Navigation

Rosemarie Simmen deja el puesto

Rosmarie Simmen deja la dirección de la Comisión Federal para Refugiados. Keystone Archive

Dos años después de asumir la dirección de la Comisión Federal para Extranjeros (CFE), la ex senadora considera que la dependencia marcha sobre rieles.

Este contenido fue publicado el 18 diciembre 2001 - 16:17

Rosearie Simmen deja el timón a Francos Matthey el 1 de enero. La ex legisladora por el Partido Demócrata Cristiano, llamada al rescate por Ruth Metzler, de la misma filiación política, tras las turbulencias hace dos años en el seno de la Comisión, considera que la situación quedó arreglada.

La CFE restauró la confianza con las asociaciones de migrantes, introdujo un financiamiento federal para los proyectos de integración para los extranjeros y sentó las bases para la nueva política de naturalización, declaró Simmen a la prensa este martes.

"Ganamos etapas", subrayó la funcionaria al ser interrogada sobre las tareas de la Comisión. Todavía queda mucho por hacer para poner en marcha una verdadera política migratoria y la Comisión sólo tiene una función consultiva.

Se trata, por ejemplo, de hacer comprender que la admisión de los extranjeros no puede vincularse con los salarios más bajos. Al contratar exclusivamente a la mano de obra barata, se incrementa el problema a largo plazo, aseguró.

En su opinión, Suiza debe introducir una estrategia rápida de reagrupamiento familiar que permita a los trabajadores extranjeros hacer venir a sus hijos mientras que están pequeños y no cuando ya son adolescentes. También debe acordar un lugar importante a la integración de las mujeres extranjeras.

Los futuros desafíos de la CFE serán la adopción la naturalización facilitada y la entrega automática del pasaporte con la cruz blanca para los extranjeros de la tercera generación nacidos en Suiza.

Otro proyecto importante a futuro tiene qué ver con la nueva ley sobre la estancia y el establecimiento de los extranjeros, una medida que entraña el riesgo de polarizar las posiciones en el parlamento.

Además, es absolutamente necesario introducir un recurso de apelación en caso de rechazos de naturalizaciones juzgados discriminatorios.

Existen otras modalidades para facilitar la integración de los extranjeros en Suiza. Para Simmen, el otorgamiento del derecho a votar es uno de ellos, pero no es fundamental, amén de que "probablemente no es el momento de sobrecargar el carro".

En ese contexto se inscribe también el caso de los indocumentados. Opuesta a la regularización colectiva, la Comisión ha preconizado la presencia de mediadores entre los irregulares y las autoridades

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.