Navigation

¿En qué medida es neutral Suiza?

“La neutral Suiza también puede decretar sanciones”

¿Suiza debe posicionarse más ante las crecientes tensiones geopolíticas? Elisabeth Hoffberger-Pippan, experta en seguridad y derecho internacional del Instituto Alemán de Asuntos Internacionales y de Seguridad en Berlín, considera que nada impide a un Estado neutral que imponga sanciones.

Este contenido fue publicado el 24 febrero 2021 - 08:53
Elisabeth Hoffberger-Pippan, investigadora del Instituto Alemán de Asuntos Internacionales y de Seguridad en Berlín

La jurista de origen austríaco Elisabeth Hoffberger-PippanEnlace externo investiga actualmente sobre política de seguridad y defensa, fuerzas armadas, así como sobre derecho internacional en el Instituto Alemán de Asuntos Internacionales y de Seguridad en Berlín.

End of insertion

Cuando un extranjero piensa en Suiza, una de las primeras cosas que le vienen a la menta es la neutralidad. Legalmente consagrada desde el Congreso de Viena de 1815, la neutralidad constituye uno de los pilares de la política exterior de Suiza desde hace mucho tiempo.

Las tensiones geopolíticas, por no decir las distorsiones en las relaciones internacionales – que a veces se han deteriorado con la llegada al poder de líderes déspotas como Jair Bolsonaro o Donald Trump – vuelven a plantear la pregunta de cómo Suiza debe posicionarse.

“Las dimensiones jurídica y política del concepto de neutralidad no siempre son idénticas”

End of insertion

A más tardar desde el envenenamiento de Alexéi Nawalny con un agente nervioso del grupo Novichok, esta cuestión se plantea sobre todo en las relaciones con Rusia. Pero no hay que olvidar que las dimensiones jurídica y política del concepto de neutralidad no siempre son idénticas. Lo que parece cuestionable desde la perspectiva de la política de neutralidad, puede no ser problemático desde el punto de vista del derecho internacional.

Suiza ha declarado que permanecerá neutral de forma permanente y no solo con respecto a un conflicto específico. Es lo que se denomina la neutralidad permanente. Con esta declaración, Suiza ha establecido una relación jurídica que va más allá de una mera decisión de política exterior.

Desde 1990 Suiza se ha sumado a sanciones no militares decretadas dentro del marco de la ONU. El informe del Gobierno sobre la neutralidad del 29 de noviembre de 1993 dice claramente que la participación de Suiza en las sanciones económicas respaldadas por la ONU es compatible con la neutralidad.

“Decretar sanciones contra un miembro [permanente] del Consejo de Seguridad de la ONU es prácticamente imposible”

End of insertion

Son precisamente las sanciones ampliamente aceptadas – dentro del marco de la ONU – las que fomentan el cumplimiento del derecho internacional y redundan en el máximo interés de la comunidad internacional.

Con respecto a Rusia la situación es diferente. Decretar sanciones contra un miembro [permanente] del Consejo de Seguridad de la ONU es prácticamente imposible. Rusia podría ejercer su derecho de veto.

Sin embargo, la cuestión es si Suiza debe sumarse a las sanciones de la Unión Europea e imponer medidas unilaterales que envíen una clara señal a Moscú. Aquí el estatus de un Estado perpetuamente neutral entra en conflicto con la cuestión de cómo Suiza debe posicionarse ante las actuales tensiones.

Ya en el año 2014, tras la anexión de Crimea, Suiza emitió unas directrices que prohibían a los bancos y otras instituciones financieras entablar relaciones de negocios con ciertas personas, en su mayoría del entorno de poder que rodea a Vladimir Putin.

El Gobierno suizo prohibió, además, las exportaciones de ciertos materiales militares. Sin duda tuvo que hacer malabarismos entre la política de neutralidad activa y la conciencia de que no se abusara de Suiza para eludir las sanciones impuestas por la UE.

Es discutible si esto significa un cambio de rumbo general en la política exterior suiza. La anexión de Crimea a Rusia fue (y es) considerada en Occidente como una grave violación del derecho internacional. Hasta el invierno de 2020 la Asamblea General de la ONU no solicitó a Rusia que retirara sus tropas. Suiza, al menos eso parece, suele estar relativamente abierta a las sanciones, si estas cuentan con un amplio consenso en la comunidad internacional.

Recientemente, los políticos han pedido que el Consejo Federal [Gobierno suizo] tenga la autoridad para congelar las cuentas o prohibir la entrada al país de ciertas personas – especialmente en casos de violaciones de los derechos humanos. Esto iría claramente más allá de la política que ha practicado hasta ahora Suiza en materia de sanciones y también plantea la pregunta de si la neutralidad suiza, tal y como se ha practicado hasta ahora, puede considerarse acorde a los tiempos que corren.

Desde el punto de vista del derecho internacional, la imposición de sanciones no plantea ningún problema, dado que no se trata de adoptar una posición concreta en el marco de un conflicto armado. Suiza debe preguntarse más bien si existe una voluntad política para hacerlo.

Desde hace años, Austria – un país neutral y miembro de la UE desde 1995 – se suma a las sanciones económicas, incluidas las impuestas a Rusia. Ha llegado probablemente el momento de que Suiza se replantee su concepto político, así como su posicionamiento en política exterior. Solo así las sanciones – incluidas las que decreta la UE – pueden ser plenamente eficaces.

Aunque algunos advierten de que Suiza no debe renunciar a su papel de país neutral ni a la importancia que este representa para las relaciones internacionales, también habría que advertir con la misma insistencia de que las sanciones tampoco se pueden eludir “por la puerta de atrás” utilizando para ello canales financieros suizos. El debate político que aquí se abre nos acompañará durante mucho tiempo y pondrá en entredicho el fundamento de la política exterior suiza como nunca antes.

Las opiniones vertidas en este artículo son propias del autor y no reflejan necesariamente las de swissinfo.ch.

Traducción del alemán: Belén Couceiro

En una serie de artículos, los autores invitados expresan su opinión sobre la neutralidad y su justificación ética. He aquí el resto de los artículos de opinión:

End of insertion

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.