Navigation

Skype: un quebradero de cabeza para la justicia

La telefonía por Internet ofrece varias ventajas, también a los delincuentes. Keystone

El programa informático Skype permite telefonear por Internet, de manera codificada, a todo el mundo. Esta ventaja es cada vez más aprovechada por numerosos criminales.

Este contenido fue publicado el 08 octubre 2007 - 13:17

Según una encuesta de la agencia AP, la justicia helvética está enterada de una decena de casos relacionados sobre todo con el narcotráfico. La empresa Skype prefiere mantener la reserva.

"Pasemos a Skype". Frases como ésta de la conversación sostenida por un presunto narcotraficante via teléfono móvil han sido escuchadas en decenas de ocasiones por las autoridades judiciales bernesas.

Las conversaciones de ordenador a ordenador por Skype no pasan a través un servidor central. Y aunque la charla de dos criminales fuera captada por las autoridades, los datos vocales no podrán ser descodificados porque Skype utiliza protocolos de codificación muy sólidos para proteger las conversaciones de sus usuarios.

De acuerdo al juez de instrucción bernés Matthias Stoller, la mayor parte de los llamados telefónicos por Skype está dirigida a destinatarios en el otro lado del Atlátntico; frecuentemente a la América del Sur. Por lo general se trata de transacciones de narcotráfico, pero Matthias Stoller no abunda en detalles al respecto porque se trata de investigaciones en curso.

Aprovecha el narcotráfico

Las autoridades judiciales en Zúrich enfrentan el mismo problema. A juicio del procurador a cargo de delitos contra la ley de estupefacientes y el crimen organizado, Christoph Winkler: "Los delincuentes saben que la policía apenas puede vigilar a Skype".

El hecho de que los narcotraficantes sean quienes recurren a Skype no es, en su opinión, extraño, porque "se trata de un ámbito en el cual la policía está obligada a acudir con frecuencia a escuchas telefónicas".

En su condición de jefe del grupo de trabajo "Vigilancia de las comunicaciones" en la policía zuriquesa, Bernahard Weder considera también que no sorprende el uso de Skype para fines delictivos. El programa informático que emplea es muy problemático para las autoridades de vigilancia del mundo entero.

Constituido por representantes de los cantones, la Confederación y de los principales operadores de telefonía, el grupo de trabajo que dirige tiene como meta lograr que en el marco legal existente sea posible controlar la telefonía por Internet, con fines de vigilancia policial.

Skype, poco cooperadora

En lo que concierne a Skype, el reto parece muy difícil. Las comunicaciones telefónicas pasan ciertamente por diversos bancos de datos repartidos en el mundo entero.

Instalada en Luxemburgo, la empresa Skype se muestra poco dispuesta a entregar sus códigos y sus datos a las autoridades, pero niega ser poco colaboradora.

En un comunicado redacado por una sociedad de relaciones públicas, la empresa afirma que "hace todo lo que está a su alcance legal y técnico para cooperar con las autoridades de control". Pero si se trata de hacer algunas preguntas concretas a alguien, Skype no dispone de una persona de contacto.

Volver a lo conocido

En Ginebra, la justicia recalca asimismo que la "colaboración (con Skype) se ha revelado cada vez más difícil". El presidente del colegio de jueces de instrucción de Ginebra, Stéphane Esposito, señala que "aún cuando existe la buena voluntad de Skype, son más dominantes los intereses comerciales".

La policía ginebrina trata cada año una decena de casos de comunicaciones delictivas via Skype, también relacionadas con tráfico de estupefacientes.

Hasta ahora nadie ha conseguido descodificar en detalle la construcción del programa ni el modo de su funcionamiento. Según Bernhard Weder, el programa informático ha resistido todas las tentativas de "Reverse Engeneeting" destinadas a abrir los algoritmos codificados. "Este programa ha sido hecho de manera extremadamente inteligente", precisa.

Para vigilar a los delincuentes, la policía está condenada a recurrir a los viejos métodos de escucha que permitan captar todas las conversaciones, incluso aquellas hechas mediante Skype.

swissinfo y Anna Imfeld, AP

Contexto

El programa informático permite telefonear gratuitamente a través de Internet. Éste 'software' convierte los datos vocales de tal manera que puedan ser transmitidos por el protocolo de Internet (IP).

Para conversar por Skype, los usuarios deben instalar el programa gratuito en su ordenador y registrarse con un nombre de usuario. Asimismo deben disponer de banda ancha.

Según las informaciones proporcionadas por Skype, este programa informático es empleado por unos 200 millones de usuarios en el mundo. Sus creadores son los daneses Niklas Zennström y Janus Friis.

End of insertion

Comunicaciones anónimas

Skype no es el único medio de comunicación que permite mantener el anonimato. El fiscal de Zúrich Christian Ochsenbein señala que los mensajes electrónicos via Internet (e-mails) constituyen también una preocupación para la justicia.

A menudo se abren mensajes procedentes de cuentas en el extranjero bajo nombres falsos, hecho que complica los controles de las mensajerías electrónicas. El trabajo de los investigadores es igualmente complicado para los navegantes en Internet que permiten navegar de modo anónimo (por ejemplo JAP en Alemania).

Sólo las normas internacionales dispuestas por ejemplo en el marco de los acuerdos de Schengen podrían permitir la solución de este tipo de problemas, según Bernhard Weber, del grupo de trabajo "Vigilancia de las comunicaciones".

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.