Navigation

Suiza vuelve al semiconfinamiento

Los restaurantes, entre los más afectados por las medidas tomadas para evitar la propagación de casos de la COVID-19.. Keystone / Alessandro Crinari

El Gobierno ha anunciado el cierre de los comercios no esenciales y ha decretado el teletrabajo obligatorio, así como la ampliación de los cierres de restaurantes e instalaciones deportivas, en un intento por reducir los contagios por coronavirus.

Este contenido fue publicado el 13 enero 2021 - 15:05
swissinfo.ch/ip

El Gobierno no ha ordenado el cierre de las escuelas como durante la primera ola de la pandemia la pasada primavera. Sin embargo, ha declarado que los cantones pueden cerrarlas si lo consideran pertinente.

“El número de contagios se mantiene alto y el riesgo de un rápido recrudecimiento es posible con las nuevas variantes del virus, mucho más contagiosas. En vista de la tensa situación epidemiológica, el Consejo Federal ha decidido, en su reunión de este miércoles 13 de enero de 2021, adoptar medidas adicionales para combatir la propagación del coronavirus”, han señalado las autoridades.

Por una parte, se prolongan las medidas adoptadas en diciembre: los restaurantes, los establecimientos culturales, las instalaciones deportivas y de ocio permanecerán cerrados hasta finales de febrero.

Además, Berna ha decidido adoptar nuevas medidas para reducir drásticamente los contactos: a partir del lunes 18 de enero, el teletrabajo será obligatorio, las tiendas que no vendan productos de consumo diario tendrán que cerrar, las manifestaciones y reuniones privadas estarán sujetas a nuevas restricciones y se reforzará la protección de las personas vulnerables en el lugar de trabajo.

"No fue una decisión fácil, pero el Consejo Federal ante la situación epidemiológica actual decidió prolongar las medidasEnlace externo dictadas hasta ahora", indicó el presidente de Suiza, Guy Parmelin en la conferencia del 13 de enero de 2021. 

De acuerdo al ministro de Salud, Alain Berset, en febrero se espera una tercera ola de infecciones de la COVID-19 más dura que las dos anteriores.

Los días 11 y 18 de diciembre del año pasado, el Consejo Federal reforzó las medidas nacionales contra la propagación del coronavirus, y decretó el cierre de los restaurantes, de los establecimientos culturales y deportivos y de las instalaciones de ocio a partir del 22 de diciembre.

A pesar de este endurecimiento de las medidas, no se ha observado hasta ahora una clara tendencia a la baja. La situación epidemiológica sigue siendo extremadamente tensa: el número de contagios, hospitalizaciones y fallecimientos, así como la sobrecarga para el personal sanitario, sigue siendo muy elevada.

Nuevas variantes altamente contagiosas

Además, Suiza se enfrenta a dos nuevas cepas altamente contagiosas del virus. Esto aumenta el riesgo de un nuevo incremento del número de casos, que podría ser difícil de controlar. En varios países en los que las nuevas variantes se han extendido ampliamente, el número de casos ha aumentado considerablemente en las últimas semanas. El Consejo Federal no tiene pruebas de que la situación vaya a evolucionar de manera diferente en Suiza. Según las estimaciones iniciales, las nuevas variantes son un 50-70% más contagiosas.

El Gobierno considera que la situación es muy preocupante, aunque hasta la fecha no haya pruebas de que las nuevas cepas del virus sean más peligrosas o que causen formas más graves de la enfermedad.

Para evitar dentro de lo posible un incremento de los casos, el Gobierno de Suiza busca reducir considerablemente los contactos.

Teletrabajo obligatorio

Esa es la norma, pero si el teletrabajo no es posible o solo lo es parcialmente, deben decretarse otras medidas en el lugar de trabajo: a fin de proteger a los empleados, será obligatorio el uso de máscaras en los espacios reducidos donde trabaje más de una persona.

También se han adoptado medidas específicas para proteger a las personas más vulnerables. Concretamente, tendrán derecho al teletrabajo o a una protección equivalente en el lugar de trabajo. Cuando su profesión no les permita respetar las disposiciones de protección, el empleador deberá eximirlos de la obligación de trabajar y pagarles el salario completo. En esos casos, los empleadores tienen derecho a la prestación por pérdida de ingresos por COVID-19.

Los eventos privados se limitarán a cinco personas, incluidos los niños. Las reuniones en el espacio público también se limitarán a cinco personas.

La industria hotelera y de restauración ha pedido más apoyo desde que los cierres entraron en vigor en diciembre. El domingo pasado, la organización paraguas del sector advirtió que la mitad de los negocios de hoteles y restaurantes de Suiza quebrarán a finales de marzo si no reciben una compensación financiera inmediata.

Hay algo de luz al final del túnel. El martes, el órgano regulador de medicamentos Swissmedic autorizó el uso "inmediato" de la vacuna producida por la compañía Moderna. Suiza ha encargado 7,5 millones de dosis, 200 000 de las cuales llegan hoy al país.

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo