Navigation

Un "Swiss Voting System" para los estadounidenses

El sistema de voto suizo como ejemplo. SwissVS

Experto en informática, Beat Fehr desea exportar el sistema de voto suizo a Estados Unidos para dar más seguridad a las elecciones estadounidenses.

Este contenido fue publicado el 29 septiembre 2004 - 20:59

A juicio suyo, el sistema permitiría al Gobierno norteamericano ahorrar muchos millones de dólares además de dar más confianza a los electores en el voto secreto y en la seguridad de las urnas.

El sistema suizo de la democracia directa exige a sus ciudadanos ir a las urnas por lo menos cuatro veces al año. Hacerlo para pronunciarse sobre asuntos que pueden ir desde una enmienda constitucional hasta la construcción de un centro de estacionamiento.

Según Beat Fehr, esta experiencia típicamente helvética puede servir a los intereses estadounidenses para evitar que se repitan los problemas surgidos en las elecciones del año 2000.

Cabe recordar que entonces se perdieron más de seis millones de votos -6% del total de los sufragios-, creando un caos sin precedentes (sobre todo en Florida) y sembrando así la duda en el resultado final y en el ascenso de George W. Bush a la presidencia.

'Swiss Voting System'

Beat Fehr creó su empresa «Swiss Voting System» en el mes de julio y considera que el sistema estadounidense está lejos de ser perfecto.

"En los últimos dos años han gastado 4.000 millones de dólares para mejorar su sistema de voto, por decisión del Congreso. Nadie está ciertamente satisfecho con los procedimientos del sufragio ni nadie confía plenamente en el sistema. Especialmente en lo que respecta a las posiblidades del voto electrónico".

El miércoles (29.09.), la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) indicó además que Florida no ha corregido aún las "debilidades" de sus sistemas de voto.

La OSCE enviará una delegación presidida por la parlamentaria suiza Bárbara Haering para supervisar las elecciones presidenciales estadounidenses de noviembre próximo.

Una oferta en forma de 'paquete'

Basándose en más de 1.500 horas de investigaciones sobre los sistemas electorales suizos, la sociedad basilense de Beat Fehr propone un sistema completo a sus potenciales clientes.

"Nuestro producto principal es un informe con ejemplos, cálculos exactos de costos y comparaciones con el modo de funcionamiento del sistema en Suiza", explica.

Fehr prosigue: "Nuestro segundo producto es nuestro logo que las oficinas de voto pueden emplear como etiqueta de calidad desde el momento en que siguen nuestras reglas. En fin, proponemos asimismo trabajo de consultoría".

A juicio del experto, el primer criterio del voto suizo es hacerlo de modo que cada ciudadano pueda depositar su papeleta de sufragio en la urna o enviarla por correspondencia.

La segunda norma se refiere al secreto y a la seguridad, mientras que la tercera regla principal rige el acceso a la información.

Con el fin de obtener un certificado de la sociedad 'Swiss Voting System', es obligatorio publicar los resultados -manuales electrónicos-, de cada oficina electoral.

"El resultado de la votación es más fiable si es fruto de la adición de los resultados de 200.000 oficinas electorales que de 51 estados", precisa Fehr.

¿Una idea arrogante?

Fehr admite que los estadounidenses pueden considerar que es arrogante la idea de recibir recomendaciones del extranjero. Pero insiste en que Suiza tiene ciertamente las claves que permiten mejorar el sistema de votación estadounidense.

Beat Ferh pretende que aun cuando el sistema de voto y el número de votantes en cada oficina electoral son idénticos en Suiza y en Estados Unidos, el elector suizo posee una clara ventaja.

Jamás hay colas de espera en las oficina de sufragio suizas, la media de tiempo para depositar su voto en las urnas es de un minuto y el escrutinio no dura más de tres horas. Y, a priori, no existe ningún medio para falsificar o introducir papeletas nulas en las urnas.

"Suiza es conocida por su exactitud y fiabilidad en sus productos y sus servicios. Como su chocolate, sus navajas militares o sus relojes, el sistema de votación suizo es igualmente muy apreciado entre la población", añade Beat Fehr.

Costos reducidos

El factor costos tiene un rol importante en la argumentación de Beat Fehr, quien está convencido de la conveniencia de su idea.

"Los costos se sitúan entre 25 y 40 dólares por elector en Estados Unidos, mientras que en Suiza no pasan de unos 2 francos; es decir, 20 veces menos".

Resta saber si Beat Fehr conseguirá ganar la partida.

"Aún quedan unos dos meses, concluye, hemos enviado más de 1.500 e-mails (mensajes electrónicoos) a los responsables de las elecciones estadounidenses pero apenas hemos recibido unas dos o tres respuestas".

swissinfo, Robert Brookes, Basilea.
(Traducción: Juan Espinoza)

Datos clave

El producto principal de la sociedad 'Swiss Voting System' (SVS) es un informe con ejemplos, cálculos exactos de los costos y comparaciones sobre el funcionamiento del sistema en Suiza.

El SVS propone un boletín para cada objeto de votación.

El SVS propone que los electores puedan depositar su boletín en la urna o enviarlo por correo.

El costo de una licencia individual del SVS es de 950 dólares.

End of insertion

Contexto

- La empresa basilense «Swiss Voting System» desea exportar el sistema de voto suizo a Estados Unidos y a otras democracias.

- Su director, Beat Fehr, está convencido de que ello permitiría a la Administración estadounidense ahorrar varios millones de dólares y dar más confianza al escrutinio.

- Desde el momento que una oficina electoral aplicase esas normas, podría utilizar el logotipo de la empresa como marca de calidad.

- Hasta ahora, su idea no ha seducido realmente en el otro lado del Atlántico.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo