Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza, un mercado atractivo para la moda española

Mango tiene doce tiendas en Suiza, incluida la que prevé abrir en el aeropuerto de Zúrich.

(Keystone)

La industria textil ibérica, cercada por la férrea competencia asiática, se reinventa a través de productos con mayor valor añadido.

Suiza le resulta un mercado interesante porque se caracteriza por una clientela fiel en tiempos de desaceleración económica, razón que lleva a las principales firmas españolas a aumentar su presencia helvética.

Los hogares suizos destinan un 4,4% de su presupuesto mensual a adquirir ropa, según cifras de la Oficina Federal de Estadística.


En la práctica esto significa un presupuesto de 3.500 francos suizos anuales listos para repartirse entre las ofertas de los aparadores.
Históricamente, los suizos son fieles a los productos 'de casa', que representan 65% de su guardarropa.

Sin embargo, de 10 años a la fecha, están cada vez más abiertos a adquirir textiles de otras latitudes, siempre que éstos ofrezcan calidad, ya que su patrón de consumo no cede exclusivamente ante el factor 'precio bajo'.

España es, de hecho, uno de los mercados cuyos productos más interesan a los suizos. La importación de prendas de vestir españolas se ha multiplicado por cuatro durante la última década, según da cuenta la balanza de pagos de Suiza en 2007.

Una trayectoria que las empresas españolas quieren aprovechar en un periodo en el que el mercado internacional las obliga a 'renovarse o morir'.

Valor añadido

La textil es la quinta actividad más importante del espectro industrial español, con ventas del orden de los 12.460 millones de dólares anuales.

Sin embargo, a partir del 1 de enero del 2005, sus reglas de juego cambiaron al concluir el sistema de cuotas de entrada de ropa fabricada en China.

Para el Consejo Intertextil Español (CIE), la globalización, favorecida por la citada eliminación de cuotas y la creciente competitividad asiática, obligaron a España a hacer las cosas de otra manera.

Algunas de las acciones emprendidas son acentuar la especialización, a través de la búsqueda de nuevos tejidos y estampados; deslocalizar algunos de sus procesos (llevando las fases iniciales de producción a Asia, Marruecos o Turquía, donde los costes son menores que en España), y sobre todo, al ofrecer valor añadido en sus textiles a través del diseño y los complementos.

Aunque 8 de cada 10 empresas textiles son muy pequeñas (menos de 10 empleados) y realizan un trabajo artesanal, existen también los gigantes que, además de competir 'en casa', salen a ganar terreno al extranjero.
Dos de las marcas más representativas de este último segmento son Zara y Mango, para las que Suiza se perfila como un mercado atractivo.

Capacidad de reacción

Mango anunció el pasado 7 de mayo la apertura de una nueva tienda en el aeropuerto de Zúrich. Un local de 108 m2 que se convertirá en su sucursal número 12 en territorio helvético, donde se estableció a partir de 1999.

Zara llegó en 2002 y, en su caso, eligió la Place du Molard, en Ginebra, para montar una primera tienda de 2.000 m2 tras la cual abrió nuevas sucursales en Zúrich y Basilea en 2003.

Zara forma parte del grupo Inditex y fue fundada por Amancio Ortega, un septuagenario empresario español que se cuenta entre las 25 fortunas más abultadas de Forbes.

Mango, por su parte, es timoneado por Isak Andic y compite por el mercado de las prendas de vestir para un público joven, de ambos sexos.

La estructura operativa de ambas compañías llama la atención en Suiza porque tiene una capacidad de reacción de cara al cliente mucho más ágil que en el país alpino.

Las tiendas reciben nuevos modelos al menos una vez por semana, rotación que percibe el público y que lo lleva a visitar las tiendas con frecuencia.

Zara, en particular, ha sido igualmente alabada y criticada dentro de la industria del vestido por reproducir en sus tiendas versiones 'low cost' de creaciones de alta costura que desfilaron por las pasarelas de París, Londres o Milán sólo 30 o 40 días antes.

Mango, por su parte, ha sabido captar el nicho de la mujer joven y urbana.

¿Por qué Suiza?

¿Por qué tendría que interesar a los textiles españoles un mercado como el suizo si actualmente representa, según cifras de la Secretaría de Estado de Economía (Seco), menos de 3% de sus exportaciones?

Primero, porque como se citó ya, la tendencia del comercio textil España-Suiza crece geométricamente.

Segundo, como señala la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Berna, porque Suiza es un mercado consumidor estable, lo que le hace especialmente valioso en tiempos de volatilidad o recesión dentro de los mercados internacionales.

El 2008 será aún un buen año en términos de resultados económicos para Suiza y el resto del Viejo Continente, pero el 2009 dará un viraje por el impacto de los 'subprime' (créditos hipotecarios estadounidenses de alto riesgo) en la economía mundial.

Resultado: la economía española crecerá 1,1% el año entrante, en lugar del 2,4% original. Suiza, por su parte, verá crecer su Producto Interno Bruto (PIB) 1,4%, en lugar del 2% previsto hace unos meses por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Menos crecimiento es sinónimo de menos empleo y menos dinero para gastar, razón por la que la mayoría de las empresas buscarán multiplicar aquellos clientes que mantienen su estatus de consumo incluso en los malos tiempos.

swissinfo, Andrea Ornelas

Contexto

Suiza mantiene en vigor tres acuerdos económicos con España: Acuerdo de Libre Comercio (1972), Acuerdo para Evitar la Doble Tributación (1966) y los Acuerdos Bilaterales entre Suiza y la UE (1999).

En España, la industria textil es la quinta actividad económica más importante después de: alimentación, bebidas y tabaco; coquería, refino de petróleo y químicas; material de transporte; y fundición, transformación y venta de metales.

Las dos cadenas españolas con más presencia en el mercado suizo son Zara y Mango. La primera tiene 1.412 tiendas en 70 países; la segunda, posee 1.001 tiendas en 84 naciones.

Fin del recuadro

Datos clave

La venta de textiles suizos sumó 4.340 millones de francos suizos en 2007.

La importación de prendas españolas alcanzó 302 millones de francos suizos durante ese lapso.

La industria textil española está conformada por 10.200 empresas y da empleo a 280.000 personas.

Mango tiene 12 tiendas en Suiza y Zara cuenta con 10.

Fin del recuadro


Enlaces

×