Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Carteles electorales de los candidatos a la presidencia de Francia, Marine Le Pen y Emmanuel Macron, en Lyon (Francia) el 21 de abril de 2017

(afp_tickers)

Los llamamientos a derrotar a la extrema derecha en las urnas se multiplican en Francia a cinco días de la segunda vuelta de unas elecciones presidenciales cruciales, ante temores de altos niveles de abstención que podrían favorecer a Marine Le Pen.

Empresarios, artistas, investigadores, científicos y medios de comunicación han brindado su apoyo a su rival, el centrista proeuropeo Emmanuel Macron.

Según las encuestas, que vaticinan todas la victoria de Macron, la abstención en la segunda vuelta del domingo podría alcanzar al 30% del electorado, una cifra muy superior a la de anteriores comicios presidenciales.

Dos tercios de los militantes de Francia Insumisa, la plataforma liderada por el izquierdista Jean-Luc Mélenchon, optarán por el voto en blanco o la abstención, según los resultados de una consulta interna anunciados este martes.

Entre los 243.000 votantes, 36% escogieron el voto en blanco o nulo y 29% la abstención, mientras que el 35% votará por Macron.

Mélenchon, que fue eliminado en la primera ronda con 19,58% de los votos, se pronunció contra Le Pen, pero se ha negado a apoyar explícitamente a Macron, un exbanquero de negocios.

Uno de los referentes en Europa de la izquierda radical, el exministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, manifestó su apoyo a Macron. "Me niego a formar parte de una generación de progresistas europeos que hubieran podido impedir que Marine Le Pen gane, pero que no lo hicieron", destacó.

En Francia, el mundo de la cultura también tomó posición. Los cineastas Mathieu Kassovitz y Luc Besson, el director del célebre festival de Avignon, Olivier Py, el Nobel de Literatura Jean-Marie Le Clézio, pero también cantantes, cómicos y dibujantes han llamado a los electores a derrotar a la ultraderecha.

Sin olvidar al mundo del deporte, en donde el ícono del fútbol francés, Zinédine Zidane, llamó a "evitar al máximo" al Frente Nacional (FN).

En cuanto a los medios de comunicación, el diario católico La Croix, siguiendo los pasos de varios rotativos nacionales, se posicionó el a favor del joven centrista, de 39 años, que podría convertirse el 7 de mayo en el presidente más joven de la historia de Francia.

- ¿Llamados contraproductivos? -

Tres asociaciones que conservan la memoria de la Segunda Guerra Mundial, así como la Academia de las Ciencias se sumaron el martes a los apoyos por el candidato europeísta.

Entre los empresarios, el director del grupo aeronáutico Airbus, Tom Enders, dio su "apoyo pleno" al exministro de Economía del gobierno socialista (2014-2016).

Pero, después de la victoria de Donald Trump en Estados Unidos y del Brexit en Reino Unido, algunos temen un efecto contraproductivo de estos llamados.

"Podrían ser un arma de doble filo", advierte el diario Les Echos, que recuerda que en Estados Unidos los llamados del mundo de la cultura a favor de la demócrata Hillary Clinton exacerbaron el sentimiento de rechazo de las clases populares.

Le Pen ha obtenido muy pocos apoyos públicos. Pero la ultraderechista, que se presenta como la candidata del pueblo contra el "sistema", las "élites", y la "oligarquía", lleva a cabo una ofensiva para convencer a los indecisos y abstencionistas de la primera vuelta.

Una parte de los votantes del conservador François Fillon (20,01%) no quieren ni escuchar hablar del candidato centrista, a quien muchos ven como el heredero del presidente saliente François Hollande.

El lunes, en un multitudinario mitin, Le Pen plagió al menos cuatro pasajes de un discurso pronunciado 15 días antes por el conservador. "No es plagio", es "un guiño" a los electores de Fillon, respondió el secretario general del FN, Nicolas Bay.

"Compartimos con los electores de François Fillon (...) en parte la misma visión de Francia, de su grandeza, del papel que debe tener en el mundo", explicó Marine Le Pen.

Además, el martes por la noche Le Pen prometió que destinaría, en caso de victoria, el 0,7% del PIB, es decir "unos 15.000 millones de euros", a la "cooperación con África", y rechazó las "falsas acusaciones" de racismo y xenofobia, durante un encuentro en París dedicado a la política africana.

Le Pen y Macron se enfrentarán el miércoles en un debate televisivo que podría ser decisivo.

AFP