Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Se requiere una nueva mentalidad empresarial

Nuevo informe de la UNCTAD

El "Informe sobre Comercio y Desarrollo 2001" de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Comercio y el Desarrollo, (UNCTAD), sostiene que la mundialización está provocando cambios en los comportamientos de las empresas helvéticas.

Teniendo en cuenta que los debates recientes se han centrado en aquellas medidas tendientes a disciplinar a los países deudores y a poner en práctica mecanismos de autodefensa contra la inestabilidad financiera, los economistas de la UNCTAD preconizan medidas audaces dirigidas a instaurar un tratamiento "equilibrado" entre deudores y acreedores.

Otra de las constataciones del documento es que, en lugar de avanzar, las principales economías del mundo han iniciado una fase descendente luego de la repentina desaceleración norteamericana. Por lo tanto, los riesgos de regresión de la economía mundial aumentan.

Según Carlos Fortín, secretario general adjunto de la UNCTAD, este nuevo entorno internacional caracterizado por el libre flujo de capitales y la reciente desaceleración de los Estados Unidos, están causando nuevos problemas a la economía helvética.

"Por ejemplo, muchas compañías importantes están en problemas. El Grupo SAir, que es el propietario de Swissair, acaba de anunciar pérdidas importantes. La compañía Roche tiene problemas internos de administración y de relaciones entre su junta y sus principales accionistas.

"Incluso el grupo sueco-suizo ABB, un grupo con una imagen de gran innovación, de gran dinamismo, de gran creatividad y de gran potencialidad de ganancia, también esta en problemas. Sus acciones han caído casi un 16%", expresa el experto en entrevista con swissinfo.

De acuerdo a la publicación británica, seguida de cerca en Ginebra por la UNCTAD, estas alteraciones en la vida de las empresas se deben a que se está produciendo un cambio en la manera en que Suiza está enfrentando, "o debe enfrentar", la competencia internacional.

"Suiza, hasta ahora, había tenido una posición de conservar ciertos parámetros de funcionamiento tradicionales. Las compañías se contentaban con ganancias moderadas, acompañadas de estabilidad. En otras palabras, no eran sociedades que estaban preocupadas por asumir altos riesgos y entregar altas ganancias", afirma.

Pero esto está cambiando por el entorno internacional, advierte Fortín. "La competencia internacional esta obligando a las empresas helvéticas a pensar de otra forma. Se están rompiendo patrones de funcionamiento económico y social, que pueden ser relativamente importantes"

En opinión del funcionario de Naciones Unidas, las empresas suizas, y los bancos también deben empezar a funcionar como las empresas de otros centros internacionales, como Estados Unidos, por ejemplo.

Carlos Fortín, de origen chileno, no se atreve a fijar plazos para la resolución de estos problemas. Pero adelanta que, en algún momento, los bancos suizos van a tener que prestarle mas atención al servicio que a las cuestiones ligadas a la confidencialidad. "Lo que constituiría todo un cambio en la mentalidad suiza", vaticina.

Enrique Dietiker, Ginebra


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×