Una gota de leche en el mar de la ayuda al desarrollo

Djom Kossam, en Bamako, una buena dirección para quienes buscan leche fresca. Stephan Wullschleger

Mientras en el mercado internacional se disparan los precios de la leche, un joven ingeniero alimentario suizo intenta ayudar a Malí a mejorar su producción.

Este contenido fue publicado el 14 septiembre 2007 - 14:05

Djom Kossam, un quiosco que vende leche pastorizada en Bamako, es la prueba de cómo una iniciativa personal de bajo coste puede convertirse en una opción válida de ayuda al desarrollo.

Desde hace algún tiempo la leche acapara un espacio en las páginas económicas de los periódicos: la sequía que frena la producción en Oceanía, junto con el aumento de la demanda sobre todo en India, China y Europa del Este, ha contribuido a que los precios se dispararan. El año pasado en el mercado internacional un kilo de leche en polvo costaba tres francos. Ahora el precio se ha duplicado.

Esta evolución no debería disgustar demasiado a los agricultores suizos a quienes siempre se reprocha producir a precios excesivamente altos y disfrutar de subsidios estatales que distorsionan el mercado: gracias a la fortaleza del euro, la leche suiza es por fin competitiva.

La situación preocupa, en cambio, a uno de los países más pobres del mundo: Malí. La producción nacional es insuficiente en términos de calidad y cantidad. Así, es inevitable que el país tenga que adquirir leche en polvo en el exterior.

Malí, sin embargo, podría producir más leche, de no ser -como escribía hace algún tiempo el diario maliense 'L'Essor'– por que "el sector se ve entorpecido por una serie de factores: dificultad en la recogida de la leche local, débil capacidad de transformación de las empresas existentes y carácter extensivo de la cría de ganado que hace que la leche se produzca lejos de los grandes centros de consumo".

Este último problema no carece de relevancia: para un agricultor que carece de agua corriente y electricidad es difícil llevar la leche a una lechería situada a 100 kilómetros de distancia sin que el producto se eche a perder.

De investigador a empresario

Para facilitar la recogida de leche en los alrededores de la capital Bamako, la sección suiza de Veterinarios Sin Fronteras, en colaboración con la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE), ha lanzado varios proyectos.

Y Stephan Wullschleger ha aportado su granito de arena. Su historia demuestra que cuando una ayuda al desarrollo bien pensada puede ser eficaz incluso con escasos recursos: 4.000 francos suizos restados del presupuesto para las vacaciones y pactos claros con las contrapartes locales. El quiosco 'Djom Kossam' – literalmente 'mujer que vende leche' – nació así y en sólo seis meses ha equilibrado la balanza.

"Llegué a Malí como investigador", relata Wullschleger, ingeniero en alimentación de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (EPFZ) que dedica su tesis doctoral a un cultivo de bacteria destinado a mejorar la calidad y la seguridad del denominado 'fené', una lacticinio típico de Malí. "Durante una de mis estancias conocí Aguibou Sall, un veterinario que me habló mucho del sector lechero de su país. En un momento dado le pregunté por qué no vendía leche en Bamako y su respuesta fue: no tengo dinero para montar un negocio".

Después de hacer números, Wullschleger se dijo: "He gastado dinero en cosas más estúpidas, así que vamos a abrir este quiosco". Corría mayo de año 2005 y dos años después el ingeniero alimentario está convencido de que no malgastó sus ahorros. "Djom Kossam funciona bien, emplea a dos personas a tiempo completo y Aguibou se ocupa de la gestión".

Más vacas, más leche

La receta del éxito de Djom Kossam reside en la capacidad de conservar la leche en frío garantizando así su calidad. Además del quiosco, la leche se vende también a domicilio –un lechero distribuye en bicicleta la leche en los barrios– y desde hace algún tiempo en algunos supermercados.

"Ahora sería magnífico poder crecer, dar trabajo a más personas", comenta Stephan Wullschleger. Hay una demanda, buena voluntad y la situación política de Malí es lo suficientemente estable como para no temer que de la noche a la mañana uno puede perder todo. Pero lo que escasea es la materia prima, la leche.

Para pasar de los 90 litros diarios actuales a los 1.500 litros, el objetivo que se ha fijado para el año 2013, Stephan Wullschleger tuvo otra idea: proporcionar vacas a los agricultores. "Por ahora el proyecto se encuentra todavía en fase embrionaria. Se trata de buscar personas en Suiza dispuestas a comprar una vaca, darle un nombre y confiarla a un agricultor de Malí".

Desde lejos

Stephan Wullschleger está convencido de que Djom Kossam se abrirá camino. La experiencia de estos últimos años le ha permitido construir una relación de confianza con sus socios en Malí. "Para mí es fundamental. Yo no quería solamente dar dinero. Me enfado muchísimo cuando me dicen: 'eres suizo, Suiza es un país rico, ¿qué te cuesta darnos algo?' Pero cuando conoces a gente con buenas ideas, que sabe aprovechar la ayuda que te pide, entonces dar se convierte en algo bonito", subraya.

"No creo que un día llegue a afincarme en Malí", prosigue Wullschleger. "Sin duda seguiré con el proyecto, pero no en primera línea. Ellos tienen que sacarse las castañas del fuego. Conozco demasiados ejemplos de gente que se fue a África, creó algo extraordinario y al volver al país no encontraron rastro de su proyecto... Por eso creo que es la gente del lugar la que debe tomar la iniciativa". O dicho de otra manera: no les des leche, pero ayúdales a crear las condiciones para tenerla.

swissinfo, Doris Lucini

Datos clave

El quiosco de leche Djom Kossam de Bamako nació en 2005 fruto de una idea de un ingeniero alimentario suizo y un veterinario maliense.

Capital inicial: 4.000 francos

Empleados: dos personas a tiempo completo y un gerente a tiempo parcial.

Leche vendida diariamente: 75-90 litros

Objetivo 2013: 20 empleados, 1.500 litros diarios de leche, facturación de 820.000 francos.

End of insertion

Cooperación en la producción de leche

La Escuela Politécnica Federal de Zúrich (EPFZ) está presente en Malí desde 2000. Promueve proyectos de investigación en el ámbito de la leche con el objetivo de mejorar de forma sostenible la producción maliense. Coopera con el Institut du Sahel, el Laboratorio Veterinario Central de Malí y el Instituto Tropical Suizo.

Tomando como referencia la iniciativa de la EPFZ y el proyecto 'Leche sana para el Sahel', la sección suiza de Veterinarios sin Fronteras (VSF), con el apoyo de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación, creó cientos de centros de recogida de leche en los alrededores de Bamako.

El proyecto de VSF para el periodo julio 2005-julio 2008 dispone de un presupuesto de 800.000 francos. Entre los objetivos principales figuran reforzar las capacidades institucionales de las cuatro cooperativas del sector, optimizar la producción (incluidas la recogida, transformación y comercialización de la leche) y garantizar a los consumidores el respeto de determinados estándares de higiene y calidad.

End of insertion

Vacas Zebú para Malí

El crecimiento de Djom Kossam se ve frenado por el suministro irregular de leche debido a los periodos de sequía y, en general, a una producción insuficiente. Para garantizar los suministros a Stephan Wullschleger se le ocurrió buscar patrocinadores dispuestos a proporcionar vacas a los agricultores.

Una Zebú, vacunas incluidas, cuesta cerca de 500 francos suizos. Comprar una significa mejorar la capacidad de los agricultores para generar ingresos, estimular de forma sostenible la producción y el consumo de leche local, así como más leche y puestos de trabajo para Djom Kossam.

Quienes deseen más información pueden contactar al fundador de Djom Kossam en la dirección stephan.wullschleger@ilw.agrl.ethz.ch (alemán, francés, inglés).

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo