Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Adopción al filo del tiempo "Mis padres me aman como hija propia"

Carmela Harshani Odoni dans son appartement situé dans le quartier Schosshalde à Berne.

Carmela Harshani Odoni dans son appartement situé dans le quartier Schosshalde à Berne.

(Sibilla Bondolfi)

La fotógrafa bernesa Carmela Harshani Odoni muestra a través de sus retratos y grabaciones que la adopción puede ser una desgracia o una oportunidad. Adoptada ella misma en Sri Lanka, no ha encontrado todavía a sus padres biológicos, lo que no le impide ser feliz.

La atmósfera del apartamento situado en el barrio de Schosshalde, en la capital helvética, es de bienestar y alegría: juguetes colocados junto al ordenador, un calendario en la pared que recuerda un paseo con el perro y el ruido incesante de los ratones royendo una madriguera desde su grande y bien equipada jaula. Un terrier salta por todas partes y se deja acariciar la panza antes de instalarse cómodamente sobre el canapé del balcón.

Carmela Harshani OdoniEnlace externo nació en 1980 en Colombo (Sri Lanka). Cuando tenía tres semanas de vida fue adoptada por una familia suiza y creció en Lucerna. Tras una formación de asistente en fotografía y unas prácticas en el periódico ‘Neue Luzerner Zeitung’, completó su formación como reportera gráfica en la Escuela de Periodismo de Lucerna (MAZ) y trabajó para el ‘St.Galler Tagblatt’. Ahora labora de manera independiente, ha presentado diversas exposiciones y obtuvo el primer premio de fotografía del ‘SonntagsZeitung’.Enlace externo

A punto de dar a luz, Odoni no se deja perturbar ni por la inminente mudanza a un apartamento más grande, ni por su exposición que tendrá lugar al mismo tiempo. Prepara el café y narra tranquilamente cómo concibió la idea de armar una exposición de fotografías sobre el tema de la adopción.

En busca de la madre

En 2005 viajó a Sri Lanka para buscar a su madre biológica porque ella misma fue adoptada en Colombo por una pareja de suizos cuando tenía apenas tres semanas de vida. Su viaje fue un éxito, aun cuando no ha encontrado a su madre y, de hecho, ignora todavía quiénes son sus padres biológicos. “Durante mucho tiempo no supe quién era yo misma”, comenta. Esa estancia en Sri Lanka, que inmortalizó con su cámara, la ayudó a fortalecerse. “Ahora sé quién soy”. La maternidad también ha contribuido: “Con los niños pude construir mis propias raíces”.

Tras la exposición ‘Harshani’Enlace externo, dedicada al viaje en busca de su madre, Odoni dejó de lado el tema de la adopción durante más de 10 años. Pero en 2016 retomó su proyecto inicial sobre niños adoptados en Suiza que concluyó con la muestra fotográfica ‘¿Quién soy? Adopción a través del tiempo’, recién inaugurada en Berna.

Más o menos por ese tiempo, diversos medios de comunicación dieron a conocer que en la década de 1980 en Sri Lanka se produjo el robo de bebés que fueron vendidos y colocados en familias adoptivas en Suiza. “Este escándalo me estremeció”, narra Odoni. Le cambió la perspectiva: “Si me separaron de mi madre contra su voluntad, me gustaría poder decirle que estoy bien”.

La fotógrafa no busca una nueva persona de referencia: tuvo suerte con su familia adoptiva. “Mis padres me amaron como una hija propia”, dice mientras se lleva la mano al vientre. Y eso no es algo evidente, como pudo constatar al hablar con otras personas adoptadas: “No todos tuvieron la misma suerte”.

“Me quedé consternada”

La exposición actual muestra la diversidad de los procesos de adopción en Suiza: la mayoría de los niños nacieron en el extranjero, algunos en suelo suizo; una mujer fue vendida en Sri Lanka cuando era bebé, otros pequeños fueron retirados a sus madres en el marco de una serie de medidas coercitivas que fueron aplicadas en Suiza con fines asistenciales.

Hasta 1981, cien mil niños fueron apartados de sus padres porque la forma de vida de estos últimos no correspondía a las expectativas de las autoridades. Las mujeres solteras con frecuencia eran separadas de sus recién nacidos. Los niños eran dados en adopción a veces en contra de la voluntad de la madre.

“No sabía nada acerca de esas medidas coercitivas con fines de asistencia”, señala Odoni. “Me quedé consternada”.

La fotógrafa eligió cuidadosamente a los sujetos de sus retratos para lograr un equilibrio: “Para la mitad de esas personas la historia de adopción salió bien, para la otra mitad, no”.

Después de todas las historias que ha escuchado, dice hoy: “Es muy individual: la adopción puede ser una desgracia o una suerte”.

Una mirada neutra sobre la adopción

“Estoy feliz”, declara la fotógrafa cuando habla sobre su vida. Y eso es algo que se ve y que se siente. Luego de unos momentos de reflexión, agrega: “A veces nos dicen que podemos estar felices de haber salido de un país del tercer mundo para venir a Suiza. Eso es parcialmente cierto, pero a menudo también es una carga”.

A través de su exposición, la fotógrafa desea describir la adopción sin presentarla de manera positiva o negativa. “No juzgo la adopción”, asegura.

Dejar que hablen los ojos

La muestra incluye retratos en blanco y negro, grabaciones de sonido y un cortometraje. En los extractos de audio, los entrevistados explican, por ejemplo, qué piensan sobre la adopción, toda vez que Odoni quería dar voz a los adoptados.

Las imágenes fueron captadas con una cámara analógica en formato medio y revelados los rollos en cuarto oscuro. De esa manera “fotografiamos más despacio y estamos más concentrados”, explica. Los retratos son en blanco y negro, para que hablen los ojos y las expresiones. En blanco y negro se reduce el entorno, precisa.

Como fotógrafa, Odoni está interesada en contar las historias, así como los encuentros con la gente: “Me gusta cuando se puede advertir la confianza de las personas en las imágenes”.

La fotógrafa nunca se había encontrado con las personas a las que retrató, pero desde el principio hubo entre ellas mucha confianza: “Era como si nos conociéramos, no necesitábamos explicaciones”. De esos encuentros nació una amistad con todas las personas fotografiadas.

+ La adopción en Suiza, ¿un modelo rebasado?

En lo que respecta a su propia historia, tras las revelaciones del robo y venta de niños en Sri Lanka, Odoni se hizo una prueba de ADN cuyos resultados aún desconoce. Pero ella no lucha contra su destino: “Un niño adoptado sigue un camino diferente, es parte de la vida”.

La exposición ‘¿Quién soy yo? La adopción a través del tiempo’ es presentada del 13.08 al 21.09.2018 en el Foro Político de BernaEnlace externo. Es acompañada con debates, especialmente sobre el tema de las adopciones forzadas en Suiza.


Traducido del francés por Marcela Águila Rubín

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes