Navigation

Suiza busca una decisión salomónica en el caso UBS

Eveline Widmer-Schlumpf, ministra suiza de Justicia, abordó el tema este miércoles desde Berna. Reuters

El gobierno helvético “toma nota y acata” el fallo del TAF –que consideró ilegal la entrega de 90% de las coordenadas bancarias que UBS ofreció a Washington el verano pasado-, así que pide a EEUU reabrir el diálogo en este tema.

Este contenido fue publicado el 27 enero 2010 - 17:38

Berna enfatiza su interés por evitar un conflicto jurídico EEUU-Suiza y estima que un acuerdo revisado sería sometido a la aprobación del Parlamento helvético, podría ser la solución al problema.

El escándalo de evasión masiva promovida por el UBS entre sus clientes estadounidenses entre 2001 y 2007 se mantiene como una de las peores pesadillas del banco número uno de Suiza y del gobierno helvético.

Tras el acuerdo amigable alcanzado el verano pasado (19.08), el fuego parecía haberse extinguido. Berna y Washington habían tomado las riendas del problema y se llegó a un acuerdo extrajudicial, de carácter amigable, para transferir al fisco estadounidense (IRS), información sobre 4.450 cuentas de americanos en Suiza sospechosas de evasión.

El Tribunal Federal Administrativo (TAF) de Suiza puso nuevamente este expediente de cabeza este mes, al fallar en dos ocasiones, a favor de clientes del UBS que apelaron y se inconformaron por la transmisión de datos a EEUU.

El acuerdo amigable se tornó de un día al otro “ilegal” y ni el UBS ni el gobierno se atrevían a pronunciarse.

Este miércoles (27.01), las dudas se disiparon.

Reabrir el diálogo con EEUU

Eveline Widmer-Schlumpf, ministra de Justicia suiza, afirmó este miércoles (27.01) que el gobierno suizo “tomó nota y acató el fallo del TAF”, pero reconoció que implica prohibir la entrega de información confidencial a EEUU de 4.200 de las 4.450 cuentas pactadas en agosto pasado.

“Sólo sería posible entregar información en 250 casos, por lo que el gobierno suizo sigue convencido de que la sola manera de evitar la amenaza de un conflicto Suiza-EEUU con repercusiones mayores sobre la economía y la plaza financiera helvética es aplicar el acuerdo al que se llegó con UBS”.

Pero dadas las circunstancias y producto de un análisis del fallo emitido por TAF, continuó la ministra, el gobierno estima pertinente reabrir el diálogo con EEUU para exponerle nuestra situación y buscar soluciones.

Tras dialogar con Washington, un acuerdo podría ser retransmitido al Parlamento para su aprobación, con ello responderíamos a la recomendación que hizo el TAF de otorgar a los compromisos realizados un estatus legal que actualmente no existe por tratarse de un “acuerdo amigable”.

Del mismo modo, dijo, será de utilidad conocer información sobre las declaraciones voluntarias que recibieron –de clientes del UBS-durante la amnistía fiscal que aplicaron.

No abandonaremos al UBS

“No abandonaremos al UB a su suerte”, agregó Eveline Widmer-Schlumpf durante su encuentro con los medios.

Las voces que piden que se le permita resolver sólo el problema en el que se enfrascó olvidan que este conflicto no atañe sólo al banco, este expediente derivó en un problema jurídico entre dos estados, dijo.

“Es verdad que los antiguos responsables del UBS cometieron graves errores, pero ésta nos es una buena razón para dejar que este banco ponga en riesgo la estabilidad de la plaza financiera suiza íntegra”, agregó.

El gobierno se prepara para obtener “luz verde” del Parlamento con respecto al acuerdo con EEUU y serán las Cámaras las que decidan si el tema amerita un referéndum o no.

Desde un punto de vista estrictamente jurídico, dijo la Ministra, no es necesario, pero puede justificarse dicha consulta por razones políticas.

UBS asegura sus pasos

El UBS, por su parte, también rompió el silencio.

Esta mañana confirmó, en una entrevista publicada por el Tages-Anzeiger, que el banco no actuará solo.

“No entregaremos información confidencial alguna sobre nuestros clientes si no estamos obligados a hacerlo”, afirmó Kaspar Villiger.

El presidente del banco número uno de Suiza agregó que ni Oswald Grüber, director general de la institución, ni él, en su calidad de Presidente del Consejo, otorgarán información si esto es considerado ilegal.

“No podemos exigir a nuestros empleados que apliquen la ley al pie de la letra si nosotros no lo hacemos. El fallo del Tribunal Administrativo Federal hizo estallar en pedazos el compromiso (extrajudicial) que firmaron los gobiernos de Estados Unidos y Suiza y coloca ahora a nuestro país, y al UBS, en una posición compleja”, dijo.

Y sin un nuevo acuerdo entre gobiernos, no habrá solución al problema, citó.
La posición de Villiger responde a los comentarios que hizo el presidente del TAF, Christoph Blocher, el pasado viernes (22.01), al afirmar que fue UBS el que generó este problema y ahora debe asumir el costo de sus errores.

“El banco vive una nueva era y los responsables de esta crisis ya no están aquí, ahora hay que buscar soluciones y continuar”, puntualizó.

Andrea Ornelas, swissinfo.ch

UBS, ENTRE LA ESPADA Y LA PARED

2009

FEBRERO. FINMA ordena al UBS entregar al fisco de EEUU información confidencial sobre 255 clientes sospechosos de evasión. La acción viola el secreto bancario, pero se autoriza como estrategia para desactivar la presión sobre la plaza financiera suiza. Pese a ello, el fisco americano reacomete ese mismo mes y pide información sobre otras 52.000 cuentas.

MARZO. De cara a una presión creciente por parte de EEUU, Francia y Alemania, Suiza accede a reformar su secreto bancario para apegarlo a las reglas de la OCDE. Esto implica intercambiar información con otros gobiernos en casos de presunta evasión y no sólo cuando exista fraude fiscal probado.

ABRIL. El G-20 mantiene la presión y consigue que Suiza sea incluida en una ‘lista gris’ de paraísos fiscales que la OCDE está por anunciar.

AGOSTO. Berna y Washington llegan a un acuerdo para que el UBS transfiera información confidencial de 4.450 cuentas de clientes estadounidenses del UBS sospechosos de evasión. La información debe fluir en 12 meses.

SEPTIEMBRE. Suiza alcanza la firma de 12 convenciones fiscales bajo las reglas de la OCDE y consigue abandonar la ‘lista gris’.

2010

ENERO. El Tribunal Administrativo Federal (TAF) falla en dos ocasiones a favor de clientes del UBS que se inconformaron con la entrega de información confidencial de sus cuentas al fisco estadounidense.

End of insertion

CONTEXTO

El Tribunal Administrativo Federal (TAF) –basado en Berna y en operación desde 2007 en sustitución de diversas autoridades de interposición de recursos- tiene como misión fundamental garantizar el acceso a juicios para todo aquel inconforme con las decisiones tomadas por el gobierno o su administración.

Los fallos del TAF pueden ser apelados ante el Tribunal Federal (TF), la más alta instancia judicial suiza, siempre que se trate de temas de materia civil y derecho público. Sin embargo, en todo tema ajeno a estos dos dominios, el TAF es la “última instancia” y sus fallos son pues inapelables.

End of insertion

DATOS CLAVE

UBS transmitió ya al gobierno de EEUU coordenadas de 255 de sus clientes durante el primer trimestre de 2009.

En agosto pasado, Berna se comprometió a entregar a Washington información de 4.450 cuentas más.

Ya hay 600 expedientes listos para envío, pero nada ha sido entregado aún.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo