Inician las investigaciones sobre el accidente de Spanair

Parte del fuselaje de la aeronave accidentada de Spanair tras intentar despegar del Aeropuerto Internacional de Madrid-Barajas. Keystone

El aeropuerto de Madrid-Barajas opera normalmente tras la tragedia aérea que causó 153 muertos y 19 heridos. Las pesquisas para esclarecer las causas del siniestro ya comenzaron, aunque las conclusiones definitivas se esperan en un año.

Este contenido fue publicado el 21 agosto 2008 - 16:21

Sobre eventuales viajeros suizos a bordo del avión, el Ministerio de Asuntos Exteriores dice que hasta ahora no hay indicaciones al respecto. Por su parte, Swiss lamenta el accidente de su socia en Star Alliance y subraya que en ese vuelo no había pasajeros de su compañía.

En Madrid, a un día del accidente del avión de Spanair (vuelo KJ5022), las tareas se concentran en la identificación de los cadáveres y en definir las causas del peor accidente aéreo vivido en España en el último cuarto de siglo.

Con 173 pasajeros –de los cuales 20 niños y dos bebés, según la lista de pasajeros publicada por Spanair-, el vuelo inició ya con contratiempos, lo que provocó un retraso de hora y media para su infortunado despegue de la Terminal 4 del Aeropuerto Internacional de Madrid-Barajas.

Un equipo de siete expertos independientes, integrados en la Secretaría General de Transporte, ha comenzado a investigar qué provocó que el avión modelo MD-82 de Spanair retrasara inicialmente su vuelo hacia Gran Canaria y sufriera el accidente en el despegue dejando sólo 19 supervivientes, de los cuales dos mujeres aún no han sido identificadas.

Se menciona como probable causa el desperfecto del motor derecho de la aeronave.

La ministra española de Fomento, Magdalena Álvarez, reiteró que lo básico ahora es concentrarse en el contenido de las cajas negras del avión a fin de saber cómo se produjo la autorización escrita de despegue presentada por los servicios de mantenimiento, luego de que el piloto del vuelo, en un primer momento, no despegó y pidió una revisión.

"Tenemos que ver la caja negra para ver qué plantea el piloto y al rato los servicios de mantenimiento de la empresa le autorizan a seguir. Esto es lo más importante ahora mismo", declaró la ministra a la Cadena SER.

Pasajeros principalmente españoles

En el transcurso de este jueves se mencionó que entre los pasajeros se encontrarían ciudadanos procedentes de Suecia, Alemania, Holanda y Chile, aunque la mayoría de los ocupantes procedía de la propia España, donde aún no ha terminado el periodo vacacional estival.

Sobre eventuales víctimas helvéticas no hay hasta ahora ningún informe, según apunta el Ministerio suizo de Asuntos Exteriores.

Por su parte, SWISS –que al igual que Spanair forma parte de Star Alliance-, reiteró que en el vuelo siniestrado no viajaban pasajeros de la línea aérea suiza.

"Lamentamos lo ocurrido", subrayó a swissinfo Andrea Kreuzer, portavoz de SWISS, quien señaló además que "no hay consecuencias directas" para la aerolínea helvética tras la tragedia ocurrida a su socia en Star Alliance.

SWISS y Spanair ofrecen vuelos con código compartido entre España y Suiza desde mayo de 2006, luego de que la compañía helvética se integrara en abril a Star Alliance, al ser adquirida por la germana Lufthansa.

A través de esta colaboración, Spanair tiene varias frecuencias diarias en vuelos operados por Swiss, entre ellas, las tres conexiones diarias entre Zúrich y Madrid.

swissinfo y agencias

Contexto

La aerolínea pertenece a la empresa escandinava SAS y es considerada como la segunda principal en España, después de Iberia. Spanair opera principalmente en destinos locales y europeos.

Spanair, fundada en 1986, indica en su página que ofrece alrededor de 320 vuelos diarios operados con una flota de 63 aviones y en código compartido con sus socios, a 241 destinos.

Spanair forma parte de Star Alliance desde abril de 2003, una de las mayores redes de aerolíneas en el mundo. En ese marco, compartía con Lufthansa el vuelo siniestrado este miércoles (20.08) bajo las siglas LH 255.

La aeronave del incidente fatal es del modelo McDonnel Douglas MD-82, con 15 años de uso.

Spanair cuenta en su flota con varios aviones de ese mismo modelo.

Este tipo de aparatos ha provocado hasta ahora seis accidentes de gravedad en la última década y la muerte de más de 500 personas.

Los restos de la nave accidentada, de construcción americana, serán analizados por un equipo de investigadores del Consejo Nacional de Seguridad en el transporte de Estados Unidos.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo