Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Prohibición de bailar en Viernes Santo

En siete cantones suizos las discotecas este fin de semana permanecen cerradas.

(Keystone)

Al menos en siete cantones de Suiza existe esta prohibición. No obstante, este 2009 Lucerna levanta la interdicción establecida desde hace 500 años.

Los amantes de la danza en los estados de Uri, Obwald, Schaffhausen, Basilea-Campaña, Solothurn, Appenzell Rhodas Interiores y Neuchâtel deben respetar este día dedicado en la religión al duelo por la muerte de Cristo.

La razón de la interdicción es, por su puesto, la celebración del aniversario de la muerte de Cristo este Viernes Santo, aunque también en algunos lugares la orden rige para el sábado.

En el cantón de Appenzell, la orden es para toda la Semana Santa y en Neuchâtel durante tres de estos días festivos, aunque un referéndum local el 17 de mayo próximo podría dar un giro a esta severidad.

Relación histórica

"El predomino histórico de la religión ha tenido una fuerte influencia en la vida pública. En algunas regiones helvéticas aún es evidente este influjo del pasado", indica al respecto el etnólogo Paul Hugger.

Pero la Suiza de hoy dista mucho de aquella estricta de la del siglo XVIII, cuando la relación entre el estado y la iglesia era muy estrecha. La transformación de este modelo inició con el impulso ecuménico en la sociedad helvética, según explica Urs Altermatt, profesor de Historia de la Universidad de Friburgo.

En el cantón de Zúrich, donde el protestantismo rigió con rigor, aún hay limitaciones parciales para bailar en estos días. Manifestaciones ruidosas de cualquier índole no están permitidas, aunque se permiten algunas en el exterior, con un máximo de 500 personas. El cantón del Jura también se siuen esas reglas.

Regulación por el respeto a la tranquilidad

"La presentación de una solicitud a las autoridades para organizar una lotería pública o un baile es necesaria debido a la legislación sobre actos públicos en periodos vacacionales", explica Boris Rubin, abogado del servicio de profesiones y artes del cantón del Jura.

La prohibición de bailar es regulada a través de leyes relativas al tiempo de entretenimiento en muchos cantones, principalmente en la parte germanófona de Suiza. Las autoridades estatales indican que, en realidad, este tipo de prohibiciones no se imponen en la actualidad a causa de los festejos religiosos, sino con el fundamento de la protección a la paz y al silencio, en un país, cabe decir, donde incluso en las zonas urbanas hay reglas para evitar el ruido a medio día, durante el almuerzo, y a partir de las ocho de la noche.

Al respecto, Hugger indica que "se trata de un viejo concepto el de regular los tiempos de diversión y de silencio por las autoridades, aunque cada vez se produce menos este control en la sociedad actual".

Por un voto, levantada la orden en Lucerna

En el caso de Lucerna, un cantón mayoritariamente católico, se acaba de aceptar el 9 de marzo pasado que se levante la prohibición de bailar el Viernes Santo, el Domingo de Pascua, en domingo de Pentecostés, en Navidad y el Miércoles de Ceniza.

Aunque, cabe decir, que apenas por un voto se inclinó la asamblea parlamentaria cantonal por el sí, con 51 votos a favor y 50 en contra. De este modo terminó la orden en vigor desde 1428 y así, en estos días de recogimiento, aquellos que busquen un poco de movimiento, podrán asistir a su discoteca preferida.

swissinfo, Simon Bradley
(Traducido por Patricia Islas Züttel)

Cosa de brujas

En Suiza, Ginebra discutió una prohibición de la danza en 1539 y Berna, en 1573. Las regiones católicas del país eran más tolerantes que sus vecinos protestantes.

Los señores de la Iglesia publican hasta el siglo XVII panfletos en los que escriben sus consideraciones sobre la danza como elemento de rito y adoración del diablo. El baila fue un indicio también para reconocer a una bruja.

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×