Navigation

La identidad en juego en la guerra de palabras

En el jardín de infancia: aprendizaje para sentarse quieto y cuidar su idioma. Keystone

El controvertido tema del idioma volvió a la prensa luego de que los electores del cantón de Zúrich votaran a mediados de mes en favor de una iniciativa para el empleo del dialecto suizo-alemán en el jardín de infancia.

Este contenido fue publicado el 31 mayo 2011 - 10:32
Julia Slater, swissinfo.ch

Se estima que en ese cantón, un tercio de la enseñanza se imparte en dialecto, otro en "alto alemán" (alemán), y el resto queda a discreción de los enseñantes.

Partidarios de la campaña "Sí al dialecto en el jardín de infancia" sospechan que el objetivo de las autoridades educativas era sustituir por completo el dialecto.

Hay un problema real: la lengua hablada en el hogar, el dialecto local, es bastante diferente del alemán. Hay muchas diferencias de gramática y vocabulario, y para la mayoría de personas que solo conocen el alemán es ininteligible.
 
Sin embargo, el alemán se utiliza mayormente en la escritura y en situaciones formales. También es el idioma aprendido en la escuela por otros suizos.

Generalmente se acepta que los niños de la Suiza de habla alemana requieren indicaciones en ambas lenguas. Pero, ¿cómo se debe hacer esto, y en qué momento?

Sentando las bases

Allan Guggenbühl, profesor de Psicología, es un defensor de la iniciativa de Zúrich.

"Es ampliamente aceptado en todo el mundo que si uno quiere ayudar a aumentar la competencia lingüística, tiene que empezar con el idioma que se habla aquí y ahora, y no con un lenguaje que le es ajeno", señaló a swissinfo.ch.
 
"El objetivo es la competencia lingüística en alemán y en el dialecto suizo-alemán. La cuestión es cómo llegar allí. Se llega mucho mejor y mucho más rápido ayudándo a los menores a aprender un idioma básico. Y una vez que conocen este lenguaje, pueden empezar con otro", explicó.
 
El idioma alemán está en todas partes, incluso en la televisión, por lo que hasta los niños muy pequeños están expuestos a él, lo que es una buena cosa. Pero si los niños han de ser competentes en lenguas, lo mejor es esperar hasta que vayan a la escuela a la edad de siete años, antes de su aprendizaje de forma activa, dijo.

Competencia lingüística

La votación del 15.05. ha hecho que las cosas vuelvan a ser como eran antes de 2008. Pero, ¿realmente se lograron entonces las habilidades lingüísticas deseadas?
 
Iwar Werlen, profesor de Lingüística General en la Universidad de Berna, declaró a swissinfo.ch que los suizos de expresión alemana prefieren utilizar, en general, el francés o el Inglés, antes que el alemán, cuando el dialecto no es una opción.

"Hasta cierto punto, esto tiene que ver con el hecho de que en las escuelas secundarias de la Suiza de habla alemana se utiliza el idioma alemán como lenguaje escrito, y la gente realmente no ha aprendido a hablarlo en situaciones cotidianas", precisó.
 
"También está el hecho de que, aunque los suizos no gustan de los alemanes, los admiran por su ‘mejor’ forma de hablar el idioma. Los suizos piensan que nunca van a hablar tan bien, así que mejor no hablan en absoluto en esa lengua".
 
Esta fue una razón por la que los directores cantonales de educación decidieron promover el uso del idioma alemán en las escuelas. Ellos no tienen jurisdicción sobre los jardines de infancia, pero algunos cantones fueron inspirados por la decisión de introducir un poco de alemán también en ese nivel.

 
"La idea básica era que se debería hablar más alemán en las escuelas de tal manera que los niños se acostumbraran a hablarlo, en lugar de simplemente leerlo y escribirlo", explicó Werlen.

Cambian de un idioma a otro, como jugando

Y según él, cuanto más pronto los niños empiecen, mejor.

"Investigaciones en jardines de infancia de Basilea y Liestal encontraron que los niños no tienen ningún problema con el cambio. La mayoría ya conoce algo de alemán de la televisión, y luego simplemente lo usan. Y si no saben la palabra en alemán, utilizan la palabra en dialecto. Para ellos esto es una diversión, y no un problema".

Corresponde al maestro o maestra hacer una clara distinción entre las dos formas de habla, asegurarse de que no se confundan. "Lo que es difícil para los niños es cuando el enseñante cambia de una forma a otro sin razón", dijo.
 
Guggenbühl subrayó que si los niños han de tener un buen fundamento lingüístico, se necesita enseñarles el suizo- alemán: este dialecto tiene su propia gramática, vocabulario y expresiones, y los maestros deben prestar atención a ello.

Pero Werlen dice que incluso en los institutos de formación docente no hay discusión sobre la naturaleza del dialecto y que ésta es la mayor carencia.

Integración y cohesión

Una iniciativa a favor de dialecto en el cantón de Lucerna utiliza una imagen de un niño con el rostro pintado como una bandera suiza.
 
"El dialecto suizo-alemán desempeña un  papel central en la integración de los extranjeros", dice su página web.
 
"En Suiza usted es aceptado solo si habla suizo-alemán", dijo Guggenbühl a swissinfo.ch. "Si usted habla alemán no es aceptado".
 
Eso puede ser cierto en la Suiza de habla alemana, pero Suiza tiene otros tres idiomas nacionales.
 
Foro Helveticum, una asociación independiente que promueve el debate sobre cuestiones de la vida pública, difundió hace pocos años un estudio sobre el dialecto suizo-alemán, la identidad local y la cohesión nacional.
 
"La conclusión fue que la identidad local es muy importante, por lo que es cierto que tiene que fomentarse el dialecto, pero la cohesión nacional es también muy importante", dijo Paolo Barblan, director del Foro Helveticum. a swissinfo.ch.
 
"Muchas personas de las regiones de Suiza en las que no se habla alemán dicen que las cosas han cambiado en los últimos 20 años. En aquel entonces, un suizo germanófono cambiaba automáticamente al alemán si la otra persona no sabía dialecto. Ahora siguen hablando en dialecto, y simplemente no se dan cuenta que el otro no los entiende".
 
Barblan añadió: "Una razón es que los suizos de habla alemana se sienten ahora mucho menos cómodos al hablar en alemán que en el pasado”.

Idiomas en Suiza

Lenguas habladas, en porcentajes, según el Censo Federal de 2000:
 
Lenguas nacionales:
 
Alemán: 63.7%
Francés: 20.4%
Italiano: 6.5%
Retoromano: 0.5%
 
Lenguas no nacionales:
 
Serbio y croata: 1.4%
Albanés: 1.3%
Portugués: 1.2%
Español: 1.1%
Inglés: 1.0%
Turco: 0.6%
Tamil: 0.3%
Árabe: 0.2%

End of insertion

Lenguas nacionales suizas

Son alemán, francés, italiano y retoromano.

Las formas habladas del alemán en Suiza y en Alemania se diferenciaron en la época medieval.

El dialecto suizo-alemán hablado es ininteligible en gran medida en la mayor parte de Alemania.

Hay tres divisiones principales del dialecto suizo-alemán en Suiza.

Aparte de una ligera diferencia en el acento y el vocabulario, el francés hablado en Suiza es similar al de Francia y a la lengua escrita.

Sin embargo, la lengua hablada originalmente al oeste de Suiza no era francés, sino el franco-provenzal, que fue hablado también al este de Francia y al norte de Italia. Sobrevive, con dificultad, en dialectos locales, de los que existe en una gama de variaciones locales.

La Suiza de habla italiana, en el cantón del Tesino y partes del cantón de los Grisones, usa el italiano estándar, pero en privado muchos hablan un dialecto de la Lombardía occidental, la lengua inoficial del norte de Italia. Este dialecto existe en muchas variaciones locales.

El retoromano, hablado en algunas partes del cantón de los Grisones, existe en cinco formas habladas, conocidas como 'idiomas', cada una con una versión escrita. Los ‘idiomas’ también tienen sus propios dialectos. Una lengua escrita artificialmente, el romanche Grischun, fue introducida como modelo estándar en 1982 y es utilizada en los documentos oficiales.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.