Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

¿Cuál es el destino de las inmigrantes maltratadas?

La violencia doméstica, un flagelo que no conoce de distingos.

(Ex-press)

En el capítulo Suiza de su informe anual, Amnistía Internacional menciona las nuevas leyes de asilo y extranjería, la violencia doméstica, el racismo y las extradiciones sobre la base de 'garantías diplomáticas'.

Acerca del maltrato en el hogar, la ONG anota la situación particular de las parejas binacionales, un flagelo que inquieta también a las autoridades migratorias.

"No es que la situación de violencia doméstica sea más grave entre los extranjeros - también hay muchos casos en parejas suizas -, pero es una situación peculiar en el caso de las extranjeras, porque no están protegidas por la ley y tienen que salir del país si ya no aguantan más", subraya a swissinfo Manon Schick, vocera de Amnistía Internacional (AI), para la Suiza de expresión francesa.

El informe sobre la situación de los derechos humanos en el mundo durante 2006, difundido el miércoles 23 de mayo en Suiza, dedica algunos párrafos a la situación en la Confederación Helvética. Una referencia breve pero no por ello menos relevante, según la vocera de la AI:

"Creo que no hay que decir que el capitulo es muy pequeño y que esto significa que hay pocas violaciones en Suiza. El informe muestra graves violaciones de los derechos humanos en nuestro país, sobre todo en cuanto a las personas que buscan asilo". (En más sobre el tema: 'Por la libertad, sin miedo').

Una nueva disposición

Para Dominique Boillat, vocero de la Oficina Federal de Migraciones (ODM), el texto en cuestión da seguimiento "a las críticas de 2004, 2005 y 2006 que acompañaron la campaña sobre esas leyes (de extranjería y de asilo) y que no se actualizaron con respecto a la realidad".

La ODM cuestiona en particular los planteamientos de AI sobre el contenido de la ley de extranjería con respecto a las inmigrantes en situación de desamparo:

"La denuncia de Amnistía es justa en el fondo: hay que proteger a las mujeres que son víctimas de violencia conyugal, incluidas las inmigrantes, pero la nueva ley (que entrará en vigor a partir del año próximo) prevé eso. La ley actual es vaga al respecto, mientras que la nueva ley protege mucho más a las mujeres inmigrantes."

Alude a los señalamientos en el sentido de que las nuevas leyes son más restrictivas, "cuando en este caso es justamente lo inverso, lo contrario. Hay un mejoramiento fundamental en la nueva ley sobre los extranjeros precisamente sobre ese punto. Entonces, esa crítica de Amnistía no me parece fundada", insiste.

En cuanto al resto del informe, el vocero de la ODM considera que es más matizado y conviene en que es menester mantener la atención para no incurrir en casos muy restrictivos y llegar a absurdos.

Violencia doméstica

Con base en las cifras de la Oficina Federal de Estadísticas, Amnistía Internacional anota que un promedio de 28 mujeres mueren cada año en Suiza como consecuencia de la violencia doméstica.

Para poner coto al maltrato en el hogar, el pasado 23 de junio el Parlamento aprobó una disposición que modifica el Código Civil y en virtud de la cual el agresor puede ser expulsado de la vivienda, si la víctima lo solicita.

"Las mujeres inmigrantes que residen en Suiza desde hace menos de cinco años, sin embargo, corren el riesgo de perder su derecho a vivir en este país si cesan de cohabitar con la persona cuyo nombre está inscrito en su título (permiso) de estancia", escribe AI.

Lo anterior, dado que hasta ahora, por regla general, los cónyuges extranjeros de un(a) ciudadano(a) suizo(a) obtienen el permiso de residencia sólo luego de un lustro de matrimonio.

"La situación de las mujeres inmigrantes es muy difícil. Si son golpeadas por su esposo no pueden denunciarlo, porque si lo hacen antes de los cinco años de estar casadas, corren el riesgo de ser expulsadas (del país)", puntualiza Manon Schick.

El lapso se reduce de 5 a 3 años

Al respecto, Dominique Boillat explica que con base en el artículo 50 de la Ley de Extranjería, que entrará en vigor el 1º de enero de 2008, se otorgará una autorización de estancia en el país a los cónyuges extranjeros de parejas mixtas luego de tres años de matrimonio y de un exitoso proceso de integración.

