en el refugio para inmigrantes "Todo por ellos" en Tapachula, México, jun 26 2014. Estados Unidos deportó el lunes a un grupo de niños hondureños en el primer vuelo desde que el presidente Barack Obama se comprometió a acelerar el proceso de repatriar a los hijos de inmigrantes indocumentados procedentes de Centroamérica. REUTERS/Jorge Dan Lopez reuters_tickers
Este contenido fue publicado el 15 julio 2014 - 00:50

Por Gabriel Stargardter

SAN PEDRO SULA Honduras (Reuters) - Estados Unidos deportó el lunes a un grupo de niños hondureños en el primer vuelo desde que el presidente Barack Obama se comprometió a acelerar el proceso de repatriar a los hijos de inmigrantes indocumentados procedentes de Centroamérica.

Huyendo de la violencia y la pobreza, un número récord de niños de Honduras, El Salvador y Guatemala cruzaron la frontera hacia Estados Unidos el año pasado, lo que desató un intenso debate sobre la forma de resolver el problema.

El vuelo chárter del lunes, procedente de Nuevo México hacia San Pedro Sula, la ciudad con la tasa de homicidios más alta del mundo, traía deportados a 17 mujeres hondureñas adultas, así como a 12 niñas y nueve niños, de edades comprendidas entre 18 meses y 15 años, de acuerdo con el Gobierno de Honduras.

Al salir del aeropuerto los niños se veían felices abordo de un autobús mientras jugaban con unos globos que les habían regalado.

Durante los ocho meses al 15 de junio, unos 52.000 niños fueron detenidos en la frontera de Estados Unidos con México, la mayoría de ellos procedentes de naciones centroamericanas. Esa cifra duplicó a la del año anterior, y se cree que decenas de miles han logrado cruzar.

Obama está enfrentando crecientes presiones para hacer frente a la oleada de menores no acompañados.

Defensores de los inmigrantes han pedido al presidente atender las necesidades humanitarias, mientras que los republicanos en el Congreso han culpado de la crisis a las políticas de inmigración de Obama y le han pedido asegurar la frontera.

El Gobierno de Obama ha insistido en que los niños centroamericanos que cruzan la frontera de manera ilegal serán enviados a casa y la semana pasada dijo que aceleraría el proceso de deportación.

Honduras, El Salvador y Guatemala son azotados por la violencia de las pandillas y de los cárteles mexicanos que usan la región como escala para traficar drogas.

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, dijo que el combate al narcotráfico propiciado por Estados Unidos tiene a su país sumido en la violencia, constituyendo una de las causas de la ola de emigración centroamericana, principalmente de menores. [ID:nL2N0PP0TG]

Su esposa instó a Estados Unidos a hacer más para ayudar.

"Necesitamos el apoyo y la corresponsabilidad de los países que consumen esa droga, porque si no hubiera demanda no hubiera producción y no tuviéramos que estar viviendo como estamos", dijo la primera dama hondureña, Ana García, mientras esperaba a los niños en el aeropuerto de San Pedro Sula.

La administración de Obama proyecta que sin la acción del Gobierno, más de 150.000 niños no acompañados podrían huir de los tres países el próximo año.

Las acciones propuestas pondrán a prueba la capacidad de Obama para negociar eficazmente con los legisladores republicanos que han bloqueado gran parte de su agenda de cara a las elecciones de noviembre en Estados Unidos.

(Reporte adicional de Gustavo Palencia en San Pedro Sula y Julia Edwards en Washington. Traducción de Miguel Angel Gutiérrez, editado por Manuel Farías)

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.