AFP internacional

Sede de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) en Viena, el 5 de junio de 2013

(afp_tickers)

Irán respeta sus compromisos en el marco del acuerdo nuclear cerrado con las grandes potencias en 2015 en Viena, según un informe trimestral de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) publicado este viernes.

La AIEA asegura que Teherán no enriqueció uranio a niveles prohibidos, ni formó reservas ilegales de uranio levemente enriquecido ni de agua pesada.

Este informe permite que prosiga el acuerdo firmado por Irán y las grandes potencias en julio de 2015, en el que el régimen de Teherán se comprometió a garantizar el carácter pacífico de su programa nuclear a cambio del levantamiento de sanciones occidentales.

Aunque Estados Unidos declaró a mediados de mayo que mantendría el levantamiento de sanciones a Irán, iniciada bajo el mandato de Barack Obama, Teherán y Washington siguen observándose con recelo.

Según el informe de la AIEA, la cantidad de uranio levemente enriquecido en manos de Irán sigue bajo el umbral autorizado de 300 kilos.

En noviembre de 2015, Teherán había superado las reservas de 130 toneladas de agua pesada permitidas por la AIEA, pero desde entonces los iraníes las han ido reduciendo hasta las actuales 128,2 toneladas, según la misma fuente.

En el marco del acuerdo de 2015, Teherán aceptó una reducción drástica de sus capacidades nucleares y unas amplias inspecciones de la AIEA, el organismo de Naciones Unidas encargado de supervisar el apartado técnico del pacto.

Irán siempre negó tener intención de conseguir el arma atómica, al tiempo que reivindicaba su derecho a desarrollar centrales nucleares.

Desde la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump, un feroz opositor a este acuerdo considerado como un de los principales éxitos diplomáticos de Obama, la postura de la diplomacia estadounidense no ha sido clara respecto a este asunto.

Unas semanas antes de que Washington anunciara que mantendría el levantamiento de las sanciones, en respeto de los compromisos contraídos con Irán, Trump había denunciado "un acuerdo terrible", que no "se debería haber firmado". El presidente estadounidense añadió que Teherán no respetaba el "espíritu" del acuerdo.

Estados Unidos le reprocha a Teherán su apoyo al presidente sirio Bashar al Asad y a los rebeldes chiitas de Yemen, así como que el hecho de que siga adelante con su programa de misiles balísticos.

Durante su reciente viaje a Arabia Saudí, el gran rival de Irán en la región del Golfo, Trump instó a "todas las naciones" a "trabajar juntas y aislar" al régimen iraní, a la espera de que muestre "su voluntad de ser un socio para la paz".

AFP

 AFP internacional