Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Samuel Schmid, aplaudido y censurado en Túnez

Samuel Schmid: "Entre estos muros y fuera de ellos, todos debemos poder hablar libremente".

(Keystone)

En Túnez, el presidente de la Confederación Helvética denunció a los Estados liberticidas y reclamó para todos el derecho a expresarse sin trabas.

Sus manifestaciones de firmeza fueron calurosamente aplaudidas por los participantes en la Cumbre de la información. Pero la televisión tunecina las censuró.

En alocución pronunciada al inaugurarse la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información(CMSI), Samuel Schmid suscitó una primera salva al expresar: "No es aceptable -y lo digo sin ambages-, que la ONU tenga todavía entre sus miembros a Estados que encarcelan a los ciudadanos por el simple hecho de criticar a sus autoridades en Internet o en la prensa".

Y los aplausos ganaron intensidad cuando el presidente de la Confederación Helvética señaló: "Espero pues que la libertad de expresión y la libertad de información consituyan temas centrales en este cumbre. Para mí es sobreentendido que aquí en Túnez, entre estos muros y también fuera de ellos, todos y cada uno puedan discutir con plena libertad".

La alusión a los incidentes de los últimos días -periodistas maltratados y ONG impedidas de reunirse en Túnez- era evidente. Es, sin duda, la razón por la cual Canal 7, la televisión pública tunecina abrevió la retransmisión de la ceremonia justo cuando estos conceptos eran manifestados.

Anunciado por la prensa helvética desde hace muchos días, la firmeza de las declaraciones del presidente suizo eran ciertamente aguardadas, incluso por las autoridades tunecinas.

Recibimiento glacial en el aeropuerto

A su llegada al aeropuerto de Túnez, Samuel Schmid merecía un recibimiento menos glacial que el demostrado, porque aparte del jefe de protocolo, ninguna autoridad oficial estuvo presente. Más aún si Suiza es el invitado de honor de Túnez por haber organizado la primera fase de la CMSI.

En una rueda de prensa posterior a la ceremonia, el ministro suizo de Defensa y presidente del país en 2005 prefirió el humor para referirse a la afrenta. "Fuí recibido por el jefe de protocolo y el embajador de Suiza. ¿Qué más quiere usted? En Suiza se es pragmático y no complicado".

Samuel Schmid tampoco dio más significación que el merecido al hecho de haber sido censurado por la televisión tunecina. "Hay que seguir conversando con las autoridades tunecinas sobre este tema. Se trata de un proceso y estoy convencido de que los eventos como esta Cumbre favorecen".

La antorcha pasa a Moritz Leuenberger

Al tiempo de felicitar al presidente suizo por la claridad y la firmeza de sus declaraciones, Yves Steiner, de la sección suiza de Amnistía Internacional, insta a que Suiza se implique más en favor de las ONG tunecinas e internacionales empeñadas en expresarse al margen de la Cumbre oficial.

Pero eso será quizás cuando corresponda a Moritz Leuenberger tomar la antorcha. Samuel Schmid la pasa en efecto al ministro de Comunicaciones que representará a Suiza en los dos últimos días de la Cumbre.

Resta saber cuál será el estado de las relaciones entre Túnez y Suiza al término de la Cumbre. Una cosa es cierta: el presidente suizo ha producido, seguramente, uno de los momentos más importantes de la conferencia onusiana.

swissinfo, Frédéric Burnand, Túnez
Traducción: Juan Espinoza


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×