A un mes de vuelo

En miras de adherirse a la alianza 'Oneworld'. Keystone

Positivo balance del primer mes de operaciones de 'Swiss', la nueva línea aérea helvética, surgida tras el fracaso de 'Swissair'.

Este contenido fue publicado el 30 julio 2002 - 14:54

Un millón de pasajeros transportó la aerolínea suiza en abril, nacida luego de la batalla entre el gobierno suizo, la iniciativa privada y las autoridades cantonales para obtener el apoyo financiero necesario a fin de mantener la existencia de una línea aérea nacional.

Después de arduos meses de debate, logró conformarse la nueva 'swiss' con el apoyo de la línea aérea regional 'Crossair' y dos tercios de la flota de la extinta 'Swissair': 26 aviones para trayectos intercontinentales y 26 aviones para trayectos dentro de Europa.

"Con respecto al aspecto financiero estamos satisfechos" indicó el jefe del consorcio, André Dosé, quien advirtió que el concepto de 'swiss' funciona y la sociedad ha logrado satisfacer en más de lo previsto su cifra de productividad.

Mejor de lo esperado

Dosé advirtió que el grado de ocupación en los vuelos intercontinentales logró un grado de ocupación de 80%, aunque admitió que aún se conserva el plan de tarifas reducidas.

En cambio, en los vuelos dentro del continente europeo, 'swiss' vio ocupados sólo el 50% por ciento de los asientos de su flota en el aire, según indicó, por su parte, el portavoz de la línea, Markus Baumgartner.

Difíciles negociaciones para una alianza

La dirigencia de 'swiss' espera que su recién nacida compañía pueda participar en un año en la alianza 'Oneworld' encabezada por las compañías 'American Airlines' y 'British Airways'.

Las negociaciones están en curso. Un camino ya iniciado a través del acuerdo alcanzado con 'American Airlines', la línea aérea más grande del mundo.

En curso están también las conversaciones con la línea 'Finnair' e 'Iberia', otros socios de 'Oneworld':

Menos pérdidas pero aún problemas con los pilotos

En el sector operacional, 'swiss' sorprendió con el anuncio de pérdidas en el consorcio en el 2001 por no más de 800 millones de francos, es decir un 20% menos de lo previsto.

Pese a estos resultados, 'swiss' aún tiene que resolver ciertas exigencias, entre las cuáles se destaca el hecho de que los pilotos de la ex 'Crossair' y su personal de cabina no han ratificado el contrato colectivo de trabajo.

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo