Rusia reclama una aplicación "estricta" de la tregua en Nagorno Karabaj

Civiles y militares se congregan en el lugar de la explosión de un proyectil mientras los equipos de rescate buscan víctimas entre los escombros, el 11 de octubre de 2020 en una calle de la ciudad de Ganyá, en la región azerbaiyana de Nagorno Karabaj afp_tickers
Este contenido fue publicado el 12 octubre 2020 - 09:57
(AFP)

Las fuerzas separatistas armenias de Nagorno Karabaj y el ejército azerbaiyano seguían combatiendo este lunes pese a una tregua humanitaria, negociada con mediación de Rusia, que instó a los beligerantes a respetarla "estrictamente".

El ministro armenio de Exteriores, Zohrab Mnatsakanyan, estaba en Moscú el lunes para una reunión con el Grupo de Minsk de la OSCE, copresidido por Rusia, Francia y Estados Unidos, mediador histórico del conflicto. Su homólogo de Azerbaiyán participó en una reunión similar la semana pasada en Ginebra.

El jefe de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov, al recibir a su par armenio, pidió que la tregua, que debía entrear en vigor el sábado, sea "estrictamente mantenida por las dos partes".

Aunque los combates, persisten, Lavrov consideró que los "esfuerzos no eran en vano" e instó a la creación de un mecanismo de respeto del alto el fuego, especialmente cuando tanto los separatistas como los azerbaiyanos se acusan mutuamente de las hostilidades.

El ministro armenio afirmó por su parte que se estaba abordando este tema con la Cruz Roja.

Los dos bandos tampoco consiguieron llevar a cabo el intercambio de prisioneros ni de los combatientes fallecidos, como está previsto en el acuerdo de la tregua.

A pesar del fracaso de casi tres décadas de mediación, los diplomáticos rusos, estadounidenses y franceses quieren convencer a armenios y azerbaiyanos de que vuelvan a las negociaciones y pongan fin a los combates en curso, los más mortíferos en el conflicto de Nagorno Karabaj desde 1994.

- "Es la guerra" -

Desde la capital separatista, Stepanakert, un periodista de AFP pudo oír por la mañana fuego de artillería procedente del suroeste de la autoproclamada república. Pero a diferencia de las noches anteriores, la ciudad se salvó de los bombardeos.

Otros reporteros de AFP, en Azerbaiyán, oyeron el ruido de los disparos de artillería desde el distrito de Terter, en el noreste de Karabaj.

"Mi hermano está allí, luchando", declaró a la AFP Sakhir Huseynov, mientras mecía a su hijo en un campo de refugiados en el lado azerbaiyano. "Le digo a mis hijos: es la guerra, los armenios nos bombardean. Es por eso que nuestros hermanos luchan y nuestros corazones están con ellos".

Después de la Unión Europea y el papa el domingo, Irán, limítrofe con las países en guerra, "lamentó las violaciones del alto el fuego" y el lunes pidió "a ambas partes que muestren moderación".

Como sucede desde que estallaron los combates el 27 de septiembre, ambos bandos se culparon mutuamente de las hostilidades y reivindicaron éxitos en el campo de batalla que no pudieron ser verificados independientemente.

La situación en el terreno sigue siendo confusa.

El ministerio de Defensa de Azerbaiyán dijo el lunes en Twitter que las fuerzas separatistas estaban bombardeando los distritos de Goranboy, Terter y Agdam y que estaban "agotadas" y se retiraban en la región de Hadrut.

El centro de información del gobierno de Armenia aseguró por su parte que el ejército azerbaiyano se había visto obligado a retroceder y que había sufrido "numerosas bajas en términos de vidas humanas y equipo militar".

- 500 muertos -

Nagorno Karabaj, un territorio de población predominantemente armenia, hizo secesión de Azerbaiyán, desencadenando una guerra que se cobró 30.000 vidas en la década de 1990. Bakú acusa desde entonces a Armenia de ocupar su territorio y los enfrentamientos armados son recurrentes.

Sin embargo, los combates que empezaron el 27 de septiembre entre las tropas separatistas --apoyadas por Armenia-- y Azerbaiyán son los más graves desde el alto el fuego de 1994.

Hasta ahora se registraron casi 500 muertos, incluidos unos 60 civiles, un número que en realidad podría ser mucho mayor ya que Azerbaiyán no reveló el número de sus militares muertos.

Azerbaiyán, que gastó mucho en armamento en los últimos años y cuenta con el apoyo de Turquía, advirtió que sus operaciones militares solo cesarán definitivamente en caso de que Armenia se retire de Nagorno Karabaj.

En este sentido, el ministro turco de Defensa, Hulusi Akar, reiteró este lunes que los separatistas armenios deben abandonar el enclave.

"Azerbaiyán no puede esperar 30 años más para una solución", añadió Akar, en una entrevista con su homólogo ruso, Serguéi Shoigu, citado en un comunicado. El responsable turco hacía alusión al alto el fuego concluido en 1994 que "congeló" el conflicto.

La comunidad internacional teme que el conflicto se internacionalice. Turquía alienta a Azerbaiyán a pasar a la ofensiva y Rusia tienen un tratado militar con Armenia.

Compartir este artículo