Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Armada y gobierno pakistaníes, desbordados"



Cientos de miles de víctimas de las inundaciones dependen de la ayuda alimentaria.

Cientos de miles de víctimas de las inundaciones dependen de la ayuda alimentaria.

Infraestructuras destruidas, agua potable insalubre, epidemias amenazantes: las inundaciones de Pakistán han tomado una magnitud dramática.

Sher Zaman, voluntario de la marca de comercio justo suiza ‘Step’, levanta un oscuro cuadro de la situación en su país.

Es una de las peores catástrofes de la historia de Pakistán. Las inundaciones que han afectado el norte del país durante la semana pasada han causado más de 1.600 víctimas y han dejado sin techo a cientos de miles. Según la ONU, cuatro millones de damnificados por la catástrofe. Las epidemias y el hambre amenazan, y el calor es insoportable.

Sher Zaman explica a swissinfo.ch por teléfono la situación difícil en la que se encuentra el país. Este pastún de 42 años que vive en la región de Peschawar se encarga de controlar las condiciones de trabajo de los tejedores de alfombras para la firma suiza ‘Step’. Ha recorrido las zonas siniestradas por las inundaciones en los últimos días.

swissinfo.ch: Usted vive en Peshawar, capital de provincia de Khyber Pakhtunkhwa, severamente afectada por la inundaciones. ¿Cómo observa la situación?

Sher Zaman: Las infraestructuras están destruidas. En Charsada y Nowhehra, a cerca de 30 kilómetros de Peshawar, se han hundido 25 puentes, las carreteras están destrozadas, las comunicaciones cortadas y el transporte ferroviario suspendido porque los raíles están debajo del agua.

En los últimos días, no había electricidad por aquí ni prácticamente nada de carburante. La mayoría de la gente ha perdido sus casas. El agua se ha filtrado en los hogares, lo que destruyó los frigoríficos, televisores y ropas.

swissinfo.ch: ¿En qué estado de salud se encuentra la población? Los organizaciones de ayuda temen una epidemia de cólera.

S.Z.: No hay cólera, pero existe la amenaza de otras epidemias. Muchas personas sufren problemas intestinales y diarreas. El agua potable se ha mezclado con el agua de las inundaciones, y ha quedado insalubre.

Las infraestructuras de abastecimiento de agua están destruidas en numerosos lugares. Se distribuyen botellas de agua potable, aunque no son suficientes.

swissinfo.ch: ¿Han llegado los elementos de primera necesidad para las víctimas?

S.Z.: Sí, en algunos sitios, voluntarios y el Ejército han instalado tiendas de campaña y otros refugios. Los habitantes de los pueblos y regiones afectadas han sido evacuados. En el distrito de Charsasa, he visto por ejemplo un colegio en el que se han realojado de forma provisional a 6.000 personas.

swissinfo.ch: ¿Existen alimentos suficientes para todo el mundo?

S.Z.: El gobierno y el Ejército tratan de abastecer a la población. Aunque están completamente desbordados por esta inmensa catástrofe.

Se han enviado seis helicópteros americanos como refuerzo. Aunque es una cifra insuficiente ante una población tan numerosa. Las embajadas de varios países también prestan su ayuda, pero parece imposible atender a todo el mundo, en especial en las regiones distantes.

swissinfo.ch: Se habla de tres millones de persones afectadas por la inundaciones. ¿Es una cifra verosímil?

S.Z.: El gobierno pakistaní habla de un millón de victimas, las organizaciones no gubernamentales de tres millones. La cifra podría subir en los próximos días (ndlr: el jueves la ONU hablaba de 4 millones de damnificados).

swissinfo.ch: ¿Cómo gestiona el gobierno de Pakistán esta catástrofe?

S.Z.: Es nuestra desgracia, el gobierno no cuenta con demasiada experiencia y no está preparado para este tipo de situación. No puede gestionar esta crisis en solitario. Los ministros y los políticos, miembros del Ejército y la diferentes instituciones están en efecto trabajando sobre el terreno pero el problema es inmenso.

swissinfo.ch: ¿Pakistán depende de la ayuda urgente internacional?

S.Z.: Sí, pero hasta aquí sólo se han producido noticias de grandes organizaciones o de instituciones como la Unión Europea que están aquí instaladas. Pequeña entidades extranjeras puede que también suministren ayuda. Aunque en la regiones que he visitado tras las inundaciones, no he visto ninguna organización internacional.

swissinfo.ch: ¿Cómo se informa de los acontecimientos que se desarrollan actualmente en su país?

S.Z.: A través del teléfono móvil. Las cadenas de televisión de Lahore y Islamabad sobrevuelan la zona de la catástrofe y han enviado a reporteros que informan desde el terreno. Depende de donde uno se encuentre se puede ver la televisión. Lo mismo que con Internet.

swissinfo.ch: Pakistán se ve regularmente golpeado por las catástrofes naturales. ¿Estas inundaciones son las peores del siglo?

S.Z.: Según la comisión pakistaní de las inundaciones (Federal Flood Commission), se trata de las peores inundaciones desde hace 50 años. Desde el terrible terremoto de 2005 que ocasionó decenas de miles de muertos, ésta es la catástrofe más importante que yo he vivido.

Gaby Ochsenbein, swissinfo.ch
(Traducción: Iván Turmo)

Sher Zeman

El pastún de 42 años de edad vive en Peshawar, Pakistán. Estudió Ciencias Políticas y Derechos Humanos en Bangkok, Tailandia.

Después de su graduación, trabajó para varias organizaciones no gubernamentales (ONG).

Desde el año 2003, fue contratado por la empresa de comercio justo de Basilea ‘Step’.

Es responsable de supervisar las condiciones de trabajo de los tejedores de alfombras en Pakistán y Afganistán (horas de trabajo, trabajo infantil, derechos de la mujer).

También es voluntario en SESWA, una asociación de trabajadores sociales. Actualmente, está contratado por esta organización en las zonas afectadas por las inundaciones.

Fin del recuadro

DESASTRE

Según las últimas estimaciones de la ONU, cuatro millones de personas se vieron afectadas por las inundaciones en el Pakistán. En la misma provincia de Khyber Pakhtunkhwa, al noroeste del país, 1.600 personas han muerto.

Un enviado de la ONU está en el lugar para hacer un balance de la situación y los daños causados por las inundaciones.

Se trata de Jean-Maurice Ripert, ex embajador de Francia ante la ONU, que debe evaluar la situación humanitaria y determinar las necesidades básicas de abastecimiento.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×