El lapso podría ser menor, y no exigida la integración, cuando se imponga la permanencia en Suiza "por razones personales mayores", lo que el lenguaje jurídico denomina 'casos de rigor'; es decir, casos graves de desamparo, de maltrato.

"Si una mujer tiene año y medio de casada y es golpeda, no está bien integrada, pero no puede regresar a su país porque enfrentaría una situación dramática, se le acordará una autorización de estancia, un permiso 'B', y deberá luego buscar un trabajo, integrarse, para poder solicitar el permiso 'C' (de residencia)", ilustra el portavoz.

Añade que para esos casos especiales (de rigor) no hay un plazo mínimo de matrimonio, pero reitera que esa disposición es sólo aplicable cuando la repatriación suponga situaciones dramáticas: de desamparo, de rechazo, de carencia de apoyo social, de riesgo.

En la toma de la decisión respectiva se estudia cada caso de manera individual y cabe señalar que, aun cuando demuestren una buena integración, los cónyuges extranjeros de matrimonios mixtos disueltos antes de tres años, y en los que no existan situaciones de maltrato o desamparo, no obtienen el permiso de estancia.

Ya en vigor, ordenamientos

El portavoz de la ODM, puntualiza que aunque la ley en cuestión entrará en vigor el 1º de enero próximo, existe actualmente un ordenamiento que va en el mismo sentido.

La portavoz de la AI señala igualmente "que hay una posibilidad para los cantones de no rechazar a esas personas".

Recuerda que el año pasado Amnistía Internacional-Suiza recorrió el país para sensibilizar sobre la violencia doméstica. Durante el periplo, la ONG se reunió con autoridades cantonales. Muchas de ellas no sabían que podían evitar la repatriación de personas víctimas de malos tratos en el hogar y pedir a Berna una autorización para que esas extranjeras pudieran quedarse en Suiza.

Con todo, de acuerdo a Manon Schick, en el año 2006 "hubo cinco casos de mujeres (extranjeras) que tuvieron que salir del país porque su esposo suizo las golpeaba, no podían aguantarlo y no tenían papeles para quedarse. ¡Y eso seguramente es sólo la punta del iceberg!".

swissinfo, Marcela Águila Rubín

Datos clave

El 24 de septiembre del 2006 los ciudadanos suizos se pronunciaron, en referéndum, sobre las nuevas leyes para los extranjeros y en materia de asilo.
Resultado de las votaciones:
Ley sobre el asilo: 67.7% sí, 32.3% no
Ley sobre extranjería: 68% sí, 32% no

Fin del recuadro

Contexto

La Nueva Ley de Extranjería entra en vigor el 1º de enero del 2008.

En su artículo 50, sobre la 'disolución de la familia', establece:

1.- "Tras la disolución de la familia, el derecho del cónyuge y de los hijos al otorgamiento de una autorización de estancia y a la prolongación de su duración de validez (...) subsiste en los casos siguientes:

a) La unión conyugal duró al menos tres años y la integración es exitosa:

b) El mantenimiento de la estancia en Suiza se impone por razones personales mayores.

2.- Las razones personales mayores (...) están dadas cuando el cónyuge es víctima de violencia conyugal y la reintegración social en el país de origen parece fuertemente comprometida.

Fin del recuadro

Amnistía Internacional

Durante el 2006, la ONG recorrió el país para sensibilizar tanto a la población como a las autoridades sobre el problema de la violencia doméstica.

Encontró que la respuesta de los cantones frente a ese tema es muy distinta.

En el Valais y el Jura, por ejemplo, no existen estructuras para acoger a las mujeres golpeadas.

En el primero, las víctimas de violencia doméstica tienen como único refugio las estructuras de la Iglesia Católica, lo que supone una dificultad adicional para las mujeres de otros credos.

Amnistía Internacional recomienda la creación de estructuras públicas 'ad-hoc' o la búsqueda de soluciones compartidas entre cantones para garantizar un lugar de acogida.

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×