Navigation

Skiplink navigation

Suiza a la Eurocopa 2004 en Portugal

Hakan Yakin celebra su gol ante Irlanda, a los 6' de juego, en Basilea. Keystone Archive

El fútbol helvético vuelve, después de 1995, a una cita continental tras el convincente 2 a 0 frente a Irlanda, en el estadio Sankt Jakob de Basilea.

Este contenido fue publicado el 11 octubre 2003 - 20:37

Un impresionante marco humano de rojo y blanco festejó la victoria del plantel dirigido por Köbi Kuhn.

Los goles de Hakan Yakin y de Alexandre Frei pusieron la rúbrica en el pasaporte obtenido por la selección suiza al término de 95 minutos intensamente disputados contra un incansable equipo de Irlanda.

15 puntos en ocho partidos en el grupo eliminatorio número 10 avala su condición de primero y su paso directo a la cita que entre el 12 de junio y el 4 de julio del 2004 reunirá en Portugal a lo mejor del balompié continental en la Eurocopa.

Su única derrota la sufrió ante la selección de Rusia (1-4), equipo que quedó segundo en el grupo.

Experiencia y talento

El andamiaje futbolístico de Kobi Kuhn está basado esencialmente en la combinación de la experiencia de jugadores como Chapuisat, Vogel, Müller, Wicky, los hermanos Hakan y Murat Yakin, entre otros, con la fuerza y la vivacidad de nuevas figuras como Frei, Magnin, Stracella, por citar algunos.

Si fortaleza mental, solidaridad, modestia y conocimientos futbolísticos llegan a aliarse, como en este sábado, la selección suiza de fútbol estárá en condiciones de dar más de una sorpresa en la Eurocopa 2004.

Regalo de cumpleaños

Unos 35.000 espectadores en el estadio de Basilea entonaron espontáneamente el “feliz cumpleaños” a Kobi Kuhn, a pocas horas de 60 aniversario natal.

Los jugadores dedicaron a su entrenador la victoria y la clasificación. Las muestras de aprecio y respeto de sus pupilos emocionó a quien hoy vuelve a poner en primer plano las posibilidades del fútbol helvético.

En todo caso, Köbi Kuhn ha reabierto el camino que Roy Hodgson inició en 1995.

Swissinfo, Juan Espinoza

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo