Navigation

La calidad de vida en Suiza es inferior para los extranjeros

No todo es miel sobre hojuelas para muchos extranjeros en Suiza. Keystone / Thomas Hodel

Las personas residentes en Suiza con orígenes en otro país, especialmente aquellos que no cuentan con el pasaporte helvético, tienen una calidad de vida mucho más baja en promedio que los suizos nativos, según nuevas estadísticas. Pero existen matices entre los diferentes grupos de extranjeros.

Este contenido fue publicado el 05 noviembre 2019 - 15:37
Keystone-SDA/dos

En 2018, el 38% de los residentes en Suiza, es decir, 2 686 000 personas, tenían antecedentes migratorios, según informó este martes la Oficina Federal de EstadísticaEnlace externo (OFS). Esto representa un aumento del 1,5% con respecto a 2017.

Más del 80% de ese total nació en el exterior y pertenece a la primera generación de migrantes, es decir, 2 165 000 personas. El resto nació en Suiza y forma parte de la segunda generación. Después de la nacionalidad suiza (36%), las nacionalidades más representadas son la italiana (10%) y la alemana (10%).

La OFS precisa que existe un vínculo entre tener antecedentes de migración y lograr una alta calidad de vida, medida en función de criterios tanto objetivos (vivienda, educación, situación laboral, etc.) como subjetivos (satisfacción).

La tendencia general es que los suizos nativos tienen una mejor calidad de vida que la población de origen inmigrante, y dentro de esta última, las condiciones son mejores para las personas con la ciudadanía helvética.

Sin embargo, la OFS establece distinciones dentro de ese grupo no suizo y explica que los ciudadanos del norte y del oeste de Europa tienen condiciones superiores a la media, mientras que aquellos de Europa del Este y de los de países no europeos tienen, en general, una calidad de vida inferior.

Estos últimos cuentan con un nivel de educación más bajo, relaciones sociales insuficientes, dificultades financieras y una salud en ocasiones insatisfactoria, cuatro factores que también pueden complicar su entrada al mercado laboral y su potencial de ingresos, anota la OFS.

Este grupo también reportó niveles superiores de estrés e insatisfacción, así como dificultades para acceder a la vivienda.

El informe señala igualmente que los desempleados de todas las nacionalidades y orígenes se enfrentan a los retos más difíciles a la hora de garantizar una calidad de vida digna.

El término “población de origen migratorio”, tal como lo define la oficina de estadística, se refiere a cualquier persona -extranjeros, ciudadanos suizos naturalizados, así como ciudadanos suizos de nacimiento- cuyos padres hayan nacido en el extranjero.


Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.