Navigation

Ucrania dice fuerzas presionarán más tras recuperar bastión controlado por rebeldes

Los responsables de seguridad ucranianos dijeron el domingo que controlaban por completo el anterior bastión rebelde de Slaviansk después de retomarlo en una victoria militar que el presidente Petro Poroshenko dijo que puede marcar un punto de inflexión en la lucha contra los separatistas. En la imagen, el ministro de Defensa ucraniano Valery Heletey (C) pasea con soldados en una base temporal cerca de Slaviansk, el 6 de julio de 2014. REUTERS/Gleb Garanich reuters_tickers
Este contenido fue publicado el 06 julio 2014 - 18:53

Por Natalia Zinets

KIEV (Reuters) - El Gobierno de Ucrania dijo que recuperará rápidamente más territorios en manos de rebeldes, luego de recapturar el bastión separatista de Slaviansk en lo que el presidente ucraniano Petro Poroshenko calificó como un punto de inflexión en el conflicto por tomar el control del este del país.

Fuerzas del Gobierno vencieron a los rebeldes prorrusos en la ciudad del este de Ucrania el sábado e izaron la bandera nacional azul y amarilla de nuevo sobre el que durante meses ha sido un refugio separatista.

El domingo, fuerzas ucranianas bombardearon partes de la ciudad controlada por rebeldes de Lugansk, cerca de la frontera con Rusia, dañando una fábrica de baterías y otros edificios, reportó la agencia de noticias rusa Itar-Tass, citando a rebeldes en la ciudad.

La agencia dijo que algunas personas resultaron heridas, aunque no se habló de más víctimas fatales. "La gente está escapando rápidamente a refugios o abandonando el área que está siendo bombardeada", dijo.

"Mi orden entró en rigor ahora- intensificar el asedio a los terroristas", dijo Poroshenko en su cuenta de Twitter el domingo. "Continuar con la operación para liberar a las regiones de Donetsk y Lugansk", agregó, al referirse a las dos principales partes del este de Ucrania que han sido el centro de la rebelión separatista desde abril.

En un comunicado, el ministro del interior de Poroshenko, Arsen Avakov, dijo que "tenemos un plan de acción (...) avanzaremos cada día".

No había cifras disponibles de inmediato sobre víctimas fatales tras la ofensiva del Gobierno en Slaviansk, que tuvo lugar después de que Poroshenko se rehusó a renovar un cese al fuego unilateral y ordenó el reinicio de una ofensiva el 30 de junio.

AVANCES DE KIEV

Fuerzas ucranianas dijeron que ahora controlaban por completo Slaviansk y la ciudad cercana de Kramatorsk. Muchos rebeldes aparentemente retrocedieron hacia Donetsk, el centro industrial más importante del este del país, donde separatistas declararon por primera vez una "república popular".

Rebeldes armados realizaban patrullajes en una de las principales calles de Donetsk el domingo, según la agencia local de noticias Novosti Donbass.

Slaviansk ha sido el bastión más importante de los rebeldes que combate a fuerzas del Gobierno en el este de Ucrania predominantemente rusoparlante, en lo que ha sido un foco de tensiones entre Occidente y Rusia.

La reconquista de la ciudad representa la victoria más importante de Kiev en los tres meses de enfrentamientos en que han muerto más de 200 soldados ucranianos, además de cientos de civiles y rebeldes.

"No es la victoria completa. Pero la expulsión de las personas armadas hasta los dientes en Slaviansk tiene una gran importancia simbólica. Es el comienzo de un punto de inflexión en la batalla de los luchadores por la integridad territorial de Ucrania", dijo Poroshenko.

El levantamiento en el este de Ucrania se desató en abril cuando rebeldes capturaron edificios estatales, construyeron un poderoso arsenal de armas requisadas y declararon su independencia de Kiev, calificando de ilegítimo al Gobierno pro europeo.

La crisis comenzó cuando protestas en las calles precipitaron la destitución del presidente prorruso Viktor Yanukovich a fines de febrero por rechazar un histórico acuerdo político y comercial con la Unión Europea en favor de vínculos más estrechos con Moscú.

Posteriormente, Rusia anexó la región ucraniana de Crimea y se desataron revueltas separatistas contra las nuevas autoridades de Kiev, por parte de rebeldes que declararon "repúblicas populares" y dijeron que querían unirse a Rusia.

(Escrito por Richard Balmforth. Traducido por la redacción de Madrid/María Cecilia Mora en Mesa Santiago.; Editado por Patricio Abusleme vía Mesa Santiago)

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.