Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Cambio climático Plataforma para ayudar a los desplazados climáticos

The low-lying South Pacific island nation of Kiribati

El aumento del nivel del mar afecta severamente a la isla de Kiribati (Oceanía), habitada por más de 110 000 personas.

(Reuters / David Gray)

¿Cuál es la cosecha de la iniciativa lanzada por Suiza y Noruega para proporcionar a los Estados una "caja de herramientas" a fin de actuar ante la migración forzosa por desastres climáticos?

Los refugiados climáticos han acaparado titulares y sus historias reflejan las de aquellos que huyen a causa de todo tipo de conflictos. La Plataforma dedicada a los Desplazados por Desastres, con sede en Ginebra trabaja en este tema, considerado como uno de los mayores desafíos humanitarios de este siglo. 

Según el Grupo Internacional de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCCEnlace externo), también con sede en Ginebra, se estima que el aumento del nivel del mar asociado a un mundo 2°C más cálido podría sumergir la tierra donde viven 280 millones de personas a finales de este siglo. 

En la actualidad, muchos países y regiones se ven afectados por desastres año tras año. Solo en 2018, 17.2 millones de personas Enlace externose vieron obligadas a abandonar sus hogares debido a desastres en 148 países y territorios y 764 000 personas en Somalia, Afganistán y varios otros países debieron desplazarse a causa de la sequía.

"Tenemos una buena comprensión general de la magnitud del problema en cuanto al número de personas que se ven obligadas a abandonar sus hogares debido a desastres repentinos. Pero no sabemos cuántas cruzan realmente las fronteras", explica Walter Kälin, enviado de la Plataforma dedicada a los Desplazados por DesastresEnlace externo, con sede en Ginebra y sustituta de la otrora Iniciativa Nansen.Enlace externo 

Ese proceso intergubernamental, puesto en marcha en 2012 por Suiza y Noruega, tenía por objeto proporcionar a los Estados una "caja de herramientas" sobre cómo prepararse para la migración forzosa debido a los graves efectos del cambio climático.

Los refugiados climáticos -como el histórico caso de Ioane Teitiota, nativo de la isla Kiribati en el Pacífico han acaparado los titulares internacionales.

Sin embargo, el tema es extremadamente complejo, dicen los expertos. La Convención sobre el Estatuto de los Refugiados, firmada en 1951, no contiene ninguna disposición sobre el cambio climático como motivo para que las personas busquen asilo en otro lugar. Aislar los factores ambientales o climáticos es difícil. 

"El desplazamiento por los desastres es realmente una cuestión transversal", explica Kälin. "Tiene que ver con el cambio climático, los desastres, la migración, la acción humanitaria y la ayuda al desarrollo... y en la mayoría de los casos, el desplazamiento es multicausal".

CARTA
(Kai Reusser / swissinfo.ch)

Múltiples actores 

Lanzada en mayo de 2016, la Plataforma dedicada a los Desplazados por Desastres es solo una iniciativa internacional que trata de ayudar a esas personas vulnerables. El proyecto, en el que participan 19 Estados, incluido Suiza, tiene por objetivo proporcionar "una mayor protección a las personas desplazadas a través de las fronteras en el contexto de los desastres y los efectos adversos del cambio climático". 

Otras organizaciones con sede en Ginebra son muy activas en esta esfera, como la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), que ha creado un portal de migración ambiental, y la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Tras las conversaciones sobre el clima celebradas en París en 2015, la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) también estableció un grupo de trabajo especial sobre el desplazamiento.

Mientras tanto, el Centro de Vigilancia de los Desplazamientos Internos (IDMC) es uno de los principales órganos internacionales dedicados a observar los desplazamientos internos relacionados con conflictos y desastres en todo el mundo.  

En comparación con 2012, cuando se puso en marcha la Iniciativa Nansen, ahora hay un interés mucho mayor y un reconocimiento generalizado del desplazamiento por desastres como un desafío de protección para la comunidad internacional, indica Kälin. 

El experto suizo señala también la inclusión del desplazamiento por desastres en el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres y en los objetivos del Pacto Mundial sobre la Migración. 

Por el momento, la atención y la multiplicación de iniciativas y actores en el tema no ha llevado realmente a ningún dobleteo de tareas, advierte Etienne Piguet, profesor de la Universidad de Neuchâtel y experto en políticas de migración. 

"Las personas que participan en las diferentes iniciativas se conocen entre sí y comparten información. A largo plazo esperamos que haya más claridad sobre quién hace qué, pero el aumento del número de actores es positivo", dijo. 

Kälin hace eco a esta opinión: "Creo que vamos por el buen camino a un nivel muy abstracto. El gran desafío es traducir todo este trabajo en realidades".

A diferencia de la OIM o de la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNDRR), la Plataforma que representa no es una organización operativa, sino que se centra en la defensa política, explica Kälin.

Su estrategia actual también implica ayudar a los Estados a intercambiar las mejores prácticas para tratar a las personas desplazadas a través de las fronteras a causa de los desastres naturales y fortalecer las capacidades nacionales y regionales en la materia.

Se han introducido programas regionales en América Central, América del Sur y Fiyi, por ejemplo, y se trabajan con la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD), un bloque de ocho países de África oriental. 

"Podría parecer que no se produce nada, pero necesitamos este tipo de institución para permitir el diálogo entre los asociados", advierte Piguet.

La política suiza 

A Suiza le preocupa la cuestión de las personas desplazadas por los desastres y el cambio climático. Tras haber contribuido a la puesta en marcha de la Iniciativa Nansen, Suiza sigue siendo un miembro activo del Grupo Directivo de la Plataforma. Desde 2016, ha donado 1,1 millones de francos anuales a la organización, que cuenta con seis empleados. 

En el mismo ámbito, el Ministerio de Asuntos Exteriores también financia la Asociación Mundial para el Conocimiento de la Migración y el Desarrollo (KNOMAD), con sede en Washington, y tiene una asociación estratégica con la IGAD, para mejorar la gestión de los migrantes y refugiados afectados por los desastres naturales y el cambio climático en el Cuerno de África. 

Piguet señala que Suiza está muy involucrada con numerosas organizaciones en este campo, incluyendo la OIM y el ACNUR. 

Sin embargo, critica que Suiza haya ratificado el Pacto Mundial para los Refugiados, pero no haya adoptado el Pacto Mundial para la Migración paralelo, al que ayudó a dar forma y que se centra en el desplazamiento causado por desastres naturales.

"Esto es perjudicial para Suiza, ya que no fue comprendida por una serie de socios", advierte Piguet. "Es lamentable, pero creo que todavía podemos corregir las cosas". 

El caso de Ioane Teitiota 

El 21 de enero, el Comité de Derechos Humanos de la ONU publicó un fallo no vinculante para el caso de Ioane Teitiota, de Kiribati, que presentó un caso contra Nueva Zelanda en 2016 después de que las autoridades rechazaran su solicitud de asilo como refugiado climático. 

Teitiota emigró a Nueva Zelanda en 2007 y solicitó la condición de refugiado después de que su visado expirara en 2010. Alegó que los efectos del cambio climático y el aumento del nivel del mar lo obligaron a migrar. Fue deportado a su natal Kiribati en septiembre de 2015. 

El comité confirmó la decisión de Nueva Zelandia de deportar a Teitiota, diciendo que en su caso no corría un riesgo inmediato si volvía, pero convino en que la degradación ambiental y el cambio climático son algunas de las amenazas más acuciantes para el derecho a la vida. 

"Sin esfuerzos nacionales e internacionales sólidos, los efectos del cambio climático en los Estados receptores pueden exponer a las personas a una violación de sus derechos", advirtió el comité. Esto desencadenaría obligaciones que prohibirían a un país devolver a los solicitantes de asilo a un país en el que probablemente estarían en peligro.

Fin del recuadro


Consecuencias de la decisión de la ONU

El fallo del Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas del 21 de enero se centra en el caso de Ioane Teitiota, cuyo hogar - la isla de Kiribati en el Pacífico - está amenazado por el aumento del nivel del mar.

Kälin indica que la decisión del panel de la ONU ha sido histórica, pero que su efecto inmediato era "muy limitado": "No crea un estatus de refugiado. No significa que ahora tengamos un montón de gente que cumple las condiciones establecidas por el comité". 

Piguet, por su parte, comenta: "No creo que tengamos más refugiados climáticos después de esta decisión simbólica. Demuestra que en ciertas regiones hay un riesgo de desplazamiento y que en algunos países la no devolución de estas personas se está convirtiendo en un problema". 

En el pasado, el gobierno suizo ha dicho que la ley de asilo y admisión provisional vigente abarcaría a todos los solicitantes de asilo desplazados por razones ambientales. Anja Klug, jefa de la oficina del ACNUR para Suiza y Liechtenstein dice al respecto: "No espero que las solicitudes de asilo en Suiza se basen únicamente en el cambio climático, pero ya hay solicitudes en las que el cambio climático es un factor". 

Y Kate Schuetze, investigadora del Pacífico en Amnistía Internacional apunta: "La decisión sienta un precedente mundial. El mensaje es claro: los Estados insulares del Pacífico no necesitan estar bajo el agua antes de activar las obligaciones para proteger el derecho a la vida". 

Fin del recuadro


Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes