Navigation

Ucrania acusa a Rusia de "invasión" tras ingreso de convoy con ayuda humanitaria

En la imagen, un convoy ruso de ayuda humanitaria que se dirige a Ucrania avanza cerca de Donetsk, en la región de Rostov. 22 de agosto, 2014. Ucrania dijo el viernes que Rusia inició una "invasión directa" a su territorio, después de que Moscú ordenó el ingreso de un convoy con ayuda humanitaria que cruzó la frontera oriental hacia la zona donde los separatistas luchan contra las fuerzas del Gobierno de Kiev. REUTERS/Alexander Demianchuk reuters_tickers
Este contenido fue publicado el 22 agosto 2014 - 13:34

Por Dmitry y Madorsky

DONETSK/CRUCE IZVARINO Rusia (Reuters) - Ucrania dijo el viernes que Rusia inició una "invasión directa" a su territorio, después de que Moscú ordenó el ingreso de un convoy con ayuda humanitaria que cruzó la frontera oriental hacia la zona donde los separatistas luchan contra las fuerzas del Gobierno de Kiev.

Moscú, que tiene miles de soldados cerca del lado ruso de la frontera, advirtió sobre cualquier intento por detener el convoy, pero no especificó qué acciones se preparaban si actuaban las fuerzas de Kiev.

Ucrania, por su parte, dijo que sus fuerzas no atacarían la caravana y que permitió su entrada para evitar "provocaciones".

"Ucrania cooperará con el Comité Internacional de la Cruz Roja de modo de no verse implicada en provocaciones (acusaciones) de que hemos retenido o empleado la fuerza contra los vehículos de la denominada ayuda", dijo a periodistas.

El conflicto de Ucrania ha llevado las relaciones entre Moscú y Occidente a sus niveles más tensos desde la Guerra Fría, y los estados occidentales han impuesto sanciones sobre Moscú, lo que generó que el Kremlin tomara medidas en represalia.

La OTAN ha desplegado tropas adicionales en los estados miembros que limitan con Rusia.

Un testigo de Reuters dijo que unos 70 camiones pintados de blanco, parte de una columna de cerca de 260 vehículos que habían estado esperando en la frontera por más de una semana, cruzaron el límite y se dirigían hacia el bastión rebelde de Lugansk acompañados de un pequeño número de combatientes separatistas.

Las autoridades ucranianas señalaron que la cifra de camiones que habían cruzado variada de 34 y luego 90.

"Pasaron a Ucrania sin aprobación ni participación de Cruz Roja Internacional o los guardias fronterizos (ucranianos)", dijo el portavoz militar ucraniano Andriy Lysenko a periodistas.

"Consideramos esto una invasión directa de Rusia en Ucrania", dijo el jefe de seguridad ucraniano Valentyn Nalivaychenko en un comunicado separado a periodistas.

En respuesta a si Ucrania usaría ataques aéreos contra el convoy, Nalivaychenko dijo: "Contra ellos no".

Pero las autoridades ucranianas dijeron que el convoy pasaría por una zona donde los rebeldes estaban disparando y que por ellos su seguridad no se podía garantizar.

La región de Lugansk ha sido un centro principal de conflicto en los últimos días entre rebeldes, que han declarado una república independiente, y las fuerzas ucranianas. La misma ciudad de Lugansk ha visto enfrentamientos.

Moscú había expresado antes su impaciencia con las retenciones en la frontera.

"Todas las excusas para retrasar el envío de ayuda han quedado agotadas", dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia en un comunicado. "La parte rusa ha decidido actuar, advirtiendo contra cualquier intento de interrumpir el avance del convoy", dijo.

"La responsabilidad de cualquier consecuencia por las provocaciones... recaerá completamente en quienes estén listos para más sacrificios humanos por su ambición y estrategias geopolíticas", dijo.

RECHAZO DE ESCOLTA DE CRUZ ROJA

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), con el que previamente Kiev y Moscú habían acordado que supervisaría el convoy, dijo que no lo estaba escoltando "debido a la volátil situación de seguridad".

Kiev ha estado usando tropas, artillería y poder aéreo en un intento por acabar con una rebelión separatista que estalló poco después de que Rusia anexó la península ucraniana de Crimea en marzo. Las últimas semanas ha habido una serie de derrotas rebeldes que han acabado con la vida de unas 2.000 personas.

Kiev y sus socios occidentales han expresado su preocupación de que el convoy, detenido por disputas sobre los términos de su paso, el contenido de la carga y el rol del CICR, pueda ser utilizado como un pretexto para alguna forma de intervención militar directa de Rusia.

Rusia califica esta acusación como absurda y dice que los camiones llevan alimentos, suministros médicos, agua y ropa.

El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, dijo el jueves que pediría a su homólogo ruso, Vladimir Putin, que controle a los rebeldes en una reunión con su par prevista para la próxima semana y dijo que tenía "un país y un ejército fuertes" que lo respaldan.

(Redacción de Madrid. Editado en español por Carlos Aliaga y Marion Giraldo)

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.