Navigation

Trágico accidente aéreo

Los restos del aparato están disperdados en un radio de 30 kilómetros. Keystone

71 personas, en su mayoría niños, perdieron la vida, al colisionar un Tupolev ruso y un Boeing 757 de carga, a 11.000 metros de altitud en la región del Lago de Constanza.

Este contenido fue publicado el 02 julio 2002 - 15:03

El desastre ocurrió poco antes de la media noche de este lunes (01.07.) durante un descenso de emergencia simultáneo, a unos 25 kilómetros al norte del Lago de Constanza, cerca de la frontera suizo-germana.

El Boeing 757 de Bashkirian Airlines efectuaba un vuelo entre Bahrein y Bruselas por encargo de la empresa de entrega inmediata DHL, mientras que el Tupolev 154 volaba de Moscú a Barcelona con 57 pasajeros y 12 miembros de la tripulación.

Un portavoz de la empresa bielorusa declaró que gran parte de los ocupantes del Tupolev eran niños y adolescentes en viaje de vacaciones a España.

Más de cien socorristas trabajan en un radio de más de 30 kilómetros, pero la búsqueda de las víctimas mortales entre los fragmentos es una tarea muy difícil considerando las características del desastre acaecido a semejante altitud y sobre una zona boscosa.

Dirección de Skyguide

Los dos aviones volaban bajo la orientación de la empresa suiza Skyguide, que por mandato de la Confederación se encarga de la seguridad del tráfico aéreo en el espacio civil y militar de Suiza, así como en el espacio aéreo extranjero que se le ha confiado en el sur de Alemania.

El servicio de control aéreo alemán (DSF) informó a su vez que el siniestro se produjo a las 23:35 de este lunes, cinco minutos después de que el centro basado en Frankfurt delegara la orientación en Skyguide.

Un portavoz de la empresa Skyguide, en Ginebra, confirmó la colisión ocurrida en el espacio aéreo controlado por el servicio de seguridad suizo.

No se descarta un error humano

Ulrich Müller, ministro de Tansportes del estado germano de Waden-Würtemberg, declaró que el piloto del Tupolev no respondió a las reiteradas instrucciones de Skyguide exigiéndole a volar a menor altitud para evitar un choque.

Esta información fue confirmada por Toni Maag, portavoz de Skyguide. "El piloto ruso no respondió y reaccionó sólo después de nuestro tercer llamado. Cuando el avión comenzó a descender ya estaba demasiado cerca del Boeing, que también había iniciado una maniobra de descenso de emergencia tras ser advertido por el sistema de alarma automático", precisó Maag.

De acuerdo al portavoz de Skyguide, ese movimiento no pudo ser controlado por los responsables del tráfico aéreo de su compañía. Una acción rutinaria derivó en drama. Maag reiteró que una orden de cambio de altitud se realiza, normalmente, en un minuto y medio, es decir, en un tiempo suficiente para evitar una eventual colisión.

El sistema de alerta instó a que el Boeing 757 tomara una acción evasiva, pero a pesar de los esfuerzos hechos por la tripulación no pudieron evitar el desastre provocado, aparentemente, por el malentendido, el caso omiso o la falla humana del piloto del Tupolev.

El accidente no causó daños personales en tierra, informaron las autoridades alemanas.

Las autoridades acopian todas las informaciones del caso para evaluar las razones que pudieron haber ocasionado este amanecer amargo en la región del Lago de Constanza, en la frontera compartida por Suiza, Alemania y Austria.

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo