Navigation

Skiplink navigation

¿Espionaje colombiano en territorio suizo?

Vista aérea de Bogotá. El espionaje contra opositores habría ido mucho más lejos de la capital colombiana. swissinfo.ch

Colombia habría violado la soberanía de Suiza al realizar en su territorio operaciones de inteligencia tendientes a controlar y deslegitimar a actores sociales y políticos, señaló Carlo Sommaruga. El diputado socialista pedirá una investigación al respecto.

Este contenido fue publicado el 19 junio 2010 - 10:39

Para la embajadora de Bogotá ante Berna, Claudia Turbay Quintero, las actividades extraterritoriales de investigación tienen lugar en el marco de la cooperación internacional.

“Durante las audiencias del proceso contra el señor Jorge Noguera (ex responsable del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), salió que hubo fachadas internacionales y que esas fachadas conciernen también a Suiza”, precisó el legislador durante una conferencia en Berna y en entrevista con swissinfo.ch.

Si tal fue el caso, añadió, se incurrió en “violación de la soberanía y de la ley suizas porque un tercer país no puede efectuar acciones de inteligencia en Suiza”.

“Lo que tenemos que hacer ahora nosotros como políticos y con las organizaciones de defensa de los derechos humanos y los abogados que trabajan en Colombia, es recoger los elementos factuales para poder presentar una queja penal contra el Estado colombiano por esas fachadas ilegales en Suiza”.

Carlo Sommaruga viajó a principios de año a Colombia, en el marco de una gira organizada por Swissaid. Amén de reunirse con organizaciones campesinas, indígenas, sindicales y de defensa de los derechos humanos, asistió a una audiencia del proceso contra Jorge Noguera, destituido del cargo por transmitir información del máximo organismo de seguridad colombiano a los paramilitares.

Acusaciones en Bélgica

En un reciente encuentro público en Berna, el consejero nacional anunció su decisión de investigar los hechos. “Si se confirman esas versiones, insistió en entrevista con swissinfo.ch, el DAS habría violado la soberanía nacional suiza”. Agregó que es menester reunir los elementos de prueba suficientes “para ponerlos en la mesa del procurador fiscal suizo” y, en su caso, “iniciar un proceso jurídico”.

La denuncia del diputado socialista coincide con acusaciones difundidas por el diario belga Le Soir en el sentido de que el DAS habría ordenado “abrir diversas antenas de espionaje en Europa encargadas de de seguir, filmar o grabar a los presuntos adversarios del actual gobierno colombiano”. Los objetivos no serían sólo ciudadanos colombianos sino también europeos.

Además de Bélgica -donde diversas agrupaciones sindicales y ONG exigieron una investigación completa sobre el caso y el procesamiento de los responsables-, Francia, España y Suiza también habrían sido utilizadas como base de tales actividades de espionaje.

No hay “chuzadas” en Europa

“Yo no tengo conocimiento directo ni personal de alguien que se haya sentido chuzado en Europa”, subrayó al respecto la embajadora Claudia Turbay Quintero. En alusión al sistema de escuchas ilegales detectado en su país en contra de opositores al Gobierno, recordó también la declaración del presidente Álvaro Uribe en el sentido de que estaría dispuesto a ir a la cárcel si le demostraran que participó en las “chuzadas”.

Dijo que “si es que hay actividades, por ejemplo (de) terroristas o guerrilleros que pueden estar ejerciendo una función contraria a los intereses de la democracia colombiana, la única manera en que se sabe eso es a través de la inteligencia, a través de la inteligencia de cooperación internacional”, puntualizó.

Entonces, ratificó la embajadora, “la inteligencia es una actividad de seguridad y de cooperación internacional, no es algo que se haga desde un gobierno con un interés particular, se hace desde un grupo de gobiernos con intereses de salvaguardar las democracias y para eso existen los acuerdos de cooperación, de inteligencia internacional”.

“En tiempos preelectorales, aseguró la diplomática, siempre hay quienes hacen oposición y quienes quieren debilitar la fuerza y la capacidad del gobierno.

"Creo que (las acusaciones) están en ese orden de ideas", concluyó.

Marcela Águila Rubín, swissinfo.ch

Las “chuzadas”

El DAS ha sido acusado de seguimientos y escuchas ilegales (“chuzadas”) a líderes opositores, jueces, periodistas, líderes sindicales, parlamentarios, defensores de los derechos humanos y hasta magistrados de la Corte Suprema.

La Organización de Naciones Unidas (ONU) se quejó formalmente ante el gobierno de Colombia por "el seguimiento e intercepción" de que fueron objeto al menos uno de sus relatores de derechos humanos y otro de la Organización de Estados Americanos (OEA) por parte de "servicios de inteligencia civiles y militares".

El pasado mes de abril, Washington suspendió las ayudas a la central de inteligencia colombiana como resultado del escándalo desatado por esos seguimientos ilícitos.

Varios ex altos funcionarios del DAS están detenidos en relación con esas actividades de espionaje telefónico y bajo las acusaciones de concierto para delinquir agravado, prevaricato por acción y abuso de autoridad. Según las denuncias, ese organismo fue infiltrado por paramilitares y desde allí se amedrentó a periodistas y opositores.

El DAS depende directamente de la Presidencia, que solicitó que sea eliminado para crear una nueva central civil de inteligencia, lo cual debe ser aprobado por el Parlamento que aún no ha debatido el asunto.

Uribe ha negado reiteradamente que su despacho haya ordenado esas escuchas, e incluso ha dicho que él también fue víctima del espionaje.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo