Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Una exposición que rompe mitos

Vasijas celtas encontradas en Basilea.

(Keystone)

El Museo de Historia de Basilea desvela secretos sobre la cultura celta.

La ciudad suiza alberga uno de los sitios arqueológicos más importantes de esa civilización en Europa y la institución cultural presenta los resultados de los trabajos de rescate del asentamiento de 'Gaswerk'.

La muestra pretende contrarrestar los mitos y clichés que existen sobre los celtas en un momento en que esa cultura despierta un especial interés en Europa.

El sitio de 'Gaswerk' se descubrió en 1860, durante la construcción de un centro de almacenamiento de gas cerca de la plaza Volta, a orillas del Rin. El asentamiento, que tiene una extensión de más de 150.000 metros cuadrados, estuvo habitado entre los años 150 y 50 AC.

Historias del subterráneo

En 1989 se reanudaron las excavaciones y los trabajos han tenido que acelerarse en los últimos tiempos, merced a la prevista construcción en la zona, del periférico y de diversos proyectos arquitectónicos.

Los arqueólogos buscan reconstruir la vida de los celtas con ayuda de técnicas modernas y un enfoque interdisciplinario que integra el trabajo de geólogos, zoólogos y botánicos.

Los restos, a veces casi invisibles, y los hallazgos, en su mayoría poco espectaculares, son la base para conocimientos concretos acerca de las construcciones, la estructura social, la economía y la alimentación de los celtas.

Campesinos y artesanos

La muestra que presenta el Museo de Historia de Basilea permite la reconstrucción de la vida cotidiana de los celtas. Se conoce, por ejemplo, que entre grupos de casas de madera y barro se extendían huertas y campos de cultivo de trigo, mijo, cebada y lentejas.

Los celtas criaban ovejas, cabras, vacas y gallinas, pero su dieta cotidiana se basaba principalmente en el consumo de vegetales.

La mayoría de los habitantes vivía de la agricultura. Sin embargo, el hallazgo en zonas específicas de restos de carros, armas y adornos, dan testimonio de la existencia de grandes diferencias sociales.

Sin duda, una de las grandes incógnitas en torno a los celtas es su aspecto físico. La falta de representaciones gráficas ha impedido tener mayores informes al respecto.

Empero, la exposición da cuenta de la vestimenta celta. Los adornos y broches servían para ajustar las túnicas elaboradas en lino o en lana.


Evidencias y enigmas

El Museo expone productos artesanales elaborados en hierro, bronce, vidrio y barro que se han encontrado por toda la región. Además, los descubrimientos ponen en evidencia el estrecho contacto que existía entre los celtas establecidos en Basilea con comunidades de la misma cultura asentadas en otras regiones.

Las investigaciones efectuadas en la zona han sido incapaces de descifrar el enigma del culto religioso de los celtas de Basilea, a pesar de que hay hallazgos que permiten conocer algunos aspectos de sus ritos.

La exposición, abierta hasta el 30 de septiembre, incluye simulaciones digitales de la ciudad que permiten a los visitantes recrearse con una fascinante visión de la vida de los antiguos habitantes de Basilea.

Para el público hispanohablante, el Museo ofrece visitas guiadas en castellano el 20 de abril y el 25 de mayo a las 15 horas.

Franziska Nyffenegger, Basilea


Enlaces

×