Navigation

Suiza seguirá cooperando con Bolivia

El bloqueo de carreteras, un medio de los campesinos para reclamar sus aspiraciones. Keystone

"La cooperación suiza ha aprendido a vivir y trabajar en situaciones de conflicto" afirma el coordinador residente de COSUDE, Peter Tschumi, refiriéndose a los sobresaltos sociales recientes en el país andino.

Este contenido fue publicado el 07 abril 2005 - 08:22

Bolivia dispone de grandes reservas de gas y la futura Ley de Hidrocarburos despierta muchas discrepancias.

Bolivia sufre una de las peores crisis de su historia porque el gobierno de Carlos Mesa y los sectores sociales no llegan a ponerse de acuerdo sobre dos temas de importancia inmediata: el monto que el país debe recibir por la venta de gas natural y la formación de una Asamblea Constituyente.

Bloqueos, manifestaciones, represión e inestabilidad han marcado últimamente la vida en el país andino, y creado además una comprensible inquietud no sólo en los inversores extranjeros sino también en la cooperación internacional.

Relativamente acostumbrados

Las situaciones de inquietud social en Bolivia ya no extrañan mucho a la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE), institución que desde hace 35 años realiza proyectos de desarrollo en aquel país cuyas dos terceras partes de los ocho y medio millones de habitantes viven en estado de pobreza.

"La cooperación internacional en sí no está gobernando Bolivia, eso quiero poner claro. Pero de alguna manera estamos involucrados en esta situación de incertidumbre. Hay que ver cuál va a ser el resultado a nivel de la macroeconomía tras la influencia del Fondo Monetario Internacional sobre el tratamiento de la famosa Ley de Hidrocarburos", señala el coordinador residente de COSUDE Peter Tschumi.

Tschumi considera que esa ley es importante para mantener cierta estabilidad económica y pone énfasis en la necesidad de que sea una ley consensuada, "un proyecto común para todo el país y económicamente viable" porque Bolivia depende de la inversión extranjera para comercializar sus recursos naturales, como el gas".

Polarización inquietante

¿Cuánto debe quedar en el país de la venta del gas? El gobierno propone que para no ahuyentar a los inversores sea 18% de regalías y 32% de impuestos deducibles y progresivos, pero los sectores sociales, sobre todo los campesinos militantes en el partido Movimiento al Socialismo (MAS) del dirigente cocalero Evo Morales y en otras agrupaciones similares exigen 50% de regalías.

Este pulso de fuerza retrasa la aprobación de la Ley de Hidrocarburos y, por ende, la posibilidad de apresurar la formación de una Asamblea Constituyente que de origen a una nueva Carta Magna más acorde con las realidades el país.

"Preocupa que esta polarización esté enmarcada en esquemas viejos: el MAS, representante de los pobres, de la población indígena; y al otro lado el presidente Mesa y sus aliados, los neoliberales, los partidos sistémicos, son muestras de división muy peligrosas, tienen su toque de racismo, lucha de ricos contra pobres".

"El diálogo entre los partidos sistémicos y el gobierno tiene que superarse, sino no creo que se pueda avanzar en otros royectos como la Asamblea Constituyente", precisa Peter Tschumi aludiendo al cuadro que parece dibujarse en la realidad boliviana.

La cooperación suiza no está en riesgo

COSUDE respalda muchos proyectos en el área rural, entre ellos los enmarcados en el fortalecimiento municipal y económico. A juicio de Tschumi, este tipo de conflictos no les preocupa demasiado.

"Nos dicen (los campesinos) que no nos preocupemos porque en las comunidades quieren paz, con excepción del Chapare y el Alto, donde se producen los bloqueos", señala el funcionario de COSUDE.

No obstante, reitera que su despacho tomaría las medidas de previsión necesarias "si la situación se vuelve más politizada, más complicada".

"Hay que negociar para encontrar resultados positivos. Reitero, Suiza seguirá cooperando pese a los riesgos de incertidumbre que se vive en Bolivia", afirma el coordinador residente de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación, Peter Tschumi.

swissinfo, Felix Espinoza R, La Paz

Datos clave

Bolivia es país de concentración de COSUDE.
Dos terceras partes de sus 8,5 millones de habitantes viven en estado de pobreza. La mayoría, en el área rural.
30% de su población es quechua, 30% aymará, 25% mestizos, 15% europeos.
95% profesa la fe católica.
Tiene un PIB anual de 2.300 dólares por persona.
Suiza contribuye a la reducción de la pobreza apoyando proyectos de Promoción económica con equidad y de Gobernabilidad y Democratización Local..
La cooperación bilateral de COSUDE se concentra en 21 países y regiones prioritarias, entre ellas Bolivia, donde ejecuta o respalda varios proyectos de ayuda al desarrollo.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.