Navigation

Fuerzas gubernamentales avanzan en el este de Ucrania, sigue tensión diplomática

En la imagen munición de un vehículo de combate en un puesto de control uncraniano a las afueras del poblado ucraniano de Nikishyne, en la región de Donetsk, el 1 de agosto de 2014. El Ministerio de Exteriores ruso acusó el sábado a la Unión Europea de retirar la prohibición de suministrar tecnología y equipamiento militar a Ucrania "en secreto". REUTERS/Valentyn Ogirenko reuters_tickers
Este contenido fue publicado el 02 agosto 2014 - 18:24

Por Timothy Heritage y Maria Tsvetkova

KIEV/DONETSK (Reuters) - Fuerzas gubernamentales ucranianas cerraban el sábado el cerco sobre el principal bastión de los rebeldes prorrusos en el este del país, mientras Moscú y países occidentales cruzaban acusaciones en medio de un estancamiento diplomático. La captura de Krasnogorovka y Staromikhailovka, pueblos en las afueras de Donetsk, llevó al ejército a los bordes de una de las últimas ciudades que están en manos de los rebeldes. La otra, Lugansk, está cerca de la frontera con Rusia. Los separatistas derribaron una aeronave no tripulada, pero ambas partes respetaron una tregua en las cercanías de donde cayó un avión de pasajeros malasio el mes pasado, lo que permitió que expertos reanudaran la búsqueda de víctimas. Los esfuerzos diplomáticos para acabar el conflicto, el peor entre Moscú y potencias occidentales desde el fin de la Guerra Fría en 1991, no mostraban avances.

El primer ministro británico, David Cameron, dijo que la OTAN debe revisar sus vínculos con Moscú y llamó a una reestructuración para poder defender mejor a los estados miembros de una posible amenaza militar rusa. "A seis meses del comienzo de la crisis Rusia-Ucrania, debemos llegar a acuerdos en medidas de largo plazo para fortalecer nuestra capacidad de responder rápidamente a cualquier amenaza, dar garantías a nuestros aliados que temen por la seguridad de sus países y disuadir a Rusia de cualquier agresión", escribió en una carta a otros líderes de la Alianza y al secretario general de la organización, Anders Fogh Rasmussen.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, también expresó su frustración tras conversar el viernes por teléfono con su par ruso Vladimir Putin. Obama dijo a periodistas que Estados Unidos ha hecho "todo lo que ha podido" para persuadir a Putin de la necesidad de resolver la crisis diplomática.

"Pero a veces la gente no actúa racionalmente, y no actúa basándose en intereses a mediano o largo plazo", dijo.

RUSIA ACUSA DOBLE ESTÁNDAR

Rusia acusó el sábado a la Unión Europea (UE) de hipocresía, diciendo que había levantado "en secreto" una prohibición de suministrar tecnología y equipo militar a Ucrania al mismo tiempo que imponía sanciones al sector de defensa de Moscú.

Las relaciones entre Moscú y Bruselas se han deteriorado desde que la UE impuso sanciones a Rusia por su participación en el conflicto en el este de Ucrania, donde los separatistas prorrusos se enfrentan a tropas gubernamentales.

Putin niega que esté entregando armas a los rebeldes y acusa a Occidente de una política contención contra Moscú.

"Durante una reunión reciente del Consejo de Europa en Bruselas, los líderes de los estados miembros de la UE acordaron 'en secreto' eliminar las restricciones a las exportaciones a Kiev de equipo que podría usarse para la represión interna", dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado en su web.

"También se permitió la exportación de tecnologías militares", añadió, sin precisar cuándo la Unión Europea habría tomado la decisión.

El ministerio además instó a la UE en que no deje que Estados Unidos lo presione en relación con los acontecimientos en Ucrania, donde separatistas prorrusos se enfrentan a fuerzas gubernamentales.

Esta semana, la UE aprobó sus sanciones más duras contra Moscú, que incluyen restricciones a los sectores rusos de defensa, energía y finanzas.

En febrero, acordó revisar las licencias de exportaciones para entregas de tecnología y equipamiento militar a Kiev y suspender las licencias de exportación de equipo antidisturbios que pudieran ser usados en la "represión interna" por el entonces presidente Viktor Yanukovich, que luego fue destituido.

La UE revocó en julio ese acuerdo. Sus miembros no impusieron una prohibición expresa a las exportaciones de equipo militar a Ucrania, pero acordaron revisarlas.

(Reporte adicional de Pavel Polityuk y Aleksandar Vasovic en Kiev, Alexander Winning en Moscú y Philip Blenkinsop en Bruselas; escrito por Timothy Heritage. Traducido por la Redacción de Madrid. Editado por Javier López de Lérida vía Mesa Santiago)

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.