'Juego limpio, salario justo'

La acción de las ONG suizas se inscribe dentro de la campaña internacional 'Ropa Limpia'. www.cleanclothes.ch

El negocio del fútbol mueve millones, mientras los artículos que llevan la marca FIFA se fabrican en condiciones indignas, denuncian las ONG suizas.

Este contenido fue publicado el 30 mayo 2002 - 18:05

Con vistas al Mundial de Fútbol 2002, varias organizaciones no gubernamentales suizas han lanzado una campaña para denunciar las condiciones laborales indignas en algunas fábricas de artículos de deporte.

'Juego limpio, salario justo' reza el lema de la acción impulsada por las ONG Acción Cuaresma, Declaración de Berna y Pan para el Prójimo que se inscribe dentro de la campaña internacional 'Ropa Limpia', cuya misión es sensibilizar sobre las condiciones de explotación de millones de trabajadores del sector textil.

Las ONG entregarán a la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) las tarjetas postales y mensajes electrónicos de la población suiza que reciban de aquí al próximo mes de agosto, explica a swissinfo Isabelle Chaudet, portavoz de la campaña.

Condiciones laborales inaceptables

En China, las mujeres que fabrican balones de fútbol para Adidas -empresa con un contrato de licencia con la FIFA para el Mundial 2002 - trabajan, en períodos de gran actividad, entre 15 y 20 horas diarias, sin pausa semanal y reciben salarios muy por debajo de las normas legales, según un reciente estudio. Esas condiciones se dan también en Indonesia e India.

Tal como lo indica Isabelle Chaudet, las contradicciones son enormes. Gloria Delgado trabaja en la fábrica-maquila Chi-Fung, en El Salvador, que confecciona ropa para Adidas y donde las condiciones de producción son inhumanas. Gana como máximo 265 francos mensuales; la jornada laboral no baja de las 12 horas.

Sueldos multimillonarios

Al mismo tiempo, el portero del Bayern de Múnich, Olivier Kahn, considerado como el mejor del mundo, percibe un salario mensual de base de 794 mil francos, al que se suman ingresos de casi 10 millones de francos anuales incluyendo los contratos publicitarios.

Para beneficiarse de su imagen publicitaria la misma empresa Adidas se convirtió en accionista del FC Bayern -donde juega Kahn- con una participación de 110 millones de francos.

"Mientras el comercio del fútbol aporta millones a la Federación Internacional de Fútbol, en el otro extremo de la cadena las trabajadoras producen artículos deportivos con la marca FIFA en condiciones miserables", enfatiza Chaudet. Esto es realmente inaceptable, agrega.

"La FIFA debe comprometerse a respetar y hacer respetar las reglas de juego equitativas para todas aquellas y aquellos que fabrican productos deportivos en el mundo", señalan en un comunicado los promotores de la campaña 'Juego limpio, salario justo'.

Posición contradictoria de la FIFA

Chaudet subraya que "la FIFA ha tenido una posición contradictoria en este asunto".

Sus contratos de licencia con diversas empresas - como Adidas - incluyen ciertas reglas sociales que, aunque incompletas, están sobre el papel. En la respuesta que envió a la campaña 'Ropa Limpia' en febrero pasado, la FIFA afirmaba que no podía hacerse responsable de las condiciones de trabajo en las fábricas en cuestión.

Los organizadores de la iniciativa 'Juego limpio, salario justo' se proponen entregar personalmente a Joseph Blatter, el presidente de la FIFA, las misivas de apoyo que hayan recibido de la población suiza, en un acto público previsto para el mes de agosto y que podría coincidir con una convocatoria de las organizaciones y redes que se adhieran a esta campaña, entre ellas la Marcha Mundial contra el Trabajo Infantil.

Sergio Ferrari

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo