Navigation

Fallas de autoridades católicas VS pedofilia

El responsable de los Capuchinos suizos se disculpó en nombre de la orden por la falta de una reacción adecuada en contra de los crímenes de pedofilia. Keystone

La orden suiza de los Frailes Capuchinos y la Diócesis de Lausana, Ginebra y Friburgo fueron severamente criticadas en un informe sobre un exsacerdote católico que durante décadas abusó de víctimas en Suiza y Francia.

Este contenido fue publicado el 28 marzo 2018 - 12:09
ATS-SDA/sb

Una investigación llevada a cabo por una comisión independiente señaló el martes (27.03) que un exfraile capuchino abusó sexualmente de varias personas y que, hasta ahora, el sistema de justicia había identificado formalmente a 24 víctimas: 22 en Suiza y dos en Francia. Los casos suizos nunca fueron a la corte ya que se produjeron más allá del plazo legal en el que las víctimas pueden presentar demandas civiles o los fiscales pueden presentar cargos.

La investigación se inició después de que el libro ‘Mon Père, je vous pardonne’ (Padre, te perdono) se publicó en Suiza en 2017. La autobiografía fue escrita por Daniel Pittet, un ciudadano de Friburgo que de niño fue abusado sexualmente por el sacerdote.

El abusador, que fue despojado de su título religioso en mayo de 2017, tiene 77 años y vive en un convento en el cantón de San Gall desde 2009.

+ Iglesia católica suiza examina casos de víctimas de abuso

La comisión encontró que el número total de casos que involucraban al sacerdote era el mismo que aquel informado anteriormente. Sin embargo, agregó que, desde las primeras denuncias presentadas a los superiores del fraile en la década de 1970 hasta la década de 2000, la Iglesia Católica había revelado numerosas fallas sucesivas. Las autoridades religiosas suizas no habían reaccionado a las advertencias y luego simplemente habían trasladado al sacerdote a otro lugar.

El informe asentó que la Diócesis de Lausana, Ginebra y Friburgo tampoco había ayudado a las víctimas y que no había presentado ninguna demanda a la policía, incluso después de que el fraile admitió haber cometido abusos en 1989.

El jefe de los Capuchinos suizos, Agostino Del Pietro, se disculpó en nombre de la orden por no tomar en serio los crímenes, por la falta de medidas apropiadas y por no denunciar al fraile a la policía.

“Tal cosa nunca debería volver a ocurrir”, declaró el martes.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.