Suiza, pionera en repatriación de fondos de dictadores

Jean-Claude 'Baby Doc' Duvalier, sentado, y su entorno son acusados del desvío de 100 millones de dólares. AFP

Suiza podría convertirse en líder mundial en la devolución de fondos adquiridos ilícitamente por los dictadores, según el nuevo jefe de la División de Derecho Internacional del Ministerio suizo de Exteriores.

Este contenido fue publicado el 12 mayo 2010 - 10:01

Valentin Zellweger se reunió en forma reciente con la prensa para informar sobre el proyecto de ley que contribuirá a la repatriación de los fondos adquiridos de manera ilegal y que están depositados en bancos suizos.

En los últimos 15 años, Suiza ha devuelto más de 1.7000 millones de francos depositados por aquellos que el texto del proyecto de ley denomina “personas políticamente expuestas”. Según Valentin Zellweger, esta suma representa la mitad del dinero devuelto en el mundo.

swissinfo.ch: ¿Cómo simplificará la nueva legislación el bloqueo y la confiscación de bienes ilícitos de los dictadores en bancos suizos y su restitución a las autoridades legítimas de los países concernidos?

Valentin Zellweger: El propósito de esta ley no es simplificar los procedimientos, sino completarlos. El dispositivo central de este texto es la posibilidad de confiscar sin necesidad de establecer procedimientos (judiciales) en otros países.

Actuamos sobre la base de presunciones muy claras. Si, por ejemplo, podemos probar un aumento exorbitante del capital de una persona políticamente expuesta y cuyo país es conocido por prácticas de corrupción, podemos pedir a esa persona que pruebe el origen legal de los fondos.

swissinfo.ch: ¿Por qué llevó tanto tiempo a Suiza elaborar una ley semejante?

VZ: Nuestras leyes actuales son eficaces, pero estamos cada vez más confrontados a estados débiles, que no pueden contribuir activamente a la asistencia judicial recíproca, que es la base de cualquier devolución de fondos robados. Esta nueva ley permite hacer frente a ese fenómeno relativamente reciente.

Como somos el primer país que desarrolló una ley semejante, no creo que se puede preguntar por qué tardó tanto tiempo. Otros países observan lo que hace Suiza en este campo, pero hasta donde yo sé, ninguno ha actuado.

swissinfo.ch: ¿Qué daño han causado a Suiza los casos de Duvalier y Mobutu?

VZ: Es difícil de evaluar. Simplemente, no queremos más casos como esos.

No habíamos podido resolver esos casos, porque los gobiernos respectivos no querían o no estaban en condiciones de ayudarnos debido a la debilidad de sus instituciones. Es lo que la nueva ley trata de evitar, a fin de que podamos restituir los fondos a las poblaciones afectadas.

swissinfo.ch: Incluso con una legislación más eficaz, ¿cómo podemos estar seguros de que los bancos suizos no son refugio para los dictadores y sus riquezas mal habidas?

VZ: Ningún país puede estar seguro. Somos el séptimo centro financiero del mundo, pero el número uno en la restitución de fondos. Se puede decir que Suiza es un líder en este campo. Pero nadie, de hecho, puede estar seguro, y por eso promulgamos esta nueva ley.

En los últimos años establecimos una legislación muy estricta sobre blanqueo de dinero. Y ha demostrado su eficacia, tenemos muchos menos casos.

Los intermediarios financieros deben estar muy atentos cuando reciben los fondos y saber exactamente quién está detrás del dinero. Si detectan cualquier movimiento sospechoso, deben alertar a las autoridades.

Hay un estudio reciente sobre el país donde es más fácil abrir una cuenta bancaria, Suiza no figura entre los primeros. Esto demuestra que el sistema funciona.

swissinfo.ch: Algunas ONG suizas reprochan al proyecto graves deficiencias y dicen que el mecanismo debería poder aplicarse aun sin la solicitud de asistencia de los países afectados. También solicitan una mejor supervisión de los fondos devueltos. ¿Cuál es su posición?

VZ: Algunos se quejan de que la ley no va suficientemente lejos y otros piensan que va demasiado lejos. Creo que estamos realmente en el medio y hemos elegido el camino correcto. Exigimos la asistencia judicial recíproca porque si no lo hacemos, el país afectado no tendrá ninguna motivación para presentar una solicitud. Dirá más bien “Suiza hace todo el trabajo, ¿para qué nos movemos?” Y si no nos movemos, dirá: “Suiza no hizo nada”.

La idea es continuar sobre la base de un sistema que ha demostrado su eficacia. No tenemos ningún interés en socavarlo, queremos completarlo.

En la vigilancia, compartimos las opiniones de la sociedad civil. Este punto es absolutamente crucial y estamos seguros de que el sistema que estamos construyendo funcionará bien, porque proporcionará soluciones. No queremos una solución única para todos, que hubiera sido difícil de implementar.

swissinfo.ch: La nueva ley se aplicaría a los 5,7 millones de dólares en activos de Duvalier que siguen bloqueados en Suiza?

VZ: Es difícil de predecir ya que la legislación será presentada al Parlamento en las próximas sesiones de verano y otoño. Pero si se puede aplicar a los fondos de Duvalier, creo que el Gobierno tratará de hacerlo.

Simon Bradley, swissinfo.ch
(Traducción: Marcela Águila Rubín)

Nuevo proyecto de ley

Mobutu. La necesidad de cambiar la ley se hizo evidente con los casos de los fondos depositados en Suiza por el ex presidente de Zaire, Mobutu Sese Seko, y por la familia del dictador haitiano François Duvalier.

Confiscación. La nueva ley autoriza al Tribunal Administrativo Federal el decomiso de los bienes congelados que hayan sido adquiridos ilegalmente, si el país no puede establecer un procedimiento legal para la restitución. Estos fondos podrían utilizarse para financiar programas que beneficien a la población local.

Entrada en vigor. Bajo la nueva ley, corresponderá al depositario demostrar el origen de los fondos y no a la parte demandante, el robo de los mismos. Si la nueva ley es aprobada por el Parlamento y un posible referéndum, entrará en vigor a principios de 2011 lo más pronto.

End of insertion

Casos de fondos de dictadores en Suiza

Marcos, Filipinas (1986 - 2003): 684 millones dólares devueltos al país.

Abacha, Nigeria (1999-2005): 700 millones de dólares regresaron al país.

Montesinos, Perú (2002-2006): 92 millones de dólares regresaron al país.

Angolagate, Angola (2000-2005): 21 millones millones restituidos al país.

Kazajstán (1999-2007): 84 millones (60 millones de personas siguen congelados)

Salinas, México (1996-2008): 74 millones dólares devueltos al país.

Mobutu, Congo (1997-2009): 6,7 millones devueltos a los herederos de Mobutu.

Duvalier, Haití (1986-2010): 5,7 millones siguen congelados.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo