Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Medicina antroposófica, de Suiza al mundo

Goetheanum, cerca de Basilea, está considerado como la meca de la medicina antroposófica.

(picswiss.ch)

Michaela Glöckler, directora de la sección médica del Goetheanum, sede mundial y cuna del movimiento antroposófico en Dornach, cerca de Basilea- visitó Chile para desarrollar un postgrado en esta disciplina.

swissinfo conversó con ella sobre las razones que -a su juicio- explican el auge de esta medicina y el interés que está suscitando entre profesionales y pacientes de diversos países.

Con una placidez poco común para los santiaguinos –son las 14.30 de un ajetreado y caluroso lunes laboral– Michaela Glöckler saluda a todo aquel que se le acerca, antes de comenzar su conferencia 'Cómo enfrentar las dificultades de la vida, según la mirada de la antroposofía'.

Se trata del único coloquio abierto al público que esta pediatra nacida en Alemania y radicada en Suiza desde hace más de veinte años ofrece en Chile.

El resto del tiempo lo dedica al Curso Internacional de Medicina Antroposófica (IPMT), auspiciado por el Ministerio de Salud chileno, al que asistirán médicos y estudiantes universitarios locales y extranjeros. Y es que Michaela Glöckler es una autoridad en la materia.

Ha dedicado toda su carrera a esta disciplina, ha escrito varios libros y dirige la sección médica del Goethenaum, lugar de origen y sede mundial de la Sociedad Antroposófica, fundada en Donarch (en las afueras de Basilea) por el filósofo Rudolf Steiner y la doctora Ita Wegman, en 1921.

Esta práctica está bastante desarrollada en Suiza, explica Glöckler a swissinfo: existen tres hospitales (uno oncológico y dos con diferentes especialidades) y asociaciones que agrupan a los profesionales que la practican -médicos y terapeutas artísticos- y a sectores relacionados, como farmacias y centros de pedagogía curativa.

A pesar de ser considerada una terapia complementaria, quienes la ejercen deben ser médicos titulados.

Pequeños, pero motivados

La medicina antroposófica se ha propagado a 60 países, y el IPMT se dicta en lugares tan diversos como India, Japón, Brasil, Estados Unidos, Filipinas, Polonia, Ucrania, Cuba, Argentina y Chile.

A este último, Michaela Glöckler ha viajado en siete ocasiones, para dar conferencias sobre temas vinculados a este método.

"Las primeras veces que vine, en los años 80, la medicina antroposófica no estaba desarrollada, aunque había un colegio Waldorf, que son aquellos que siguen los principios de Rudolph Steiner, y otros lugares donde se hacía algo de educación terapéutica", afirma.

Además, recuerda que "existía una comunidad muy pequeña, pero bastante comprometida, de gente que convergía en torno a las ideas nuevas de la antroposofía".

No pasó mucho tiempo hasta que algunos médicos locales interesados en el tema se pusieron en contacto, primero con sedes en Latinoamérica y luego con la casa matriz en Dornach.

"Diría que están comenzando -muy bien, por cierto; ha habido unos pocos doctores pioneros que han impulsado el tema, y ahora, con esto, estamos empezando a conformar un nuevo movimiento. Veo gran interés y una alta motivación y eso me tiene muy entusiasmada", relata.

En efecto, enfatiza, "si yo y otras personas de Europa estamos aquí es porque hubo especialistas chilenos que nos invitaron a participar, a ampliar el conocimiento, a difundir e intercambiar información".

Cinco años de formación

En los 12 países en que se realiza, el IMPT tiene una duración de cinco años, divididos en tres etapas. La primera es una semana de entrenamiento intensivo en que los participantes conocen los fundamentos de esta medicina.

"En el fondo, es una introducción muy condensada para que puedan decidir si esto realmente les gusta. Y también una oportunidad para desarrollar sus facultades de observación, para ver al paciente de una manera más integral, conocer terapias artísticas, conseguir bibliografías y recomendaciones", apunta.

Una vez concluida esta fase, los estudiantes reciben los lineamientos para iniciar sus estudios en forma individual, con libros y ejercicios prácticos, entre otros. "La antroposofía está basada en la autonomía, así que es muy importante desarrollar la capacidad para trabajar bajo el propio control".

En la tercera y última etapa se profundizan temas, prácticas y se buscan nuevas formas de tratamiento con un mentor. Después de dos años, se postula al certificado internacional emitido por el Goetheanum.

"Son cinco años en total, pero los que quieren ir más rápido pueden viajar a otros países y tomar los bloques de entrenamiento o una mentoría", acota la especialista.

¿En Boga?

Michaela Glöckler piensa que hay varias razones por las que esta disciplina ha tomado cierta fuerza durante los últimos años. Entre ellas, "que la medicina convencional ya no es tan exitosa como la gente pensaba hace 30 años, pues no ha logrado identificar las verdaderas necesidades de los pacientes".

Y como no se sienten satisfechos con lo que están recibiendo, buscan alternativas en las terapias complementarias.

Además, la gente hoy en día tiene más conocimiento sobre estos métodos y entiende que no son sólo para quienes no pueden costear un tratamiento tradicional. De hecho, destaca la especialista, la medicina tradicional está incorporando cada vez más herramientas provenientes de los sistemas complementarios.

"Y eso, por supuesto, trae a discusión prácticas como la medicina antroposófica, uno de los sistemas complementarios más nuevos que recién ahora está iniciando su desarrollo en varios países. Apenas tenemos 80 años", remata Michaela Glöckler. Su próximo destino después de Chile es Bangalore, en India.

swissinfo, Mariel Jara, Santiago de Chile

Seminario de pedagogía curativa en Chile

Entre 21 y el 31 de enero se efectúa en Santiago un seminario de pedagogía curativa, dictado por dos especialistas suizos:

Barbara Hasselberg, ex directora del Hospital Sonnenhof, en Berna, y Eduard Hasselberg, experto en el método de enseñanza Waldorf, basado en los principios de la doctrina de Steiner.

Fin del recuadro

Medicina antroposófica

Fundada por el Dr. en filosofía Rudolf Steiner (1861-1925) y la doctora Ita Wegman (1876-1943), esta disciplina vincula de manera racional la medicina convencional con la visión integradora de los métodos complementarios.

La primera clínica de esta corriente –hoy llamada Ita Wegman Klinik- fue creada por ellos en 1921 en Arlesheim, Suiza.

Las enfermedades son vistas como una oportunidad para 're-evaluar' nuestros hábitos, forma de vivir y de ser. A través de ellas, el paciente debe lograr un aprendizaje personal y encontrar en sí mismo las fuerzas de sanación, tanto en lo físico, como anímico y espiritual.

Para ello tiene que poder responderse preguntas como: ¿Qué significa la enfermedad para mí? ¿En qué el contexto familiar, laboral y social surgió?

Se basan en un concepto salutogénico, es decir, enfocado a preservar la salud y el bienestar, en lugar de centrarse sólo en atacar los síntomas de una enfermedad.

Fin del recuadro

Tratamientos

Están orientados a estimular las propias fuerzas de sanación. Por lo general, usan medicamentos derivados del reino vegetal, mineral y animal.

Ello se complementa con terapias propias de esta medicina, como la euritmia curativa (terapia del movimiento) la terapia artística (pintura y modelado), de baños y aplicaciones externas, la musicoterapia, el masaje rítmico, la cabalgata terapéutica y la terapia biográfica, entre otras.

Fin del recuadro

Goethenaum

Sede de la Sociedad Antroposófica. Rudolph Steiner lo bautizó así en honor a Goethe, a quien admiraba por sus ideas y postulados.

En 1922 el primer edificio de madera fue destruido por un incendio y en su lugar se construyó otro de cemento armado, convirtiéndose en un modelo de arquitectura expresionista.

Hoy es el centro neurálgico del movimiento mundial antroposófico, al que cada año acuden millares de visitantes.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









Teaser Longform The citizens' meeting

«ALZATE LE MANI PER IL MIO COMUNE!»

The citizens' meeting