Navigation

Skiplink navigation

Tarea y contexto particular

Presidente de la Comisión de Coordinación del COI, Denis Oswald, vela por que los 38 sitios de las competiciones puedan acoger todas las pruebas.

Este contenido fue publicado el 09 julio 2004 - 13:31

A comienzos de mayo pasado, al final de su última visita oficial de inspección, el abogado suizo se declaró confiado y seguro. Entrevista.

swissinfo: Denis Oswald, ¿han logrado los griegos realmente recuperar el retardo y construir en 4 años lo que debían realizar en 7?

Denis Oswald: Se puede decir que sí. Porque prácticamente nada se hizo durante los tres primeres años que siguieron a la designación de Atenas como organizadora de los Juegos Olímpicos 2004.

Era un problema enorme porque había mucho que hacer. Atenas es una ciudad que no tenía un desarrollo estructural comparable al de otras ciudades que han acogido los Juegos en el pasado. Atlanta, por ejemplo.

En Grecia ha sido necesario construir o reconstruir todo: grandes vías de comunicación, metro, sistemas modernos de telecomunicaciones (fibra óptica) e incluso la red eléctrica.

swissinfo: ¿El hecho de que los Juegos del 2004 tengan lugar en Grecia, los convierte en algo especial para el COI?

D.O.: Todos los Juegos Olímpicos tienen su particularidad. Pero, los Juegos en Grecia representan un retorno a las fuentes, un recuerdo del origen de los Juegos y de su historia. Estoy seguro de que los griegos lograrán poner esto de relieve en las ceremonias de apertura y de clausura.

Entre otras cosas, incluso una prueba de atletismo tendrá lugar en el estadio antiguo, en Olimpia. Seguramente esto pondrá un pequeño toque mágico al acontecimiento.

Ud. preside la Comisión de Coordinación del COI en la organización de los Juegos de Atenas desde 2001. ¿Qué representa esta misión?

D.O: Es un tremendo desafío, y, sin duda, la tarea más difícil que haya tenido que realizar por cuenta del COI, dadas las circunstancias, el contexto particular de Grecia en el sentido histórico y político, y dados los retardos del comienzo.

Además, el hecho de suceder a la cabeza de la Comisión a quien se ha convertido en Presidente del COI, hace aún más ardua la tarea, aunque también más apasionante.

En los hechos debo decir que he aprendido mucho. Tanto en el plano técnico con los diversos expertos de la Comisión, como en los campos político y humano.

swissinfo: Ud. sucedió a Jacques Rogge en la presidencia de esta Comisión cuando él mismo sucedía a Juan Antonio Samaranch. ¿Vaciló antes de aceptar la propuesta?

D.O: Sí y no. Yo formaba parte de la Comisión y por consecuencia podía asegurar una cierta continuidad. La experiencia me tentaba pero temía no contar con suficiente disponibilidad ni tiempo para llevarla bien a cabo.

swissinfo: Ud. es uno de estos suizos que participan en las grandes decisiones mundiales relacionadas con el deporte. ¿Cómo explica la fuerte presencia suiza en estos cargos clave?

D.O: El presidente de la Comisión de Coordinación del COI, Denis Oswald, vela por que los 38 sitios de las competiciones puedan acoger todas las pruebas.

A comienzos de mayo pasado, al final de su última visita oficial de inspección, el abogado suizo se declaró confiado y seguro. Entrevista.

swissinfo: Denis Oswald, ¿han logrado los griegos realmente recuperar el retardo y construir en 4 años lo que debían realizar en 7?

Denis Oswald: Se puede decir que sí. Porque prácticamente nada se hizo durante los tres primeres años que siguieron a la designación de Atenas como organizadora de los Juegos Olímpicos 2004.

Era un problema enorme porque había mucho que hacer. Atenas es una ciudad que no tenía un desarrollo estructural comparable al de otras ciudades que han acogido los Juegos en el pasado. Atlanta, por ejemplo.

En Grecia ha sido necesario construir o reconstruir todo: grandes vías de comunicación, metro, sistemas modernos de telecomunicaciones (fibra óptica) e incluso la red eléctrica.

swissinfo: ¿El hecho de que los Juegos del 2004 tengan lugar en Grecia, los convierte en algo especial para el COI?

D.O.: Todos los Juegos Olímpicos tienen su particularidad. Pero, los Juegos en Grecia representan un retorno a las fuentes, un recuerdo del origen de los Juegos y de su historia. Estoy seguro de que los griegos lograrán poner esto de relieve en las ceremonias de apertura y de clausura.

Entre otras cosas, incluso una prueba de atletismo tendrá lugar en el estadio antiguo, en Olimpia. Seguramente esto pondrá un pequeño toque mágico al acontecimiento.

Ud. preside la Comisión de Coordinación del COI en la organización de los Juegos de Atenas desde 2001. ¿Qué representa esta misión?

D.O: Es un tremendo desafío, y, sin duda, la tarea más difícil que haya tenido que realizar por cuenta del CIO, dadas las circunstancias, el contexto particular de Grecia en el sentido histórico y político, y dados los retardos del comienzo.

Además, el hecho de suceder a la cabeza de la Comisión a quien se ha convertido en Presidente del COI, hace aún más ardua la tarea, aunque también más apasionante.

En los hechos debo decir que he aprendido mucho. Tanto en el plano técnico con los diversos expertos de la Comisión, como en los campos político y humano.

swissinfo: Ud. sucedió a Jacques Rogge en la presidencia de esta Comisión cuando él mismo sucedía a Juan Antonio Samaranch. ¿Vaciló antes de aceptar la propuesta?

D.O: Sí y no. Yo formaba parte de la Comisión y por consecuencia podía asegurar una cierta continuidad. La experiencia me tentaba pero temía no contar con suficiente disponibilidad ni tiempo para llevarla bien a cabo.

swissinfo: Ud. es uno de estos suizos que participan en las grandes decisiones mundiales relacionadas con el deporte. ¿Cómo explica la fuerte presencia suiza en estos cargos clave?

D.O: Hay un origen histórico. Pierre de Coubertin llevó el COI a la ciudad de Lausana, en 1915, porque Suiza era un país neutral. Desde entonces, la tradición ha querido que numerosos suizos sean regularmente llamados a asumir la responsabilidad en organizaciones internacionales, particularmente de carácter deportivo.

También, a menudo, los suizos son políglotas y, además, tienen el hábito de trabajar bien con mentalidades y culturas diferentes dentro de un mismo país. Pueden por lo tanto aplicar estas competencia en la escala internacional.

Interview swissinfo, Philippe Kropf y Mathias Froidevaux
(Traducción, Jaime Ortega)

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo