500 millones de dólares "lavados" por el Bank of New York habrían pasado por Suiza

Gráfico swissinfo.ch

El asunto de los fondos rusos desviados a través del banco estadounidense adquiere una nueva dimensión. Ahora se sabe que las sumas en juego serían colosales. La justicia ginebrina debe analizar miles de operaciones bancarias en centenares de cuentas.

Este contenido fue publicado el 14 noviembre 2000 - 08:48

Espectacular revelación en la investigación sobre el dinero ruso lavado en el Bank of New York. El jueves pasado, con ocasión de un seminario sobre la corrupción, organizado en Ginebra por Academy & Finance, el juez Laurent Kasper-Ansermet reveló que unos 500 millones de dólares han sido transferidos a bancos suizos. Dinero proveniente de cuentas que las sociedades Baenex, Becs y Lowland poseían en el Bank of New York.

El asunto había estallado en el verano de 1999, cuando la prensa reveló que Lucy Edwards, vicepresidenta de la división Europa del Este del Bank of New York, y su esposo Peter Berlin, sirvieron de intermediarios para lavar fondos provenientes de Rusia. Según el acta de acusación del procurador de Estados Unidos, entre febrero de 1996 y agosto de 1999, siete mil millones de dólares pasaron por cuentas que las sociedades Benex, Becs y Lowland detentaban en el Bank of New York.

Estas sociedades estaban controladas por diferentes bancos rusos, entre ellos el DKB y el Flamingo. El dinero salía ilegalmente de Rusia, pasaba por Nueva York y después era colocado en diversas cuentas "offshore". El objetivo era escapar al fisco ruso, evitar la legislación sobre cambios y reciclar el dinero proveniente de actividades criminales. Lucy Edwards y Peter Berlin admitieron su culpabilidad y colaboraron con el FBI.

En Ginebra, se abrió en agosto de 1999 una investigación sobre blanqueo de dinero, después de comunicaciones espontáneas de una decena de bancos que detentaban cuentas susceptibles de estar implicadas en ese escándalo. Las autoridades helvéticas bloquearon entonces 30 millones de francos. Ahora se sabe que la suma en juego es mucho más importante y los investigadores ginebrinos deberán analizar varias miles de operaciones.

Encargado del asunto, Laurent Kasper-Ansermet va a relanzar la demanda de ayuda judicial a las autoridades estadounidenses de donde provienen esos 500 millones de dólares depositados en el Bank of New York, fondos que pasaron después por Suiza.

El magistrado debe hacer una distinción entre los fondos de origen criminal y los que provendrían simplemente de evasión fiscal, una infracción que no se castiga penalmente en Suiza. Deberá determinar, en fin, a qué bolsillos fue a parar el dinero proveniente de actividades criminales.

Luigino Canal

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo