Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un militar estadounidense hace guardia en un puesto en el Campo Delta, parte del Centro de Detención de Guantánamo, en Cuba, el 30 de marzo de 2010

(afp_tickers)

Diez presos de la cárcel militar estadounidense de Guantánamo llegaron este lunes al sultanato de Omán donde residirán de "forma provisional", anunció el Ministerio de Exteriores en Mascate.

El ministerio no precisó las nacionalidades de estos presos acogidos por Omán a cuatro días del fin del mandato del estadounidense Barack Obama, que convirtió el cierre de la controvertida prisión para presuntos yihadistas en uno de los objetivos de su presidencia.

"Por orden del sultán Qabus y a petición del Gobierno estadounidense, que busca una solución a la cuestión de los presos de Guantánamo, diez de estos detenidos llegaron hoy al sultanato para residir aquí de forma provisional", informó el ministerio en un comunicado publicado por la agencia de noticias oficial ONA.

Obama no logró cumplir su promesa de cerrar esa controvertida cárcel. Situada en una base militar estadounidense en la localidad cubana de Guantánamo, encarna para muchos países de todo el mundo los excesos de la lucha antiterrorista emprendida por Estados Unidos tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Sin embargo, consiguió reducir considerablemente el número de presos allí recluidos.

Cuando Obama llegó a la Casa Blanca, en enero de 2009, había 242. El 5 de enero pasado, tras el traslado de cuatro yemeníes a Arabia Saudí, el Pentágono informó de que solo quedaban 55 presos.

Por lo tanto, con este nuevo traslado a Omán, ahora serían 45 los detenidos en Guantánamo.

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, que asumirá el cargo este viernes, ya expresó su oposición a todo nuevo traslado de detenidos de esa prisión militar hacia otros países.

Washington mantiene muy buenas relaciones con Omán, país que ha jugado a menudo un papel de mediador en Oriente Medio, especialmente entre las dos potencias regionales rivales: Arabia Saudí e Irán.

El sultanato también contribuyó a obtener la liberación de rehenes estadounidenses retenidos en Yemen.

AFP