Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

¿La vida nocturna, base de la violencia juvenil?

En la capital suiza, la bebida es aún un problema, pese al toque de queda para los jóvenes.

(Keystone)

Los gritos, el vandalismo y las peleas entre jóvenes empapados de cerveza se ha vuelto el desenlace común de muchas veladas en las ciudades suizas. Un experto dice que los negocios abiertos 24 horas alimentan el problema.

“Tenemos pruebas fehacientes de que la violencia juvenil se reduciría enormemente si los jóvenes no estuvieran despiertos y festejando toda la noche”, dijo Killias al periódico zuriqués Tages-Anzeiger. “Si el Estado estuviera dispuesto a reducir la violencia juvenil, el toque de queda o la implementación de horarios límite para los chicos serían las medidas adecuadas”.

Para Killias, la industria de la vida nocturna no es sacrosanta. Sin duda sería imaginable terminar con los horarios de 24 sobre 24 en el corazón de las ciudades o prohibir la venta de alcohol después de la medianoche.

Para Killias, es erróneo culpar a los padres de manera generalizada por no cumplir con sus funciones o por no enviar a sus hijos temprano a la cama. Más bien, los muchachos tienen muchas oportunidades para la fiesta hasta horas de la mañana, lo que hace las cosas muy difíciles.

La proporción de jóvenes que se quedan hasta más tarde de lo que sus padres permiten se ha incrementado dramáticamente en los últimos 15 años, precisó el experto.. Además, las personas jóvenes a menudo sólo avisan a sus padres que van a salir, sin mayores precisiones.

Pasar la pelota

No todos coinciden con Killias.

“No creo que ese enfoque tuviera alguna posibilidad política en este momento”, dijo por su parte Reto Casanova, portavoz del departamento de Policía de Zurich, a swissinfo.ch.

Uno de los aspectos que también ha sido planteado es hasta qué punto las ciudades deben tener la responsabilidad y si las autoridades deben reducir el servicio de transporte público nocturno.

“Es fácil decir que las ciudades deben asumir la responsabilidad”, dijo Casanova. “Esta sería sólo una manera de transmitir la responsabilidad y no ayuda a nada. Básicamente, todo ciudadano debe preguntar a sí mismo lo que puede hacer”.

Casanova no cree que medidas drásticas sean la solución para poner coto a la violencia juvenil. “Básicamente, la policía puede limitarse a manejar los síntomas”, señaló. “Pero no puede hacer nada para cambiar las causas”.

"Conflicto programado"

La misma opinión la tiene el alcalde de Berna, Alexander Tschäppät. En la capital suiza, a diferencia de en Zúrich, existe una hora límite establecida de cierre de espacios de diversión, a las 3:30 de la madrugada. "No sólo las autoridades de la ciudad, sino el conjunto de la sociedad carga la responsabilidad ", advirtió.

Beber demasiado alcohol hasta altas horas de la noche es un fenómeno social, en particular, relacionado con una sociedad rica.

En Berna todavía hay problemas a pesar del ‘toque de queda’. El número de jóvenes que consumen alcohol y las fiestas hasta altas horas de la noche van en aumento. Con la prohibición de fumar en lugares públicos, la gente va a las calles. Como resultado, hay más ruido. "Con ello, los conflictos están programados", señala Tschäppät.

Alcohol a bajo precio

Por supuesto que las ciudades también deben pensar en cuál es su oferta de entretenimiento nocturno, pues es uno de los elementos del atractivo general de un lugar.

Pero, indicó Tschäppät, las ciudades necesitan una policía más visible y que se ocupe aún más de la atención llegada la noche, y no sólo eso: también multas draconianas a los locales que no respeten las reglas.

“Las ciudades pueden ajustar los horarios de cierre, intensificar los controles de policía, establecer una vigilancia de vídeo en áreas clave – lo que en realidad se concentra a luchar contra los síntomas", dijo Tschäppät.

Es decir, las ciudades no pueden vigilar todo. En Berna, hay jóvenes que compran bebidas alcohólicas para consumirlo a orillas del río Aare. En un país liberal como Suiza, ni se quiere ni se puede establecer una prohibición de beber en sitios públicos en el exterior.

Tschäppät está convencido de que una gran parte del problema, incluyendo un aumento del alcoholismo juvenil, está ligado a la existencia de bebidas baratas, de fácil acceso para los jóvenes.

"Hoy en día, una media docena de jóvenes pueden comprar bebidas estimulantes y una botella de vodka por el precio de una entrada de cine2. En su opinión, si el alcohol subiera de precio, automáticamente su consumo descendería.

Corinne Buchser, swissinfo.ch

MEDIDAS CONTRA LA VIOLENCIA JUVENIL

El Gobierno Federal, cantones y comunas quieren actuar de forma conjunta frente a la violencia juvenil. Para ello, la Oficina Federal de Seguridad Social va a implementar dos programas nacionales para 2011-2015. En este periodo, el gobierno piensa destinar más de 8,65 millones de francos en los citados programas.

El ‘Programa nacional de prevención de la violencia juvenil’ tiene como objetivo reducir el número de actos violentos entre la juventud. De cara a hacerlo operativo lo antes posible, el programa empieza con las familias y incluye colegios y lugares donde se encuentran los niños mayores con los adolescentes, como parques y áreas deportivas.

El programa de ‘protección ante los efectos de los medios’ trata de proteger a los jóvenes mejor de peligros que presenta el cine, los juegos, teléfonos móviles e Internet.

El Ejecutivo actuará de forma coordinada con cantones, comunas y la industria.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









Teaser Longform The citizens' meeting

«ALZATE LE MANI PER IL MIO COMUNE!»

The citizens' meeting