Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, habla en Miami el 16 de junio de 2017

(afp_tickers)

El presidente estadounidense, Donald Trump, endureció este viernes la política de su predecesor Barack Obama hacia Cuba y prometió ayudar a la oposición al gobierno de Raúl Castro al que calificó de "brutal".

Trump se reunió con exiliados cubanos en Miami ante quienes dijo que revisará el acuerdo alcanzado por Obama y prometió apoyar a los opositores.

"A partir de ahora, estoy cancelando completamente el acuerdo unilateral con Cuba", dijo Trump en un pequeño teatro en la Pequeña Habana de Miami.

En la práctica, esa revisión sería limitada. Se mantendrán los lazos diplomáticos trabajosamente restaurados en 2015, no se impondrán nuevas sanciones comerciales y los cubanos conservan su derecho de viajar a Estados Unidos así como enviar remesas a la isla.

En cambio, se endurecerán las normas que rigen los viajes de estadounidenses a la isla, se prohíben negocios con empresas cubanas manejadas por militares y se reafirma el embargo vigente desde hace más de medio siglo.

"No queremos que los dólares estadounidenses vayan a parar a un monopolio militar que explota y abusa a los ciudadanos de Cuba (...) y no levantaremos las sanciones hasta que se liberen los presos políticos", prometió Trump.

Cuba denunció en un comunicado "las nuevas medidas de endurecimiento del bloqueo" y dijo que Trump se maneja con un "doble rasero" en cuestiones de derechos humanos.

No obstante el gobierno cubano se dijo dispuesto dialogar con Washington.

Trump estaba acompañado por disidentes y activistas célebres como Rosa María Payá y José "Antúnez" García Pérez, además de políticos locales y veteranos de la fallida invasión de la Bahía de Cochinos en 1961.

Principalmente, la nueva política impide cualquier transacción financiera con GAESA, un holding estatal cubano que de acuerdo con Washington beneficia directamente a altos jefes de las Fuerzas Armadas.

El apoyo a esta medida es monolítico, porque fuerza a los inversores extranjeros a entenderse directamente con los nóveles empresarios en la isla.

Ramón Saúl Sánchez, líder del moderado Movimiento Democracia que aboga por el levantamiento del embargo, dijo a la AFP que está "de acuerdo con este punto, porque desgraciadamente la economía cubana está tomada por los militares, que son una mafia".

- Agregando dientes -

La nueva política no revierte el acercamiento iniciado por Washington y La Habana en diciembre de 2014, sino que endurece sus términos.

Ahora, "Trump está agregando dientes a la política anterior de Obama", dijo Sánchez.

Sebastián Arcos, director asociado del Instituto de Investigaciones Cubanas de la Universidad Internacional de Florida, dijo que el cambio "no es radical"

"son ajustes simbólicos, aunque con un componente práctico, que es el de evitar que el dinero vaya a manos del gobierno", declaró a AFP.

El tono del discurso de Trump busca dar la impresión de que la reversión de la política de Obama es más drástica, interpretó Arcos, según quien el presidente en realidad "les está tirando un hueso a los cubanos del exilio para que se entretengan".

Trump ganó las elecciones en gran parte gracias al voto de los floridanos, en el que tuvo un papel crucial el apoyo de los cubanoestadounidenses.

Se ganó su favor cuando, antes de las elecciones, visitó Miami y prometió dar marcha atrás a la política de Obama, quien según el exilio cubano no fue suficientemente duro al exigir a Cuba un mayor respeto a los derechos humanos.

Modesto Castaner, un excombatiente de la Bahía de Cochinos presente en el teatro, dijo a la AFP que estaba satisfecho de ver que "Trump está cumpliendo su promesa".

"Lo que hizo Obama fue prácticamente todo en beneficio de los Castro, ¿pero a cambio de qué?", dijo el veterano de 75 años. "A nadie se preocupa la libertad de Cuba.

- Auditorías a los viajeros -

Uno de los mayores legados de Obama, fue la apertura de las relaciones diplomáticas con La Habana en 2015, tras medio siglo de ruptura.

Desde entonces, Washington ha estado abriendo un incipiente flujo comercial y permitió que los estadounidenses viajaran dentro de 12 categorías, ninguna de las cuales incluye el turismo.

Ahora, bajo el nuevo Memorándum Presidencial de Seguridad Nacional, el Departamento del Tesoro auditará tales justificaciones para viajar, cuando antes el viajero sólo tenía que dar su palabra.

Esta decisión fue criticada por el embajador de Cuba en Washington.

"Ya es oficial: estos son los nuevos enemigos de la política exterior estadounidense. Cuídense!", escribió José Ramón Cabañas en Twitter, junto a una fotografía de turistas paseando en La Habana.

Más de un cuarto de millón de estadounidenses visitó la isla en los primeros cinco meses de 2017, lo que representó un crecimiento de 145% frente a igual período de 2016, informó el miércoles un portal cubano citando fuentes oficiales.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP