Suiza, maquinaria para el mundo

La industria de la maquinaria tiene un papel importante en la economía helvética. Keystone

La maquinaria y la electrónica suizas constituyen actualmente el segundo pilar de la industria nacional; y fue tal su crecimiento en el siglo XX, que hoy exportan el 85% de su producción anual

Este contenido fue publicado el 16 junio 2004 - 08:27

Hay 290 empresas en este subsector económico que genera casi 400.000 empleos permanentes

Dicen que “la necesidad es la madre de la inventiva”. Lo cierto es que a la industria suiza el refrán le fue bien.

Las guerras napoleónicas provocaron un aislamiento en Europa que hizo prácticamente imposible durante algunos años la importación de maquinaria y equipo para Suiza.

Por ello, a partir de 1806, la empresa Escher, Wyss y Compañía comenzó a buscar sus propias fórmulas. Había llegado el tiempo de construir su maquinaria textil.

En 1810, le siguieron en el esfuerzo Joahann Jacob Rieter, con la fabricación de motores a diesel para los barcos, y Winterthur con la construcción de locomotoras en el año de 1834.

Había nacido la industria de la maquinaria helvética y continúo con tal ritmo que, a principios del siglo XX representaba la mitad de la economía del país.

Ya en el siglo XXI, el perfil económico cambió, pero la presencia de la maquinaria y la electrónica siguen siendo claves dentro de la actividad industrial, que es la segunda fuente de riqueza nacional.

Las cifras claves

Para darnos una idea de la talla de la industria de la maquinaria y la electrónica helvética, como parte de la serie: “Los sectores de Suiza” iniciada por swissinfo esta semana, diremos que genera ingresos anuales de 37.600 millones de francos suizos como mínimo.

Más aún, sus más de 290 empresas generan un total de 319.945 empleos fijos a nivel nacional, según datos a marzo de la Industria Suiza de la Maquinaria, Equipo Electrónico y Metales (SwissMEM).

El objetivo de todo el sector: facilitar el trabajo de otras compañías, permitirles un mejor perfil de producción a partir de la modernización tecnológica y de la reducción de tiempos y costos.

Actualmente hay maquinaria de todo tipo. De hecho, parte del éxito internacional que tiene Suiza en este sector se debe a su nivel de especialización, lo mismo hay equipo dedicado a la fabricación de alimentos, que a la forja de metales, la medición de alta precisión o la producción de aparatos electrónicos.

Sin embargo, dos de sus bienes “estrella” son los equipos y tractores dedicados a la recolección en el campo y, por supuesto, la maquinaria especializada en la fabricación de quesos y todo tipo de lácteos.

Altamente exportadora

Dada la envergadura de la industria de la maquinaria y la electrónica, sólo 15% de su producción se queda en el país; el 85% restante se exporta a otros mercados, especialmente de la Unión Europea, afirma la Oficina Federal de Estadística Suiza (OFS).

¿Quiénes le compran a los helvéticos?
Compañías de prácticamente todo el mundo, Francia y Alemania son los dos pases europeos que más demandan sus equipos, pero éstos tienen buena recepción también en Asia, el norte de África y América Latina.

Esto a ha permitido a Suiza colocarse como el quinto exportador de maquinaria del mundo, sólo antecedido por Japón, Alemania, Estados Unidos e Italia.

Protagonistas y números rojos

La lista de empresas suizas dedicadas a la maquinaria y la electrónica es larga, y su nivel de especialización también.

Sólo por citar algunas, CMA se dedica a la fabricación de maquinaria para la medición tridimensional; Negomat se ocupa de la compra-venta de maquinaria y herramienta para la fabricación de chapas de hierro; Informatique Industrielle, fabrica equipo industrial de precisión; FE Industries está dedicada a la metalurgia, Aevabacker a la calefacción.

Contrario a sus previsiones para el nuevo milenio, los números rojos han formado parte de los reportes financieros de muchas de estas compañías a partir del 2002.

Esto no se debió a una pérdida de competitividad del sector, sino a la conjunción de dos factores que han golpeado a los negocios de todo el mundo: una economía que marchó lenta y a un franco que se debilitó con respecto al euro y al dólar.

Sin embargo, SwissMEM confima que el sector comenzó a registrar buenas noticias a partir de enreo del 2004.

“Hay una recuperación neta de la demanda. Y con tal dinamismo, que la demanda de maquinaria aumentó 11,6% durante el primer trimestre del este año, lo que permitirá a las empresas aumentar sus ventas en al menos 3,3% a lo largo del año”, refiere.

swissinfo/Andrea Ornelas

Datos clave

La industria de la maquinaria y la electrónica en Suiza está conformada por 290 empresas que generan casi 400.000 empleos fijos.

Actualmente, este sector genera ingresos anuales por 37.600 millones de francos suizos anuales.

El 85% de la producción de maquinaria y electrónica helvética se exporta a Europa y otros países del mundo, sólo 15% se queda dentro del país.

End of insertion

Contexto

La industria de la maquinaria despegó en Suiza a principios del siglo XIX, como resultado del aislamiento económico y comercial que generaron las guerras napoleónicas. Los suizos decidieron que tenían que fabricar sus propios equipos.

La industria es el segundo pilar más importante de la economía helvética, y dentro de ésta, la maquinaria y la electrónica ocupan a su vez el segundo lugar en relevancia (luego de la industria química).

Los años 2002 y 2003 fueron de pérdidas para el sector, pero de acuerdo con la asociación de empresas de esta rama productiva, SwissMEM, el 2004 pinta mucho mejor, con una aumento en la demanda de sus productos de 11,4% entre enero y marzo.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo