Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Quinta Suiza: Fuerza política aún desatendida




Desde Berna, Rudolf Wyder defiende los intereses de los suizos en el extranjero. ()

Desde Berna, Rudolf Wyder defiende los intereses de los suizos en el extranjero.

La participación política de los suizos que viven fuera de su país aumentó considerablemente en los últimos 20 años: Hoy, más de 135 mil expatriados están inscritos en el registro electoral.

Para Rudolf Wyder, director de la Asociación de Suizos en el Extranjero (OSE), el valor político de esta diáspora no está aún lo suficientemente reconocido.

En 1992, en el momento de la introducción del derecho de voto por correspondencia, solo 14 mil suizos del exterior participaron en las elecciones y votaciones federales. Pero ahora su número ha crecido de forma impresionante la participación política de la Quinta Suiza, término que alude a la posición del contingente de expatriados detrás de las cuatro comunidades lingüísticas nacionales: alemana, francesa, italiana y romanche.

A finales del 2010, 135.877 expatriados estaban inscritos en los censos electorales helvéticos, con una progresión del 5,4% en un año.

El número de inscritos conocerá probablemente un nuevo impulso en vista de las elecciones federales del 23 de octubre de 2011. Si esta diáspora está cada vez más integrada en la vida política helvética, la voz de la Quinta Suiza no está lo suficientemente percibida en el Palacio Federal, advierte Rudolf Wyder, director de la OSE. Entrevista.

swissinfo.ch: ¿Cómo explica el gran interés de los suizos que viven fuera del país por la política helvética?

Rudolf Wyder: Históricamente, los suizos gozan de derechos políticos significativos y de los que hacen un buen uso. Para muchos compatriotas, el ejercicio de los derechos políticos constituye una parte de su identidad nacional, que llevan consigo en su vida en el extranjero.

Su elevado nivel de participación refleja también la nueva movilidad internacional de la población. Mientras en otros tiempos las personas emigraban en busca de una vida mejor, incluso sin retorno; hoy un gran número de suizos parte por un periodo limitado para trabajar, estudiar o vivir otras experiencias.

La movilidad de los suizos es elevada y las fluctuaciones de partidas y retornos, muy grande. El flujo es continuo. Eso explica el interés creciente de los suizos del extranjero para expresarse en el contexto de las decisiones políticas nacionales.

swissinfo.ch: Los inscritos en los censos electorales han aumentado en los últimos años. ¿Hasta dónde puede continuar el alza?

R.W.: Es difícil decirlo. En 1992, cuando entró en vigor el derecho de voto por correspondencia, se esperaba una progresión de 20 a 30 mil inscritos. Y ahora ya pasamos la barrera de los 135.000. Un ulterior crecimiento se prevé con la introducción del voto electrónico, que esperamos desde hace muchos años. Aún ahora numerosos suizos del exterior no pueden ejercer sus derechos políticos, porque el material de voto, enviado por correo, les llega demasiado tarde o por el retardo de la llegada de los boletines de registro a las representaciones diplomáticas helvéticas.

En el futuro, la OSE continuará sus campañas de sensibilización para que los suizos del extranjero hagan uso de sus derechos políticos. Es el único modo de presionar al Ejecutivo y al Legislativo para que tomen más en cuenta los derechos de la Quinta Suiza, que representa bien el 10% de la población helvética.

swissinfo.ch: ¿De los 130 mil inscritos, cuántos participan en las elecciones y votaciones federales?

R.W.: Generalmente ese porcentaje corresponde al que se registra dentro del país y varía de acuerdo al tema. Para temas muy sensibles a juicio de los expatriados, como la adhesión a la ONU o la libre circulación de personas en la Unión Europea (a la que Suiza no pertenece), la Quinta Suiza se ha movilizado incluso más que sus propios compatriotas dentro de la Confederación Helvética.

swissinfo.ch: ¿Las decisiones expresadas en las urnas de los suizos en el exterior divergen de las de los ciudadanos que viven dentro del país?

R.W.: A veces votan de modo distinto. De modo general se puede decir que su voto se aproxima más al de la población urbana y de las regiones fronterizas que tienen una mayor sensibilidad en los temas transfronterizos. Diría que su voto demuestra una cierta apertura al mundo.

swissinfo.ch: ¿El voto de la Quinta Suiza ha llegado ya a ser determinante?

 

R.W.: Sí, tan solo en estas dos últimas décadas ha habido al menos dos casos en los cuáles el voto de los suizos en el extranjero ha jugado un papel probablemente decisivo. En 2002, cuando la ciudadanía helvética rechazó por muy poco el proyecto para endurecer la ley del derecho al asilo; y recientemente, en 2009, con la introducción del pasaporte biométrico que fue aprobada con apenas 5.600 votos de diferencia, gracias al apoyo masivo de la Quinta Suiza.

swissinfo.ch: ¿El peso político de la Quinta Suiza es suficientemente reconocido en el Parlamento y en el Gobierno?

R.W.: La Quinta Suiza está muy presente en la política nacional con respecto a hace apenas una veintena de años. Pero aún ahora su voz es escuchada demasiado poco a escala federal, como demuestran algunas decisiones adoptadas en el curso de esta legislatura, entre ellas, los recortes presupuestales a ‘Panorama Suizo’ (la revista destinada a la comunidad helvética en el exterior).

Muchos políticos no parecen aún conscientes del hecho de que la comunidad helvética fuera de las fronteras suizas ofrece un patrimonio de conocimientos y experiencias que Suiza podría aprovechar más. Sin la red de contactos internacionales de los connacionales de la diáspora, Suiza sería más pobre, tanto en el ámbito económico como cultural.

Esta importancia es reconocida en un informe publicado el año pasado por el Gobierno. El documento evidencia todavía la falta de una política federal coherente y coordinada de cara a la Quinta Suiza. Falta, en particular, una base legal única para afrontar las cuestiones relativas a ella, regulada por demasiadas Oficinas y Departamentos.

Quinta Suiza

Más de 695.000 suizos viven en el extranjero, con un aumento anual de casi 2%. Este efectivo corresponde al 10% de la población total helvética.

Fundada en 1916, la Organización de los Suizos en el Extranjero (OSE) representa en Suiza los intereses de los expatriados y es reconocida por las autoridades como el portavoz de la Quinta Suiza.

El Consejo de los Suizos en el Extranjero (CSE) es considerado el Parlamento de la Quinta Suiza. Tiene dos sesiones anuales: una en primavera, y la otra durante la celebración anual del Congreso de los Suizos en el Extranjeros, reunidos en algún punto del territorio helvético.

Derechos Políticos

Los suizos del extranjero pueden participar desde 1977 en las votaciones y elecciones federales.

Desde 1992 tienen el derecho de voto por correspondencia a escala federal.

Para participar deben inscribirse en un registro electoral de la última comuna donde el expatriado vivió antes de partir de Suiza o en la comuna señalada como su lugar de origen.

En las últimas elecciones federales de 2007, 44 expatriados fueron candidatos a la cámara baja. Ninguno resulto elegido..


Traducción: Patricia Islas, swissinfo.ch



Enlaces

×